Alto funcionario palestino exige a Israel que libere a terrorista convicto con COVID-19

El Secretario General de la Organización de Liberación Palestina (OLP), Saeb Erekat, exigió el domingo la liberación “inmediata e incondicional” de un convicto terrorista palestino infectado con el coronavirus que cumple condena en una cárcel israelí.


Kamal Abu Waer es el primer preso de seguridad palestino en Israel con un caso confirmado de COVID-19.

“Hemos advertido a la comunidad internacional en los últimos meses del riesgo de propagación del coronavirus entre los presos. Hemos apelado a los países del mundo y a las organizaciones de derechos humanos para que intervengan, pero Israel no respondió a las demandas palestinas e internacionales y evadió el cumplimiento del derecho internacional humanitario”, dijo Erekat, pidiendo un “panel internacional” para investigar el tratamiento de los presos palestinos en las cárceles israelíes.

Abu Waer, de 46 años, está cumpliendo múltiples condenas a cadena perpetua en la prisión de Gilboa por su papel en varios ataques terroristas contra civiles israelíes durante la Segunda Intifada, como miembro de Tanzim, una rama armada del movimiento palestino Fatah. Fue detenido en 2003.

En los últimos meses, su salud se ha deteriorado, tras el diagnóstico de cáncer de garganta, y actualmente está hospitalizado en el Centro Médico Assaf Harofeh.

El Servicio de Prisiones de Israel dice que fue examinado dos veces la semana pasada por COVID-19. El miércoles el resultado fue negativo, pero el viernes fue positivo.

Todos sus movimientos están siendo rastreados y cualquiera que haya estado en contacto con él será puesto en cuarentena por 14 días.

La Autoridad Palestina ha acusado a Israel de retrasar la aplicación de medidas destinadas a prevenir los brotes en las cárceles.

A pesar de las afirmaciones de la Autoridad Palestina, Israel, a diferencia de muchos otros países, ha tenido un éxito notable en la prevención de un brote de COVID-19 en su sistema penitenciario.

Sin embargo, las estrictas limitaciones que el Servicio de Prisiones de Israel ha establecido han sido criticadas por algunos defensores de los derechos humanos y por las familias de los reclusos como excesivas.

A partir del 17 de marzo, el Servicio de Prisiones de Israel puso bajo llave a sus casi 14.000 presos y 9.000 empleados, repartidos en más de 30 centros penitenciarios.

Las cárceles fueron cerradas al mundo exterior -los reclusos no podían recibir visitas, reunirse con sus abogados o salir de permiso- como parte del esfuerzo del gobierno para evitar que la pandemia entrara en el sistema penal.

Los interrogatorios se realizaron dentro de las prisiones en lugar de en las comisarías, las audiencias judiciales se celebraron por teleconferencia y las visitas de los familiares se limitaron a llamadas de Zoom de cinco minutos.

Los guardias, que normalmente hacían turnos de 24 horas seguidos de dos días de descanso, de repente hacían una semana de guardia y dos de descanso, durante las cuales se vigilaban a sí mismos para detectar síntomas de coronavirus. Los nuevos reclusos se mantenían en cuarentena durante dos semanas antes de que se les permitiera mezclarse con la población carcelaria general.

Se aprobó la liberación anticipada a arresto domiciliario de unos 500 presos dentro de los 30 días siguientes a la finalización de sus sentencias para reducir el riesgo de un brote de coronavirus en las cárceles.

Desde el comienzo de la pandemia, los gobiernos de todo el mundo se han esforzado por proteger a sus poblaciones de reclusos ante la rápida propagación del nuevo coronavirus, que ha matado a 569.098 personas.

Según la Organización Mundial de la Salud, los reclusos suelen tener peor salud que la población general y el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos ha advertido que los centros de detención de muchos países están superpoblados y que “el distanciamiento físico y el autoaislamiento en esas condiciones son prácticamente imposibles”.

A finales de abril, se confirmó que un palestino de 21 años de Judea y Samaria que fue detenido por Israel y llevado a una cárcel de Jerusalem tenía el coronavirus y fue trasladado a una sala de aislamiento. Más recientemente, el 23 de junio, el IPS anunció que a un detenido se le había diagnosticado COVID-19 y fue inmediatamente transferido a una celda de aislamiento.

Sin embargo, estos fueron ejemplos raros y la enfermedad no se propagó dentro del sistema.



Fuente: https://israelnoticias.com/seguridad/palestino-israel-terrorista-covid-19/?utm_source=feedburner&utm_medium=feed&utm_campaign=Feed%3A+israelnoticiascom+%28Noticias+de+Israel%29
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario