El atrincheramiento de la infraestructura estratégica de Irán en Siria

Por Kyra Rauschenbach, analista del Proyecto de Amenazas Críticas en el American Enterprise Institute, donde se especializa en la República Islámica de Irán. Kyra se graduó de Barnard College, Universidad de Columbia, donde estudió ciencias políticas y física.


Irán está reajustando su postura de fuerza en Siria para mantener y ampliar su disuasión, libertad de acción, y su influencia con los EE.UU., Israel y Rusia. El Cuerpo de Guardias Revolucionarios Islámicos comenzó a alejar algunas de sus fuerzas en Siria de las líneas del frente en la primavera de 2020, al tiempo que ampliaba y consolidaba su huella en el este de Siria. Este cambio ofrece a Teherán bases más seguras y más directamente bajo su control para amenazar a Israel y a los EE.UU. ya que la inestabilidad pone en riesgo algunas de sus posiciones en Irak y el Líbano.

El IRGC ha incrementado sus esfuerzos para establecer capacidades avanzadas de armamento e infraestructura de mando en Siria desde principios de 2019. Irán ha estado construyendo una red militar y de representación en Siria desde que estalló la guerra civil siria en 2011. Desde entonces, las fuerzas iraníes y respaldadas por Irán han ampliado su presencia militar en un arco que se extiende desde el este de Siria, a lo largo de la frontera con Irak, a través del centro de Siria hasta el sur y el suroeste del país, a lo largo de las fronteras con Israel y el Líbano.

La presencia estratégica de Irán ha permitido a las fuerzas apoyadas por ese país y por Irán trasladar tropas y equipo de Irak al Líbano. Sin embargo, Irán considera cada vez más a Siria como algo más que un paso seguro hacia el Líbano. La mayor presencia de Irán en el sur de Siria desde 2018 ha dado a las fuerzas iraníes un acceso directo a Israel que no depende de las posiciones en el Líbano.

Las fuerzas iraníes han estado construyendo una nueva base fuertemente fortificada en Abu Kamal, en el este de Siria, desde el verano de 2019. Irán ha estado ampliando su presencia militar en la provincia de Deir ez Zor desde 2017, cuando una ofensiva de los ejércitos árabes iraní, ruso y sirio tomó el control de la zona del Estado islámico. La base de Abu Kamal es la primera instalación militar de esta escala que las fuerzas iraníes han construido en Siria. La base tiene un nuevo nivel de fortificación, con un túnel subterráneo de 400 pies de largo e instalaciones de alojamiento para miles de tropas. Sus instalaciones de almacenamiento subterráneo y su gran campamento de personal representan un esfuerzo a largo plazo para afianzar en Siria los activos y el personal militar controlados por Irán.

La base de Abu Kamal, recientemente equipada, en la provincia de Deir ez Zor, a lo largo de la frontera de Siria con Irak, se ha convertido en un nodo de mando y control cada vez más importante en los últimos meses. El Secretario General de Hezbolá del Líbano, Hassan Nasrallah, confirmó la creciente importancia de Abu Kamal en un discurso el 13 de mayo, reconociendo que los combatientes apoyados por Irán se estaban moviendo desde las líneas del frente hacia Abu Kamal. El Comandante de la Fuerza Aeroespacial del IRGC, Amir Ali Hajji Zadeh, y el Comandante de la Fuerza Quds del IRGC, Brig. Gen. Esmail Ghaani, sucesor del Tte. Gen. Qassem Soleimani, visitaron Abu Kamal en abril y junio, respectivamente. Se informó de que al menos 400 combatientes de Liwa al Muntadhir, un grupo de milicias chiítas de Irak representante de Irán, se desplegaron en la provincia de Deir ez Zor a principios de marzo. Los grupos de milicias chiítas iraquíes de mayor confianza de Irán han estado activos en Siria junto con una serie de combatientes extranjeros pakistaníes y afganos respaldados por Irán durante muchos años, pero es raro que se produzca un nuevo despliegue en Siria. La creciente presencia de tropas en Abu Kamal probablemente indica que las fuerzas iraníes tienen la intención de ampliar un nodo de mando y control estratégico recientemente fortificado a lo largo de la frontera con Irak.

Es probable que la base también proporcione a Irán una plataforma segura para ampliar las capacidades de armas avanzadas en Siria. Hajji Zadeh, responsable del desarrollo de los programas de misiles y aviones teledirigidos de Irán, según se informa, visitó Siria en los últimos seis meses. Hajji Zadeh ha participado en el intercambio de tecnología en el extranjero, visitando Venezuela por lo menos una vez con probabilidad de compartir la tecnología de los drones. Los medios de comunicación árabes han informado de que Hajji Zadeh visitó varios lugares en Siria varias veces desde diciembre de 2019. Los medios de comunicación sirios confirmaron que Hajji Zadeh visitó Abu Kamal a finales de abril de 2020. Los ataques aéreos israelíes apuntaron adicionalmente a Safira y Maysaf en mayo y junio, lugares relacionados con el desarrollo de misiles y armas químicas, sugiriendo que los iraníes estaban llevando nuevas capacidades estratégicas a esos lugares.

La consolidación iraní en el este de Siria probablemente resulta de una confluencia de factores. La competencia con Rusia para solidificar las ventajas económicas y políticas ha crecido a medida que Siria entra potencialmente en una fase de reconstrucción. La turbulenta situación política de Irak desde el otoño de 2019 ha desafiado la influencia militar y política de Irán allí. El colapso económico en el Líbano enfrenta al representante más importante de Irán, el Hezbolá libanés, con desafíos que pueden reducir su fiabilidad e incluso su propia estabilidad en el Líbano. Israel ha aumentado constantemente la frecuencia y la escala de sus ataques aéreos contra la infraestructura iraní en Siria. El régimen iraní, por último, se enfrenta a una tensión económica sin precedentes causada por la campaña de máxima presión de los EE.UU., la creciente estanflación (inflación sin crecimiento económico) y la pandemia COVID-19. Todos estos factores probablemente hacen atractivo el establecimiento de una base iraní estable y segura en el este de Siria, que no dependa de las posiciones iraníes o de los apoderados en el Líbano o en Irak.

La inestabilidad en Irak y Líbano hace que Siria sea especialmente importante para Teherán. Siria se ha convertido en una base más importante para albergar capacidades de armas avanzadas y centros de mando y control regionales debido a la incertidumbre que enfrentan los aliados iraníes en Irak y Líbano.

El reposicionamiento iraní en Siria es probablemente una protección parcial contra el cambio político en Irak. El Primer Ministro de Irak, Adel Abdul Mahdi, presentó su renuncia en noviembre de 2019 después de casi dos meses de protestas antigubernamentales y una sangrienta represión de la seguridad. Siguieron meses de inestabilidad política mientras los políticos iraquíes trataban de equilibrar la influencia de EE.UU. e Irán para elegir un nuevo candidato a primer ministro. El nuevo primer ministro, Mustafá al Kadhimi, ya ha mostrado su inclinación a ponerse del lado de los Estados Unidos y ha realizado esfuerzos dramáticos e inusuales para frenar a los representantes de las milicias iraníes. Una mayor presencia de la fuerza iraní a lo largo de la frontera iraquí en Siria da a las milicias proxies de Irán en Irak un seguro contra tales esfuerzos.

La retirada de EE.UU. en marzo de 2020 de su base en la frontera entre Irak y Siria en Al Qaim facilita esta póliza de seguro. Las fuerzas estadounidenses en al Qaim podrían haber observado e interferido con los movimientos terrestres iraníes hacia y desde Abu Kamal y podrían haber reforzado las tropas iraquíes que Kadhimi podría haber utilizado para interrumpir tales movimientos si así lo decidiera. La retirada de esas fuerzas ha hecho que la ruta terrestre de Irán hacia Abu Kamal y el resto de Siria sea más segura, lo que probablemente da a la base de Abu Kamal y a las posiciones de Irán en el este de Siria una importancia aún mayor que la que tenían anteriormente.

La evolución de las condiciones políticas y económicas del Líbano hace que sea más importante asegurar la profundidad estratégica en Siria. El Líbano se enfrenta a una inestabilidad a una escala no vista desde el final de su guerra civil. Las protestas contra la mala gestión y la ineficacia del gobierno estallaron en el Líbano en el otoño de 2019, tomando rápidamente un tono antiiraní y anti-Hezbolá.

Hezbolá y el resto del gobierno libanés no pudieron atender las quejas ni gestionar las protestas. El acceso del aliado de Hezbolá, Hassan Diab, a la presidencia en enero de 2020 ha privado al grupo de la fachada detrás de la cual había estado desarrollando su influencia política desde 2009. La moneda del Líbano se ha devaluado más de la mitad sólo en junio, lo que ha provocado un precio exorbitante de los alimentos y un aumento de los apagones. El colapso de la economía del Líbano y la continua corrupción en el gobierno alineado con Hezbolá amenazan aún más la posición de Hezbolá, en particular porque el grupo ha asumido ahora una responsabilidad más formal por el destino del país.

Estos acontecimientos en el Líbano probablemente cambien el cálculo de los dirigentes iraníes al considerar si pueden utilizar el arsenal de armas de Hezbolá para amenazar o atacar a Israel. El conflicto resultante con Israel podría restablecer la estabilidad de Hezbolá en el Líbano, como ocurrió después de la guerra de 2006, pero también podría desencadenar el colapso del Estado libanés y el desmantelamiento del control de Hezbolá sobre él. Incluso si los dirigentes de Irán están dispuestos a correr ese riesgo -y pueden convencer o engatusar a Hezbolá para que adopte el mismo punto de vista- el riesgo en sí mismo podría socavar la eficacia disuasoria de Hezbolá a los ojos de los dirigentes israelíes.

La avanzada capacidad armamentística de Siria permite a Irán esquivar las nuevas complejidades a las que se enfrentan sus aliados en el Líbano. Las fuerzas iraníes han tratado de lanzar drones armados desde el territorio sirio para atacar a Israel anteriormente. Ni los Estados Unidos ni Israel tomaron represalias contra esos ataques atacando objetivos en el Líbano a gran escala, por supuesto, estableciendo el precedente de que Irán arriesga sólo las fuerzas en Siria al realizar ataques desde Siria.

La expansión de la huella del IRGC en el este de Siria también puede ayudar a mitigar los desafíos de mando y control en el “Eje de la Resistencia” tras la muerte de Soleimani. Soleimani tenía relaciones personales con líderes de todo el Eje de la Resistencia de Irán que el nuevo comandante de la Fuerza Quds, Ghaani, no puede mantener de la misma manera. Ghaani no habla árabe fluido y se había centrado en los esfuerzos no árabes de la Fuerza Quds, dejándole con menos conexiones personales en el Levante. Soleimani, a quien el líder supremo de Irán llamó “mártir viviente”, tenía un estatus único entre los socios del IRGC en el Levante, un estándar que Ghaani no puede cumplir.

La muerte del líder de Kataib Hezbolá, Muhandis, asesinado en el ataque a Soleimani, también desafía la influencia y el control de Irán sobre los grupos de milicias en Irak. Muhandis, aunque era un político y comandante iraquí, era un ciudadano iraní que hablaba persa, lo que lo convertía en un pilar de la influencia iraní en Irak. Muhandis, al igual que Soleimani, también era una figura venerada entre los apoderados más comprometidos ideológicamente de Irán en Irak. Kataib Hezbolá en particular ha soportado un gran coste para Irán, soportando múltiples ataques aéreos estadounidenses e israelíes y convirtiéndose en un objetivo de las sanciones estadounidenses. Algunos de sus miembros pueden haber exigido una retribución más sangrienta por la muerte de Soleimani y Muhandis que el enfoque pragmático que los líderes iraníes adoptaron en su lugar. Kataib Hezbolá anunció que la nominación de Kadhimi para primer ministro en abril fue una declaración de guerra incluso cuando conocidos oficiales de la Fuerza Quds iraní y ex-embajadores iraníes en Irak lo apoyaron públicamente. Los medios de comunicación iraníes de habla inglesa informaron falsamente que Kataib Hezbolá apoyó a Kadhimi, posiblemente para cubrir un fallo en el mando y control. Esta inusual divergencia en los mensajes probablemente reflejaba tensiones reales. El compromiso de Teherán de aumentar los activos estratégicos en el este de Siria controlados directamente por el IRGC puede dar al IRGC una mayor capacidad para manejar tales tensiones y supervisar más directamente a sus apoderados en Siria e Irak.

La consolidación de Irán en el este de Siria también le da a Teherán una ventaja a medida que aumentan las tensiones con Rusia. Irán está intensificando sus esfuerzos para construir infraestructuras estratégicas, probablemente en respuesta a la tensión entre Rusia, Bashar al Assad y los aliados de Irán en la guerra civil de Siria. Los medios rusos publicaron raros artículos criticando a Assad en abril, enfatizando la corrupción y la economía en decadencia. Los medios iraníes posteriormente implicaron que Rusia ha condonado los ataques aéreos israelíes sobre las fuerzas apoyadas por Irán, pro-Assad en Siria, un tema previamente tabú para los medios iraníes. Rusia e Irán incluso han entablado luchas tácticas por el control de las tropas en el sudeste y el sur de Siria en los últimos meses.

Además, la relación de Irán con Assad se ha puesto en duda recientemente. Un oficial iraní negó ferozmente los rumores de que Irán y Rusia tenían un acuerdo secreto para conseguir apoyo para Assad en mayo. Los rumores y las protestas contra el régimen de Assad en el sur de Siria criticando la presencia de las milicias iraníes, que Rusia ha mostrado poco interés en someter, también pueden avivar las tensiones. El empeoramiento de las condiciones económicas en Siria desestabiliza aún más el país y podría tensar aún más la relación entre Assad e Irán, sobre todo porque Teherán se enfrenta a su propia crisis económica y los funcionarios iraníes presionan para que se recupere su inversión de 30.000 millones de dólares en el país.

Las armas avanzadas y la infraestructura de mando dan a Teherán activos en Siria que pueden aprovecharse durante la reconstrucción del país, incluso si Siria hace la transición a un liderazgo menos amigable con Irán. La ampliación de la presencia de la fuerza en Abu Kamal ofrece una ventaja militar sobre los activos petroleros en la provincia circundante de Deir ez Zor a medio plazo. El Parlamento sirio y el Ministerio del Petróleo redactaron la legislación que otorga a Irán los derechos sobre el petróleo en Abu Kamal en mayo, el primer paso hacia el primer gran acuerdo petrolero de Irán en el país. Irán y Rusia continúan luchando por los derechos de las bases navales y terrestres estratégicas, los derechos de exploración de fosfatos y petróleo y los principales proyectos de reconstrucción. Irán y los funcionarios libaneses de Hezbolá han indicado que valoran el cruce fronterizo de Abu Kamal-al Qaim como un punto de tránsito para el comercio económico a largo plazo en la Siria de la posguerra. Los nuevos desafíos económicos para Irán por la campaña de máxima presión de los Estados Unidos y la pandemia COVID-19 y para el Líbano controlado por Hezbolá por el colapso económico incentivan a Irán a solidificar los intereses económicos en Siria.

La campaña de Irán para aumentar las capacidades de armamento directamente bajo el control del IRGC y afianzar las capacidades de mando y control en Siria tendrá un efecto duradero en el equilibrio de la disuasión en el Oriente Medio. El régimen está reaccionando de manera oportunista a los desafíos políticos y económicos regionales para salvaguardar sus inversiones a largo plazo en Siria y ampliar la disuasión estratégica en la región. Las protestas y los consiguientes disturbios en los principales bastiones iraníes del Líbano e Irak desde el otoño de 2019, que provocaron disturbios similares dentro de Irán en noviembre de 2019, plantearon una amenaza casi existencial para la profundidad estratégica de Irán y, por consiguiente, para la propia República Islámica. La inestabilidad en los principales escenarios de Irán incentivaba a los responsables del régimen a renovar y ampliar los activos estratégicos y la disuasión. Además, Irán se enfrenta a nuevas presiones en medio de las dificultades económicas para asegurar los incentivos económicos de su participación de casi un decenio en Siria. Las fuerzas iraníes están creando una capacidad armamentística avanzada para disponer de un nuevo nivel de fortificación contra los ataques enemigos que pueda utilizarse para atacar en múltiples puntos del Levante. El recinto de Abu Kamal, recientemente fortificado, será una base estratégica clave para que Irán amplíe su influencia militar, económica y política en la región y mantenga su profundidad estratégica.

Los líderes iraníes podrían estar más dispuestos a ejercer sus capacidades estratégicas en Siria en otoño si el embargo de armas de la ONU no se levanta en octubre y el presidente electo de EE.UU. en noviembre no demuestra un compromiso para reducir las sanciones de EE.UU. El creciente aislamiento del presidente iraní Hassan Rouhani y la nueva mayoría de línea dura del Parlamento iraní también podrían contribuir a un cálculo más agresivo del régimen en los próximos meses. La presión económica y la inestabilidad regional no han frenado los esfuerzos iraníes por afianzarse militarmente en Siria en el último año. En cambio, Irán ha aumentado sus esfuerzos por asegurar la profundidad estratégica construyendo nuevas y más avanzadas instalaciones militares en Siria. Los responsables políticos de los Estados Unidos deben tener en cuenta la influencia y las capacidades que esas instalaciones dan a la República Islámica en el futuro..




Fuente: Critical Threats / Israel Noticias
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario