El debate sobre la soberanía ha cambiado el discurso israelí

En el momento en que surgió el problema de extender la soberanía israelí sobre el Valle del Jordán y partes de Cisjordania, adquirió una dinámica propia. Las posiciones de las partes opuestas no solo se hicieron más agudas y más polarizadas, sino que la forma en que se hacen las reclamaciones, acompañadas de alarmas y amenazas, ha cambiado la dinámica del debate interno israelí sobre el problema israelo-palestino.


¿Qué está impulsando la oposición israelí y mundial a la extensión de la soberanía israelí sobre partes de Cisjordania? Para entender esto, debemos abordar un cambio fundamental provocado por el plan del presidente Trump.

Por primera vez, una administración estadounidense ha reconocido lo esencial que es el Valle del Jordán para la seguridad de Israel. Israel se presenta así con una oportunidad sin precedentes, y posiblemente irrepetible, para establecer un control permanente sobre las tierras más allá de las líneas de 1967. El control permanente reforzaría la seguridad general de Israel y lo ayudaría a proteger a la población judía de Cisjordania.

La presencia de Israel después de 1967 en las tierras bíblicas de Judea y Samaria, conocida como la «Cisjordania» (del Reino Hachemita de Jordania) desde su ocupación en 1948 y la posterior anexión por parte de Jordania, es ampliamente vista como temporal, y la intensidad de la  oposición a una presencia judía permanente en esta parte de la patria ancestral refleja la importancia estratégica-histórica del cambio. En un plano más reciente, rompería el precedente establecido por el desarraigo de la ciudad de Yamit (1982) y reforzado por el desplazamiento de las comunidades judías de Gush Katif (2005).

La idea de la creación de un nuevo precedente, una presencia judía permanente en Cisjordania, explica la vituperación de las amenazas provenientes de los palestinos y Jordania. También explica la urgencia en pánico de los esfuerzos de la izquierda israelí, respaldada por la UE y los círculos «progresistas» en los Estados Unidos, para evitar que Israel dé este paso.

Ha llegado el momento  que el establecimiento de defensa israelí aclare la dirección del estado judío y su futuro en términos de fronteras seguras y patrimonio nacional.

El ex primer ministro Ehud Olmert escribió: «Aquellos que afirman que anexar el Valle del Jordán es vital para la seguridad de Israel aparentemente viven en los temores de 1967, o están tratando de vendernos una historia falsa sobre un peligro inexistente».

Un vistazo rápido a los cambios que han ocurrido en la naturaleza de la guerra, especialmente en el Medio Oriente, sería suficiente para mostrar cuán equivocado está Olmert. La retirada unilateral de Israel de la Franja de Gaza dejó perfectamente claro que la amenaza del contrabando masivo de armas es muy real. Si algo se aprendió de esa desconexión, es que la idea de desmilitarización es un sueño que altera el equilibrio estratégico regional para peor, no para mejor. Incluso los alcances del Sinaí, una extensión aislada en poder de Egipto, no pudo evitar la formidable acumulación militar en Gaza.

Sorprendentemente, las declaraciones del gran grupo de ex oficiales generales y de seguridad conocidos como «Comandantes para la Seguridad de Israel» están cerca de la postura de Olmert. Como anuncia el sitio web del movimiento: «La frontera oriental de Israel en un futuro asentamiento final se basará en las líneas de 1967, con los ajustes necesarios por razones de seguridad y demográficas … Israel no tiene derecho a la soberanía en las tierras al este de la valla de seguridad».

Desde una perspectiva a largo plazo, la pregunta básica es si Israel podrá proteger sus activos estratégicos en la franja costera y cómo lo hará después de retirarse a la autopista 6, a un tiro de piedra de su corazón sociopolítico y económico.

En sus apariciones públicas, aquellos que representan a los Comandantes para la Seguridad de Israel son evasivos, reconocen el Valle del Jordán como «la frontera de seguridad de Israel» y evitan cualquier explicación de cómo esto puede conciliarse con el compromiso del sitio web oficial de retirarse a las líneas de 1967. Esto podría ser una ambigüedad deliberada derivada de las inquietudes de defensa pública, o podría indicar un problema no resuelto dentro de las filas.

La decisión está en manos del primer ministro Netanyahu. Podría eludir una decisión por el momento, pero el debate no puede posponerse por otros cinco años. El status quo que ha prevalecido hasta ahora ha dejado de ser una posibilidad viable. Incluso si, por ahora, la extensión de la soberanía toma la forma de una medida parcial y simbólica, la lucha que ya se ha librado en el ámbito nacional e internacional significa que Israel enfrenta el surgimiento de un nuevo sistema.





Esta es una versión editada de un artículo que apareció en Israel Hayom el 3 de julio.

El mayor general (res.) Gershon Hacohen es investigador principal en el Centro Begin-Sadat de Estudios Estratégicos. Sirvió en las FDI durante 42 años. Mandó tropas en batallas con Egipto y Siria. Anteriormente fue comandante de cuerpo y comandante de los Colegios Militares de las FDI.

Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

https://besacenter.org/perspectives-papers/the-sovereignty-debate-has-changed-israeli-discourse/
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario