Embajador israelí en la ONU Danny Danon: "No lo llames anexión"


POR DANNY DANON

Dentro de unas semanas, el gobierno de Israel comenzará a discutir la extensión de la ley israelí a partes de Judea y Samaria. Quienes se refieren a esto como “anexión” a menudo lo denuncian como una violación atroz del derecho internacional, que seguramente pondrá fin a cualquier perspectiva de paz con los palestinos. Sin embargo, incluso una simple lectura de la historia revela que es el uso continuado del término “anexión” -que, intencionadamente o no, niega efectivamente al pueblo judío el derecho a ejercer la soberanía sobre nuestra patria- lo que es atroz, y en realidad hace que la paz sea una posibilidad cada vez más remota.

No existe un acuerdo de paz entre Israel y los palestinos porque los dirigentes de la Autoridad Palestina se niegan a reconocer el reclamo nativo del pueblo judío sobre la Tierra de Israel. Las declaraciones y políticas oficiales de la Autoridad Palestina, así como los libros de texto educativos y la programación de televisión, dan fe de ello. Si los judíos son realmente colonos europeos, como los palestinos sostienen, entonces deben ser expulsados, al igual que los británicos, franceses, otomanos y otras potencias coloniales.

Tras décadas de someter a su pueblo a este adoctrinamiento, Mahmoud Abbas es un líder demasiado débil para negociar, y por lo tanto se aferra a la fantástica y poco realista demanda maximalista de todo el territorio entre el Mar Mediterráneo y el Río Jordán.

Quienes utilizan el término “anexión” suscriben, total o parcialmente, esta narrativa palestina. Según su lógica, como los judíos son extranjeros, aplicar la ley israelí al territorio de Judea y Samaria es similar a la anexión. Sin embargo, como el ex primer ministro Menajem Begin dijo una vez, “Puedes anexar territorio extranjero. No puedes anexar tu propio país”.

Por razones históricas y legales, Judea y Samaria es, en efecto, el “propio país” de Israel.

El reclamo histórico de Israel sobre este territorio se remonta a más de tres milenios. Desde que Moisés condujo a los israelitas a la Tierra Prometida después del éxodo de Egipto, los judíos han vivido y ejercido la soberanía en Israel. Incluso cuando los romanos saquearon el Segundo Templo en el año 70 DEC, las comunidades judías sobrevivieron en Jerusalem y en otros lugares de nuestra patria.

El retorno del pueblo judío en masa a la Tierra de Israel a finales del siglo XIX y la creación del Estado de Israel a mediados del siglo XX no es la historia de un pueblo extranjero colonizando una tierra extranjera, sino la de un pueblo nativo reuniéndose con sus hermanos y hermanas en su antigua patria.

La reivindicación de Israel sobre Judea y Samaria también está codificada en el derecho internacional. La Conferencia de San Remo de 1920, que constituyó la base del sistema de mandatos de la Sociedad de Naciones tras la disolución del Imperio Otomano, asignó el mandato para Palestina a los británicos.

Como era la política británica de “establecer un hogar nacional judío” en Palestina según la Declaración Balfour de 1917, la causa de un Estado judío pasó a formar parte del derecho internacional. Esto se trasladó a las Naciones Unidas, cuya carta reconocía todos los tratados internacionales existentes.

Cuando los británicos abdicaron del control del Mandato de Palestina en 1948, la escritura de la tierra se transfirió a un Estado judío, que se convirtió en Israel tras su declaración de independencia. Sin embargo, en el curso de la guerra árabe contra Israel, Jordania se apoderó del control de Judea y Samaria (un acto ilegal, según la Carta de las Naciones Unidas), rebautizándola como “Cisjordania” del río Jordán, pero finalmente renunció a todas las reivindicaciones al firmar un tratado de paz con Israel en 1995.

Ningún otro Estado tiene una reivindicación de soberanía histórica sobre Judea y Samaria, y ningún actor no estatal puede hacer valer su soberanía sobre un territorio que nunca ha poseído.

La ampliación de la legislación israelí también servirá para controlar la realidad de quienes creen que la “anexión” desestabilizará la región. Tras liberar a Judea y Samaria y unificar Jerusalem en el curso de una guerra defensiva en 1967, Israel extendió la soberanía a la parte oriental de su capital. Hoy en día, Jerusalem acoge a millones de visitantes cada año y es un lugar en el que personas de todas las creencias pueden practicar su religión en paz. Esto sólo ha sido posible bajo el control israelí.

En 1981, en uno de los actos más importantes de la carrera de Begin, Israel extendió la soberanía a los Altos del Golán. Esa decisión aseguró que Siria ya no pudiera usar los Altos para lanzar proyectiles o enviar incursiones fedayínicas a indefensas aldeas agrícolas israelíes. Hoy en día, la topografía del Golán proporciona a Israel un amortiguador contra la guerra civil siria y un puesto de avanzada para desbaratar los intentos de Irán de enviar armas a su representante terrorista, Hezbolá, en el Líbano.

La violencia hace estragos en todo el Oriente Medio debido a las ambiciones hegemónicas de Irán, las organizaciones terroristas, las rivalidades entre los árabes y un sinfín de otras razones, pero no porque el Estado judío ejerza un control soberano sobre su propio territorio.

Con la historia y el derecho internacional de su lado, y dada la continua falta de voluntad de los palestinos para negociar y reconocer a Israel como un Estado judío, el gobierno de Israel comenzará la discusión interna de cómo aplicar la soberanía a nuestras tierras más antiguas en Judea y Samaria. Aquellos que lo condenan como “anexión” no hacen más que apaciguar la narrativa palestina y hacer que la paz sea cada vez más difícil de alcanzar. Esto los pone, para usar sus palabras, en el lado equivocado de la historia.

El escritor es el representante permanente de Israel ante las Naciones Unidas. Anteriormente sirvió como miembro de la Knesset del Partido Likud, como ministro de ciencia, tecnología y espacio, y como viceministro de defensa.



Fuente: JPost / Israel Noticias
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario