Hezbolá necesita ser desmantelado, exigen altos funcionarios de Líbano

El político libanés Dr. Ahmed Fatfat, ex ministro de juventud y deportes, dijo recientemente que todas las milicias de su país, en primer lugar Hezbolá, deben ser desmanteladas de acuerdo con el Acuerdo de Taif y la constitución libanesa.


Hezbolá ejerce un considerable poder político en el Líbano, casi controlando su parlamento.

La organización chiíta apoyada por Irán ha sido designada como grupo terrorista por varios países occidentales, incluidos los Estados Unidos, el Reino Unido, el Canadá, la Argentina, el Paraguay e Israel, así como el miembro de la Liga Árabe Bahrein. Algunos países, como Australia y Francia, sólo clasifican el ala militar de Hezbolá como organización terrorista.

Hablando con los medios de comunicación locales, Fatfat dijo que, en su opinión, Hezbolá ha llevado a cabo actos de terrorismo y es el principal problema del Líbano.

Añadió que está impidiendo que se lleve a cabo cualquier reforma en el país.

Además, dijo, Hezbolá no es un partido político legítimo; que está ocupando el Líbano y su proceso de adopción de decisiones políticas; que cree en el imperio de la jurisprudencia del Irán, más que en la Constitución libanesa; y que su líder, Hassan Nasrallah, es efectivamente la persona que gobierna el Líbano.

Mientras tanto, el principal clérigo cristiano del Líbano intensificó las críticas contra el apoderado iraní y sus aliados sin nombrarlos, diciendo que el pueblo libanés rechazaba ser aislado de sus aliados y llevado a la decadencia.

El Líbano está sufriendo un colapso financiero que marca la mayor amenaza a su estabilidad desde la guerra civil de 1975 a 1990.

Por segundo sermón consecutivo, el Patriarca Maronita Bechara Boutros Al-Rai subrayó la importancia de la neutralidad del Líbano, crítica implícita a la fuertemente armada Hezbolá por su apoyo a Irán en los conflictos con los Estados árabes del Golfo dirigidos por los suníes.

Rai tiene peso como cabeza de la iglesia maronita, la comunidad cristiana de la que debe provenir el presidente en un sistema de gobierno sectario.

Sus dos últimos sermones han marcado un cambio hacia una postura más abiertamente crítica contra las políticas tanto de Hezbolá como de su aliado el presidente Michel Aoun. Ambos apoyan al gobierno del Primer Ministro Hassan Diab.

“La intervención fue vista como un cambio en su política de apoyar al presidente y más bien criticar la posición política del país, regional e internacionalmente”, dijo Mohanad Hage Ali del Centro Carnegie de Oriente Medio.

Rai, en una copia del sermón enviado por correo electrónico, dijo que el pueblo libanés “rechazó cualquier … mayoría parlamentaria que se metiera con la constitución … y el modelo de civilización del Líbano, y que lo aísla de sus hermanos y amigos … y que lo mueve de la abundancia a la necesidad y de la prosperidad a la decadencia”.

La crisis del Líbano tiene sus raíces en décadas de corrupción estatal y mala gobernanza por parte de la élite gobernante sectaria.

Los opositores de Hezbolá dicen que tiene la culpa, ya que su alianza con Irán ha llevado a los Estados árabes del Golfo que alguna vez apoyaron al Líbano a mantener su distancia, cerrando una importante fuente de ayuda.

El líder de Hezbolá, Hassan Nasrallah, ha pedido al Líbano que mire hacia el este mientras busca ayuda para arreglar la economía, aunque dijo la semana pasada que esto no significa que el país deba separarse del resto del mundo.



Fuente: Israel Noticias
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario