Islamistas se apropiaron de las protestas por la muerte de George Floyd

Los estadounidenses parecemos bastante capaces de separarnos en grupos díscolos sin la ayuda de nuestros enemigos, pero eso no ha detenido a muchos, especialmente a los islamistas del mundo, de usar la muerte de George Floyd para alimentar nuestras divisiones.


El Fiscal General de los Estados Unidos, William Barr, advirtió el cuatro de junio, que “los hackers asociados con gobiernos extranjeros” han estado usando la muerte de Floyd, “jugando con todos los bandos para exacerbar la violencia”.

Más tarde ese día, algo alarmó a la Oficina de Seguridad Nacional de Nueva Jersey lo suficiente como para que twitteara una advertencia sobre “cuentas falsas de medios sociales publicando contenido con el fin de infundir miedo y pánico”.

Pero a pesar de toda la actividad encubierta que se está llevando a cabo, una gran parte de ella está al descubierto para que todos la vean.

Como los saqueadores en Minneapolis, Nueva York y Los Ángeles, a quienes no les importaba George Floyd más allá de la oportunidad que su muerte les proporcionaba para su enriquecimiento personal, muchos islamistas en los Estados Unidos y en el extranjero han aprovechado hipócrita y descaradamente la muerte de Floyd como una piedra para arrojar a la sociedad estadounidense desde sus propias casas de cristal.

Los islamistas, por supuesto, no son inmunes a las ideas racistas. El intelectual islamista más respetado entre el conjunto de Al-Qaeda-Estado Islámico es Sayyid Qutb (1906-1966), que también fue el ideólogo más influyente de la Hermandad Musulmana. Qutb pasó casi cuatro años (1948-1951) en los Estados Unidos, y en sus cartas a sus amigos en Egipto, a menudo se quejaba de los sentimientos antiárabes y antimusulmanes en los Estados Unidos. Pero, como muchos han señalado, esas cartas también muestran la propia intolerancia racial de Qutb, como cuando afirma, “El jazz es la música estadounidense, creada por los negros para satisfacer sus instintos primitivos, su amor por el ruido y su apetito por la excitación sexual”.

Cuando el Dr. Jamal al-Fadl, miembro sudanés de Al-Qaeda, entró en la Embajada de los Estados Unidos en Eritrea en junio de 1996 para entregarse y declarar contra el grupo terrorista, una de sus principales quejas contra Osama bin Laden y los dirigentes de Al-Qaeda fue la discriminación desenfrenada contra los miembros negros africanos, que recibían salarios más bajos y prestaciones sanitarias menos completas que los árabes del grupo.

Al percibir una oportunidad de hacer propaganda, Al-Qaeda publicó una carta el 29 de junio dirigida a “los oprimidos, los vulnerables y los revolucionarios del pueblo estadounidense”.

En la carta se aplaude a los manifestantes y alborotadores por levantarse “contra los racistas y la arrogante Casa Blanca” y se les alienta a “establecer la justicia con sus propias manos”.

Haciéndose eco de las frecuentes ofrendas de paz de bin Laden a América, la misiva de Al-Qaeda ofrece el Islam como la cura para la lucha racial de Estados Unidos, “porque es una religión que asegura que la gente viva en libertad, dignidad y paz, y no permite ningún tipo de discriminación entre blancos y negros”.

En los Estados Unidos, los islamistas también han incorporado a George Floyd en sus mensajes. Hesham Shehab y Benjamin Baird han documentado cómo numerosos islamistas en una ciudad, Chicago, “han minimizado y excusado su propio comportamiento aborrecible mientras explotan la muerte de Floyd”.

La investigación de Shebab y Baird se centra en las formas en que los activistas y grupos pro-palestinos (Musulmanes Americanos por Palestina, Estudiantes de Chicago por la Justicia en Palestina, Fundación Mezquita de Chicago) “encubren la normalización del odio contra los negros dentro de sus propias comunidades, mientras que al mismo tiempo prestan servicio de labios para afuera a la causa de la justicia e igualdad racial”.

Desde el momento en que las imágenes de vídeo de la muerte de Floyd se hicieron virales, los activistas palestinos de todos los Estados Unidos y del extranjero trataron de convertir las posteriores protestas contra la brutalidad policial en una intifada estadounidense y al propio Floyd en un shaheed (mártir).  Algunos “manifestantes” de las ciudades estadounidenses han desplegado banderas palestinas, han llevado keffiyehs palestinos e incluso han adoptado tácticas palestinas, como el abogado activista palestino Urooj Rahman, que lanzó un cóctel molotov. Asimismo, la imagen de Floyd ha sido fotografiada en todos los territorios palestinos, y su nombre se ha convertido en un componente habitual de las protestas contra Israel.

En un sermón del viernes 12 de junio del 2020 que salió al aire en Palestine Today TV, el erudito islámico de Gaza, Dr. Taher al-Lulu, dio una conferencia a su audiencia sobre “la discriminación racial impuesta por Trump y los blancos”.

Apenas pudo contener su alegría de que “durante 10 días, los Estados Unidos ha sido envuelta en llamas. Rogamos a Alá que estas llamas quemen a los hijos de Sión, los Estados Unidos”.

El presidente islamista de Turquía, Recep Tayyip Erdoğan, siempre buscando una oportunidad para desviar la atención de los millones de cristianos asesinados por el Imperio Otomano que espera resucitar, así como de las brutalidades cometidas por su propio régimen, denunció en inglés “el enfoque racista y fascista que llevó a la muerte de George Floyd en la ciudad estadounidense de Minneapolis como resultado de la tortura”, y añadió: “Estaremos vigilando la cuestión”.

Esto es rico, viniendo del líder de un país que discrimina abiertamente a los kurdos. Como mencionó Pinar Tremblay en Al-Monitor, “Escuchar música en kurdo o intentar hablar en kurdo en el barrio equivocado puede hacer que maten a uno en Turquía”.

¿Cuál sería la respuesta en Turquía a un movimiento de “Las vidas kurdas importan”?

Al principio de su revolución islámica, Irán usó la raza para dividir a los estadounidenses. Entre los rehenes capturados en la Embajada de los Estados Unidos en Teherán el cuatro de noviembre de 1979, había nueve afroamericanos, todos ellos liberados el 20 de noviembre, excepto Charles Jones, que fue capturado en la bóveda de comunicaciones y por lo tanto considerado un espía importante. Pero primero fueron sometidos a un día entero de conferencias sobre los males del imperialismo estadounidense y luego desfilaron ante los reporteros para leer declaraciones y responder preguntas, sentados bajo una pancarta que decía: “¡Negros oprimidos! El gobierno de los Estados Unidos es nuestro enemigo común”.

Uno de los hombres, el sargento William Quarles, fue manipulado para que manifestara cosas que luego lamentó.

Irán se subió al carro de George Floyd, por lo que no es de extrañar que organizara un concurso de caricaturas de mal gusto (la exposición “No puedo respirar”) y le dio a Floyd (que no era musulmán) el trato de Soleimani al retratarlo como un santo chiíta.

En un sermón del 19 de junio en la provincia iraní de Fars, el ayatolá Lotfollah Dezhkam se jactó de que “el grito de la nación iraní ahora se escucha de la boca de los propios estadounidenses: ¡Muerte a los Estados Unidos!”

¿Qué país nos dará una conferencia sobre el “racismo sistémico” de los Estados Unidos?  Tal vez, desde su asiento en el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, será Mauritania, el último país de la tierra en abolir la esclavitud, pero donde la esclavitud aún persiste.

A diferencia de quienes viven en el Irán, Turquía, los territorios palestinos y, de hecho, en todas las sociedades islamistas donde gobiernan dictadores y teócratas, los estadounidenses podemos resolver nuestras controversias de manera racional, en debates, incluso en discusiones, y en última instancia en elecciones, en lugar de en las calles.

A pesar de sus defectos, nuestro sistema es la envidia del mundo. Solo pregúntele a cualquier manifestante anti-Jamenei, o a cualquier periodista independiente en Turquía, o a cualquier palestino que se atreva a cruzar a Hamas o a la OLP.


Fuente: Israel Hayom / Israel Noticias
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario