La guerra no declarada contra Irán


Por Paul Pillar

Una serie de ataques violentos, con explosiones e incendios, ha estado golpeando a Irán. Los incidentes han sido demasiado frecuentes e intensos para ser accidentes aleatorios. Son parte de un esfuerzo organizado.

Siempre es aconsejable la precaución al atribuir la responsabilidad de tales actos no reclamados, especialmente para todos nosotros fuera de los canales gubernamentales que posiblemente tengan mejor información sobre lo que está pasando. Pero las circunstancias apuntan fuertemente, como reflejan algunos informes de la prensa dominante, a uno o ambos de los dos sospechosos: el gobierno de Netanyahu en Israel, y la administración Trump en los Estados Unidos.

Ambos sospechosos tienen antecedentes que apuntan en la misma dirección. El acto relevante más conspicuo de la administración Trump fue su asesinato en enero, con un misil teledirigido en el aeropuerto de Bagdad, de Qassem Soleimani, una de las figuras políticas y militares más destacadas de Irán. El historial israelí de actos agresivos contra el Irán ha incluido una serie de asesinatos de científicos nucleares iraníes. Esos asesinatos formaban parte de una campaña israelí de asesinatos más amplia y de larga duración en todo el Oriente Medio. A su vez, esa campaña forma parte de un historial israelí aún más amplio de actos de agresión en toda la región, que incluye, en los últimos dos años, decenas de ataques aéreos en Siria.

Ni el gobierno israelí ni la administración Trump han declarado formalmente la guerra a Irán, pero la retórica de cada uno de ellos se ha detenido sólo un poco antes de tal declaración. La administración Trump ha dejado clara su intención de infligir el mayor dolor posible a régimen terrorista de Irán, incluso con sanciones económicas, pero sin limitarse a ellas. La voluminosa retórica del gobierno de Netanyahu sobre Irán ha sido tan sensata como la de Washington.

No se equivoquen sobre lo que está pasando. Esto no es un conjunto de acciones “sin guerra”, como algunos lo han descrito. Es la guerra. Deberíamos preocuparnos de que el conflicto se convierta en algo tan grande que todo el mundo lo describa como una guerra. Pero eso no hace que lo que ya ha sucedido sea algo menos que actos de guerra.

A este respecto, no se dejen engañar por el hecho de que el régimen iraní haya restado importancia a los recientes ataques y su moderación hasta ahora en cuanto a las represalias. Una fecha que figura en los calendarios de los responsables políticos iraníes es el 20 de enero de 2021. Los iraníes pueden leer las encuestas americanas, y el hilo dominante en este momento en el pensamiento iraní sobre la política de seguridad es endurecerlo hasta que haya un cambio de régimen en Washington. Los líderes iraníes no quieren ser absorbidos por la sorpresa de octubre (o julio) que generaría un efecto de “rally-round-the-flag” en Estados Unidos y podría rescatar las menguantes posibilidades de reelección de Donald Trump, aunque se dan cuenta de que la moderación corre el riesgo de hacerles parecer débiles.

¿Hay justificación para esta guerra?

Aunque la guerra actual no ha sido declarada formalmente, debería ser evaluada con los mismos estándares que una que sí lo ha sido. Según el derecho internacional y la Carta de las Naciones Unidas, la guerra se justificaría sólo en defensa propia, como respuesta a un ataque en la otra dirección, o posiblemente como prevención de éste. Esa no es la circunstancia actual con Irán. Si bien los líderes iraníes han repetido su intención de destruir Israel, no hay ninguna señal militar de que Irán esté dispuesto a atacar ni al Estado judío ni a los Estados Unidos. Dado que Irán sería irremediablemente superado militarmente contra cualquiera de esos enemigos, sería una tontería que los líderes iraníes contemplaran un ataque de ese tipo.

La autodefensa no entra en juego cuando se consideran los poderes u otros medios asimétricos a través de los cuales Irán podría querer imponer su voluntad. Un aspecto destacado de la gran cantidad de artefactos explosivos que Israel ha estado volando a través de la frontera y lanzando sobre objetivos en Siria (muchos de esos objetivos supuestamente conectados con el Irán, aliado de Siria) es cómo casi no ha habido artefactos explosivos que hayan cruzado la frontera en la otra dirección, aparte de uno o dos misiles de defensa aérea.

La debilidad de cualquier caso estadounidense basado en la defensa propia se puso de relieve por las confusas justificaciones oficiales del asesinato de Soleimani. Las indirectas que se dieron públicamente sobre la prevención de un ataque iraní supuestamente inminente nunca condujeron a ninguna prueba en ese sentido. Al final, la justificación de la administración de los Estados Unidos se basó principalmente en el papel que desempeñó Soleimani en el pasado en el apoyo a las operaciones de las milicias iraquíes que sufrieron bajas estadounidenses durante los combates en Irak. Esos combates fueron el resultado directo de una guerra ofensiva, un acto de agresión, que los Estados Unidos iniciaron en 2003.

El peligroso programa nuclear de Irán ha sido un foco de atención en los últimos años, y uno de los más publicitados de los recientes ataques contra Irán fue en la instalación nuclear de Natanz. Pero el acuerdo multilateral conocido como el Plan de Acción Integral Conjunto, que impuso restricciones al programa iraní, hizo un trabajo mucho mejor para mantener una posible arma nuclear iraní fuera de alcance que cualquier cosa que la administración Trump haya hecho desde que renegó del acuerdo hace dos años, después de lo cual Irán aceleró su actividad nuclear.

Como observa Mark Fitzpatrick del Instituto Internacional de Estudios Estratégicos, el PCJPOA hizo un mejor trabajo en ese sentido que los ataques como el de Natanz.

Los ataques tampoco hacen nada para disuadir las acciones agresivas o de otro modo indeseables de los iraníes.  La disuasión requiere condicionalidad: el dolor se inflige después de un mal comportamiento y se evita después de un buen comportamiento. Pero los gobiernos de Estados Unidos e Israel parecen decididos a infligir dolor sin importar lo que haga Irán, como lo subraya la renuencia de la administración Trump al JCPOA y el lanzamiento de su campaña de “máxima presión” a pesar de que Irán estaba cumpliendo plenamente con sus obligaciones en virtud del acuerdo. A Irán se le está dando un incentivo sólo para tomar represalias, no para comportarse bien.

Las eventuales represalias, a pesar de la relativa moderación de Teherán hasta ahora, es uno de los riesgos de la actual guerra no declarada. La escalada a algo más grande y más destructivo es otro riesgo. Incluso sin tal escalada, la actual campaña extiende indefinidamente uno de los frentes de la “guerra eterna” de América en el Medio Oriente.

Además, no hay nada bueno que salga de los ataques en términos de debilitar a Irán o cambiar el equilibrio regional de poder a favor de América. En cambio, refuerza las razones de Irán para encontrar apoyo y, al hacerlo, fomentar la influencia de países como Rusia y China.

Objetivos de Israel

En la medida en que la administración Trump está condonando, haciendo la vista gorda o incluso conspirando con los ataques israelíes a Irán, esto es una mala noticia para los intereses estadounidenses. Los intereses de EE.UU. son diferentes a los de Israel, y aún más diferentes a los del actual gobierno dirigido por Benjamin Netanyahu.

Ese gobierno tiene interés en perpetuar la alta tensión con Irán para mantener a Irán como bête noire culpable de todos los males de Oriente Medio, para impedir cualquier acercamiento entre Washington y Teherán, para promover las relaciones israelíes con los estados árabes del Golfo y para distraer la atención de los asuntos que atraen el escrutinio y la crítica internacional sobre Israel. Por el momento, los incentivos de Netanyahu a este respecto son más fuertes que nunca, lo que puede ayudar a explicar el momento de la reciente ola de ataques. El valor de distracción de avivar el conflicto con Irán ha aumentado a medida que Netanyahu contempla la soberanía israelí en partes de Judea y Samaria, y la condena internacional que la acompañará.

Netanyahu también, como los iraníes, está al tanto del calendario electoral de EE.UU. y de las encuestas de opinión americanas. Puede que vea los próximos meses como un tiempo óptimo y limitado para agitar la olla regional incluso más que Israel en el pasado, mientras que su amigo Donald Trump sigue en el poder. En la medida en que la agitación ayude a las posibilidades de reelección de su amigo, tanto mejor desde su punto de vista.

Es poco probable que Netanyahu se preocupe por la escalada a una guerra más grande, lo que serviría a sus propósitos de manera aún más dramática. Llevar a Irán a tomar represalias de forma que se desencadene una guerra así puede haber sido uno de los objetivos de los recientes ataques. Y no sería el trabajo de Netanyahu contar las consiguientes bajas americanas.



Fuente: National Interest / Israel Noticias
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario