Prepárese para un nuevo tipo de guerra israelí


Por Prof. Jacob Nagel

Una serie de informes fidedignos sugieren que Israel ha atacado recientemente a las fuerzas y la infraestructura iraníes en Siria. Los reporteros describen estos ataques como una continuación de la “Guerra entre Guerras”, una campaña en la que Israel erosiona las capacidades de sus enemigos para prevenir el próximo gran conflicto.

En una entrevista realizada en diciembre, poco antes de retirarse, el Jefe del Estado Mayor de las Fuerzas de Defensa de Israel, Gadi Eizenkot, reveló que Israel había destruido miles de objetivos militares en Siria, atribuyéndose el mérito de muy pocos. Los informes de fuente abierta sugieren que los ataques israelíes han continuado a buen ritmo desde entonces. Un alto funcionario israelí, cuando se le preguntó el número exacto, respondió: ¿Quién está contando?

Hasta ahora la atención se ha centrado en cuándo y dónde ataca Israel, y no en lo que se está destruyendo. Pero eso está cambiando ahora.

Los lugares de los ataques no son difíciles de determinar. La mayoría están en Siria, que se encuentra en un estado de caos después de años de guerra civil y ahora la crisis del coronavirus. Irán sigue explotando este caos desplegando personal y armas en el país, en un intento de prepararse para un conflicto con Israel. Esto incluye a los militares iraníes y a las milicias chiítas, pero también armas avanzadas y letales. Según el actual Jefe de Estado Mayor de las Fuerzas de Defensa de Israel, Aviv Kochavi, la principal preocupación (después de la amenaza nuclear de Irán, que parece haber sido objeto de ataques en los últimos días) es el suministro de misiles guiados de precisión (PGM) por parte de Irán.

Cohetes enteros, pero a veces sólo los componentes y la tecnología para fabricar o convertir “cohetes tontos” en “misiles inteligentes”, transitan por un “puente terrestre” desde Siria hasta el Líbano, donde Hezbolá trata de construir un formidable arsenal de PGM. El líder del grupo terrorista, Hassan Nasrallah, es franco al respecto. Los ataques militares de Israel son un esfuerzo para evitar que este arsenal crezca. Tanto Hezbolá como Israel han sido cuidadosos de no provocar otro conflicto, cautelosos de una escalada que podría tener efectos devastadores. Pero como Israel ha advertido, si Hezbolá adquiere suficientes MGP para representar una amenaza estratégica del suelo libanés, o adquiere la capacidad de producirlos, habrá un conflicto devastador.

El programa de misiles iraníes comenzó durante la guerra entre Irak e Irán (1980-1988), cuando las fuerzas iraníes y los civiles fueron atacados por las salvas de misiles iraquíes. En busca de capacidades similares, el entonces presidente del Majlis iraní, Ali Akbar Hashemi Rafsanjani, dirigió los esfuerzos para obtener misiles de Libia, Siria y Corea del Norte.

En 1985, Irán adquirió su primer Scud-B de Muammar el-Qaddafi Muammar de Libia. Irán ha desarrollado capacidades adicionales con la ayuda de estados rebeldes como China, Rusia, Corea del Norte y Pakistán. China y Rusia desempeñaron un papel de gran envergadura para ayudar a Irán a obtener motores de misiles, mientras que Corea del Norte proporcionó a Irán sistemas completos de misiles balísticos.

A medida que Irán fue adquiriendo tecnología y producción, comenzó a exportar los conocimientos, las piezas y, a veces, los propios misiles a los aliados en todo el Oriente Medio. En particular, armó a representantes como Hamas y Hezbolá con una gama de proyectiles con diversas capacidades, pero aún no con PGM. El objetivo era amenazar a Israel con oleadas abrumadoras y potencialmente paralizantes de ataques con misiles. Israel, sin embargo, desarrolló notables sistemas de defensa con misiles para neutralizar esa amenaza.

Frustrado por la tecnología de Israel, Irán comenzó a exportar municiones guiadas de precisión a sus representantes alrededor de 2013. Algunas pueden tener capacidad de evasión, para superar los sistemas de defensa de misiles existentes en Israel. Todos tienen la capacidad de atacar a menos de diez metros de su objetivo. Esta es una precisión letal, que representa lo que los funcionarios israelíes llaman un “cambio de juego” que se comprometen a prevenir.

Los dirigentes de Irán entendieron que los MGP podrían ser un “cambio de juego” porque ofrecen a los terroristas que no son agentes estatales, como Hezbolá, los medios para lograr la superioridad aérea sin bases aéreas ni aviones de combate. Sin embargo, el hecho de transmitir esta tecnología a los apoderados constituye una importante violación de las normas existentes. Ningún agente no estatal ha adoptado la doctrina, las políticas y la tecnología de los MGP, incluidas las capacidades de inteligencia y navegación que los acompañan. A los funcionarios israelíes también les preocupa que la introducción de una estrategia de MGP en la región pueda dar lugar a una nueva y peligrosa era de conflicto.

El programa PGM es de alta prioridad para Irán. En una entrevista de 2018 en Tasnim News, el comandante de la Fuerza Aeroespacial del IRGC de Irán, el general Amir-Ali Hajizadeh, relató cómo en 2009 presentó a los dirigentes iraníes un plan para modernizar el programa de misiles del país. El Líder Supremo Ali Jamenei anuló todo su plan y le ordenó que se concentrara en el desarrollo de misiles guiados de precisión.

Asumiendo los peligros, Israel está interceptando y destruyendo materiales PGM donde y cuando sea posible. Esto explica la decisión de Irán en 2016 de cambiar su modus operandi. Principalmente detuvo la transferencia de misiles completos, eligiendo en su lugar convertir los misiles no guiados existentes en misiles de precisión. El régimen está ahora transfiriendo las partes más pequeñas (navegación, alas, mando y control, y más) a través de Siria a Hezbolá. El grupo terrorista está explotando una amplia gama de rutas de contrabando de Siria al Líbano (por aire, tierra y mar) para evadir la interceptación israelí.

Al principio, los israelíes fueron deliberadamente imprecisos acerca de lo que tenían como objetivo. Pero Israel ha adoptado recientemente una nueva estrategia, exponiendo el programa de PGM de Hezbolá y llamando explícitamente a Irán por la proliferación de PGM en el Levante. El año pasado, el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu expuso una instalación de PGM de Hezbolá en el Líbano. Esa fue cerrada. Sin embargo, los oficiales de inteligencia israelíes asumen que Irán ha establecido con éxito nuevas instalaciones.

Hasta enero, el esfuerzo fue dirigido por el comandante del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica, el general de división Qassem Soleimani, que murió por un ataque de drones estadounidenses en enero. Pero las operaciones de contrabando del PGM continúan sin él, y por lo tanto también los ataques israelíes. Con cada ataque, el potencial para una conflagración más amplia crece.

Israel actualmente carece de socios creíbles para negociar la retirada de las fuerzas iraníes y las PGM de Siria y el Líbano. Israel hizo un esfuerzo para convencer a los rusos de expulsar a los iraníes de Siria, explicando que sería en interés de Moscú. De hecho, Israel ha dejado claro al hombre fuerte ruso Vladimir Putin y a su círculo íntimo que mientras la amenaza del PGM continúe, y mientras Irán viole las “líneas rojas” de Israel en Siria y el Líbano, los ataques continuarán. No habrá estabilidad en Siria, y la inversión rusa allí está en riesgo. Esta es una fuente continua de tensión entre Teherán y Moscú.

En el Líbano, las tensiones también están aumentando. El país está al borde de un colapso financiero después de que el país dejara de pagar más de 4.000 millones de dólares en eurobonos, y la hiperinflación amenaza. El país podría sumirse en el caos. Los líderes del país, por muy corruptos que sean, entienden que lo último que necesita el Líbano es otra guerra.

Con las advertencias israelíes cada vez más fuertes, es probable que la amenaza del PGM desempeñe un papel importante en el próximo debate en las Naciones Unidas sobre el levantamiento del embargo de armas iraní. También puede desempeñar un papel en el debate sobre un rescate financiero para el Líbano. Pero no es inconcebible que Israel decida neutralizar este gran problema antes de que se negocie. La crisis del PGM está cerca de un punto de decisión.

El profesor Jacob Nagel es ex asesor de seguridad nacional interino del Primer Ministro israelí Benjamin Netanyahu y el jefe del Consejo de Seguridad Nacional de Israel.



Fuente: The National Interest / Israel Noticias
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario