¿Qué ganará un israelí que vive en ese 30% de Judea y Samaria?


Por Rochel Sylvetsky

Los argumentos históricos y jurídicos empleados para defender la soberanía y, en cambio, las críticas que profetizan resultados funestos si se aplican al 30% de la Zona C** en Judea y Samaria (alias Yesha para abreviar) en el plan de Trump, pasan por alto una cuestión importante: lo que significa la soberanía para la vida cotidiana de los israelíes que se establecieron allí.

La aplicación de la soberanía en el histórico corazón bíblico judío es ciertamente muy significativa, pero junto con las listas de razones para dejar las cosas como están escritas por los liberales judíos, los izquierdistas y los genuinos preocupados pro-israelíes, y las desagradables amenazas de los círculos internacionales (incluso Bernie Sanders añadió su nombre a la carta de AOC), nada de lo anterior trata de la necesidad práctica de este paso. Todos ellos convierten la soberanía en algo simbólico, moral, trascendental, colonialista, tembloroso o más grande que la vida.

Así que bajemos a la tierra por un momento. El medio millón de israelíes que viven en Judea y Samaria sólo quieren llevar una vida normal, y eso es lo que la soberanía, que en palabras sencillas significa aplicar la ley israelí a la zona, se traduce en el terreno.

Los residentes judíos de Judea y Samaria llevan años protestando porque se les trata como ciudadanos de segunda clase, aunque pagan impuestos a Israel y sirven en las FDI. Y tienen razón.

Solemos pensar en las dificultades que los “colonos” enfrentan en términos de peligro, seguridad y protección, y tristemente, eso es bastante cierto. Pero es un hecho poco conocido que los israelíes que viven al oeste de las Líneas de Armisticio anteriores a la Guerra de los Seis Días (conocidas como la Línea Verde) tienen derechos que se les niega o se les niega parcialmente a los que están al este de ella, es decir, los que viven en Judea y Samaria. Sus vidas son dirigidas por una entidad de las FDI a la que se le concedió jurisdicción sobre la vida civil.

No hay ni siquiera una lista organizada de las leyes aprobadas por la Knesset que se aplican o no se aplican o se aplican parcialmente a Judea y Samaria. Esto a menudo sólo se aclara durante los juicios antagónicos.

Todas las leyes aprobadas hasta ahora en la Knesset deben ser objeto de una revisión jurídica para comprobar su idoneidad para ser aplicadas en Judea y Samaria. Hoy en día, sólo el General de División de las FDI que comanda la región central de Israel tiene autoridad para firmar la ley ajustada para que se aplique realmente a través de la Línea Verde. Como pueden imaginar, tiene otras cosas en mente, y este proceso puede llevar años.

A veces sólo se consideran aplicables algunas partes de la ley. Tomemos como ejemplo las inocuas leyes laborales – la mitad de ellas no están en vigor en Judea y Samaria, incluyendo la ley que protege a los jóvenes en el lugar de trabajo y que enumera sus derechos. O la ley que hace ilegal la discriminación contra la mujer en el lugar de trabajo, propuesta por el ex MK Shuli Mualem de Yamina y aplicada dentro de la Línea Verde.

La diferencia entra en juego cuando se compra una casa, se solicita una hipoteca, incluso cuando se solicita un permiso para añadir unos metros al porche. Nunca olvidaré cuando conduje a una boda durante el período de congelación de la construcción en Yesha con mi hijo, asesor legal de varios consejos regionales/autoridades en Yesha, que recibió una llamada telefónica de un jefe de consejo (que no pude oír) y dijo: “Espere. No dejes que nadie construya ni siquiera un patio ahora – hay pequeños aviones enviados por grupos de izquierda y volando por encima para asegurarse de que no se construya nada en ningún sitio”. (Quién financió estas incursiones aéreas es otra cuestión, y está fuera del alcance de este artículo).

El derecho a conducir por carreteras bien mantenidas, a que los aparatos sean revisados por los principales fabricantes, a encontrar un proveedor de Internet o a tener agua corriente y electricidad en funcionamiento no puede darse por sentado en las comunidades israelíes de Judea y Samaria.

El alcalde Oded Revivi, Jefe del Consejo Municipal de Efrat y Enviado Jefe de Asuntos Exteriores, el Consejo de Yesha apoya la aplicación de la soberanía, explicando los beneficios de que gozarían sus electores: “Israel aprobó una ley que alienta a la gente a crear formas alternativas de energía. Una de las formas de hacerlo era instalar paneles solares en los tejados de las casas. Cualquiera que lo hiciera recibía beneficios de estímulo económico del Estado. Tomó tres años y mucha presión de los jefes de consejo hasta que esa ley se aplicó en Judea y Samaria – y para entonces el estímulo había bajado a una décima parte de su suma original”.

Cuando se trata de bienes raíces, dice, la desigualdad es palpable: “Para no discriminar entre las comunidades pobladas por ciudadanos israelíes y las aldeas árabes, todo lo relativo a los bienes raíces se sigue decidiendo de acuerdo con las leyes del Imperio Otomano, que en el mejor de los casos fueron aprobadas hace 150 años y en el peor, hace 500 años (!!). No hace falta decir que estas leyes son totalmente inadecuadas para las realidades del mercado actual”.

Uno de los mayores dolores de cabeza es el hecho de que todos los registros de tierras en Judea y Samaria son información clasificada (inicialmente para proteger a los árabes que vendían tierras a los judíos). No existe una oficina de registro de tierras y la única manera de probar el derecho de un propietario a vender su propiedad es a través de la empresa de construcción que se la vendió. Los compradores firman un contrato de alquiler de la tierra al Estado, como todos los israelíes, pero sus derechos no están registrados en el Tabu (registro de tierras) como los de las personas de Tel Aviv o Haifa. “Hace varios años”, añade Revivi, “una de las empresas constructoras demandó al Estado alegando que no es legal obligar a una empresa a ocuparse de la propiedad de la tierra y de los derechos sobre la misma durante generaciones – ¿y si la empresa se retira? Los litigantes llegaron a un compromiso según el cual finalmente se establecería una oficina de registro de tierras en Judea y Samaria – pero, para sorpresa de nadie, seguimos esperando…”.

Cada cambio de zonificación en Yesha requiere la aprobación del gobierno. Alguien que vive en Raanana y quiere construir apartamentos en terrenos zonificados como granjas, acude al comité de planificación local y pasa por un proceso organizado y establecido. Quien lo hace en Samaria se dirige al departamento central de planificación de la administración civil de las FDI, y su petición se transmite a los distintos niveles del gobierno en al menos cinco pasos, para analizar las posibles repercusiones políticas. Esto puede llevar un tiempo desmesurado, pero una vez que se logre la soberanía y se aplique la ley israelí, habrá un proceso establecido (no es que se evite totalmente la famosa burocracia israelí). “Hubo cambios de zonificación en este ámbito que requirieron siete u ocho firmas diferentes del Ministro de Defensa, cada una de ellas un proceso en sí mismo”, recordó Revivi.

Los empresarios que podrían querer construir en Yesha no saben cuánto tiempo va a llevar obtener el cambio de zonificación que necesitan (aunque hay casos en que va más rápido que al otro lado de la Línea del Armisticio, y eso es parte del problema. Los residentes que nunca saben qué esperar se sienten como hijastros). Al oeste de la Línea Verde, hay un calendario para este proceso. Los comités pertinentes están a cargo y se reúnen en fechas regulares.

Hoy en día, no hay parcelación en Judea y Samaria, como en todo Israel. La ex Ministra de Justicia Ayelet Shaked dice que esto habría salvado los hogares malhadados de Netiv Haavot que fueron destruidos porque una estrecha parcela de tierra en disputa atravesaba algunos de ellos. Ella dice enfáticamente que los ciudadanos no deben ser gobernados por la administración civil del ejército, bajo la cual sus peticiones van a un oficial de las FDI a cargo de las cuestiones de tierra – deben caer bajo la Autoridad de Vivienda de Israel como todos los demás. Cuando se aplique la soberanía, lo harán.

La cuestión más dolorosa para los israelíes de Yesha ha sido el destino de las viviendas que se encuentran involuntariamente en tierras de propiedad privada o dudosas. Esto ocurrió porque el gobierno se equivocó al permitir (y a menudo alentar) la construcción o porque la reciente rehabilitación cambió el estatus de los sitios. En los casos en que se aplica la legislación israelí -hasta ahora sólo al oeste de la Línea Verde- estos problemas se resuelven mediante lo que se denomina “el reglamento del mercado” para los ciudadanos particulares o mediante el “dominio eminente” para el gobierno, ambos con compensaciones financieras o intercambios de tierras alternativos en lugar de la destrucción de viviendas de larga data.

Obtener un préstamo bancario es otro problema en Yesha. Hasta ahora, los bancos no querían conceder hipotecas en Judea y Samaria debido al futuro incierto de la zona. Una vez que se aplique la ley israelí, los bancos sabrán que el gobierno es el garante de la propiedad de la tierra y todo funcionará sin problemas, lo que tal vez conduzca a la reducción de los actuales tipos de interés en el lado este de la Línea Verde, que pronto se borrará.

Una vez que se aplique la soberanía, Israel invertirá en la infraestructura de Yesha como lo hace al oeste de la Línea Verde – eso significa el fin de los constantes cortes y apagones de electricidad, los problemas de Internet y el suministro intermitente de agua. Según el ex MK Orit Struk, intrépido luchador por los derechos civiles de los judíos en Judea y Samaria, los planes para modernizar la infraestructura están listos e incluso han sido presupuestados.

Incluso el Ministerio de Finanzas aliviará su parsimoniosa actitud hacia Judea y Samaria una vez que la inseguridad sobre el estatus de la zona llegue a su fin. Después de todo, ¿por qué un país con tantas necesidades apremiantes debería financiar carreteras si un día podrían ser entregadas a la Autoridad Palestina? Revivi añade: “Finalmente comenzaremos a llevar a las comunidades que fueron fundadas con 100 familias y que se multiplicaron a más de 1000 la infraestructura que necesitan hoy en día, al igual que en el resto de Israel”.

Siempre me ha parecido divertido y exasperante que los izquierdistas se quejaran del dinero gastado en “colonos”, olvidando que esos “colonos” son medio millón de ciudadanos que pagan impuestos y que tendrían derecho a carreteras y hogares, clínicas de salud y escuelas, calles y servicios públicos aunque vivieran dentro de la Línea Verde. Una vez que se aplique la ley israelí, no podrán ser señalados más que los israelíes que viven en Eilat.

Y un aspecto crucial de la vida en todo el mundo se beneficiará ciertamente de la aplicación de la ley israelí en Yesha, y es el medio ambiente. Esperemos que no sea demasiado poco y demasiado tarde. En la actualidad, sin soberanía, los consejos israelíes tienen una jurisdicción limitada fuera de los límites de sus comunidades, y por lo tanto les resulta difícil hacer cumplir las leyes contra las fábricas de propiedad árabe que contaminan el aire y el agua, o que vierten productos de desecho en los recursos hídricos y establecen vertederos ilegales. Esto seguirá estando lejos de ser óptimo incluso después de que se aplique la soberanía, debido a lo que sucede en las Zonas A y B. Ramallah y El-bira, por ejemplo, situadas en la Zona A, vierten sus aguas residuales sin obstáculos en el otrora hermoso Wadi Kelt y contaminan los acuíferos al tiempo que culpan a Israel por su escasez de agua (después de rechazar el ofrecimiento de Israel, que pasó desapercibido para el mundo, de construir la infraestructura para el suministro de agua). La tierra, entonces, se beneficiará tanto como los ciudadanos israelíes en Yesha se beneficiarán, de la aplicación de la soberanía – o en términos laicos, la aplicación de la ley israelí en el 30% de Judea y Samaria.

Si la ley israelí se aplica como está previsto, el cambio de estatutos no se producirá de la noche a la mañana, habrá un período de transición con los estatutos pertinentes, como hubo en Ramat Hagolan y Jerusalem, pero “con el tiempo la vida será normal”, dice Orit Struk.

No perdamos ni un minuto asegurándonos de que este proceso de normalización comience.

**Recordatorio: El Acuerdo de Oslo concedió a Israel el control total del Área C donde se encuentran todas las comunidades judías y alrededor del 4% de los árabes palestinos, mientras que A y B están bajo el control total de la AP, excepto por la seguridad en el Área B.

Rochel Sylvetsky es editora de opinión y de judaísmo del sitio en inglés Arutz Sheva. Fue presidente de Emunah Israel (1996-2001), Directora Ejecutiva/Directora de la Aldea Juvenil Kfar Hanoar Hadati, miembro del Consejo Regional de Emek Zevulun y del Consejo de Educación Religiosa del Ministerio de Educación de Israel, así como editora gerente de Arutz Sheva (2008-2013). Actualmente es miembro de las juntas directivas del Canal Knesset y del Colegio Yisraelí Orot. Sus títulos son en Matemáticas y Educación Judía.

Este artículo está basado en parte en un artículo en hebreo sobre el tema escrito por Ayelet Kahana en el periódico Makor Rishon del 9 de junio, en el que se citaba a la ex Ministra de Justicia MK Ayelet Shaked, al alcalde de Efrat Revivi y al ex MK Orit Struk.




Fuente: Israel National News / Israel Noticias
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario