Esta mujer combate al terrorismo en los tribunales

 Con Nitsana Darshan-Leitner, que no cesa de luchar

Nitsana Darsha-Leitner era muy jovencita cuando empezó a aparecer ante tribunales como abogada. Ya en los años 90 ayudó en el litigio en el que las familias de las víctimas del secuestro del barco Achille Lauro (1985) querían impedir que uno de los secuestradores, Muhammad Abbas, reciba permiso de entrar a Israel. En el 2003, Nitzana fundó Shurat Hadin, el Centro Jurídico de Israel, un centro israelí de DDHH que se dedica a presentar demandas ante tribunales en nombre de víctimas del terrorismo.

Y desde entonces, no deja de librar batallas legales, en su enorme mayoría sumamente exitosas, contra entidades que financian el terrorismo, contra campañas boicoteadoras anti israelíes que promueven el BDS y una diversidad de tácticas legales utilizadas por enemigos de Israel para perjudicarle y combatirle en la arena internacional. 

Ha representado a cientos de víctimas del terrorismo en sus demandas contra organizaciones terroristas y quienes les apoyan, logrando recuperar granes sumas de dinero en su nombre, como compensación. 

En los últimos años ha lanzado campañas legales para impedir que terroristas puedan usar las redes sociales para promover la violencia. No es casualidad que en distintas publicaciones prestigiosas, haya sido elegida como una de las mujeres más influyentes de Israel

Y todo esto lo hace esta mujer de 45 años, nacida en Petaj Tikva, hija de inmigrantes de una pequeña aldea en Shiraz (Irán), mientras cría 6 hijos junto asu esposo Aviel Leitner, catedrático en Leyes nacido en Estados Unidos. La familia vive en Tel Aviv.

Uno de los logros más recientes

Recientemente conversamos con esta singular abogada, sobre una de sus recientes victorias legales, por la cual un juzgado federal de Estados Unidos determinó que familiares de víctimas de terrorismo podrán demandar a países que inspiraron sus ataques aún si los llevaron a cabo en lo que suele verse como “incidentes con lobos solitarios”.

P: ¿Cómo explicarías tu logro más reciente en la lucha jurídica contra el terrorismo palestino?

R: Se trata de una resolución que determina que detrás de todo terrorista que atacó solo, hay de hecho una organización terrorista, que lo que solíamos ver como un lobo solitario, no lo es en la práctica. Hay detrás una organización que lo recluta, que lo apoya, lo guía, le indica qué hacer, le enseña cómo hacerlo y que luego del ataque, lo adopta y se encarga de su familia. De aquí llegamos a que los atentados terroristas que inundaron en Israel en los últimos años, lo que vimos en gran medida como el terrorismo de los cuchillos, no era algo arbitrario y casual, sino un terrorismo organizado y dirigido por Hamas . Esto, aunque una  organización terrorista no reivindica, no se  declara responsable. Pero en los hechos mismos, es como si lo hiciera. Llama al terrorista “hijo de Hamas”, apoya a su familia, le da compensación económica. Y al comienzo del camino, es Hamas quien lo incita a llevar a cabo el ataque, lo recluta, lo llama, lo guía.Son cosas mucho más profundas que lo que puede verse en la superficie.

P: Pero tú dices que no reivindican…sin embargo, sí vemos que hay comunicados declarándose autores de los atentados.

R: Si, pero yo me refiero a los acuchillamientos. En esos atentado, fíjate que no hay reivindicación. Sí los había, tienes razón, en los atentados suicidas y otros durante la intifada, no en los acuchillamientos de los últimos años.

P: Eso es cierto, si distingues, sí, hay una diferencia. ¿Pero  no es demasiado tajante alegar que nada es producto de hecho de una acción “solitaria”?  Sabemos que ha habido casos de jóvenes que oyeron por la radio algo incitador, tomaron el cuchillo de la cocina y salieron a buscar dónde atacar.

R: Te diré que los servicios de seguridad no tienen interés en decir que siempre hay una organización terrorista por detrás ya que eso exigiría al Estado actuar directamente contra ella. Pero ante el tribunal fueron presentadas opiniones de expertos y pruebas que demostraron, con documentos de expedientes policiales, de juzgados, de páginas de Facebook del terrorista y su familia, que hay de fondo un vínculo con una organización terrorista. Y esto es muy importante porque lo que puede permitir combatir en forma más efectiva el fenómeno es actuar contra quien manda a los terroristas con el cuchillo, contra quien le indica atacar.

P: Sigo pensando que hay situaciones, que ha habido atentados, en los que todo parecía una iniciativa particular de atacantes que eran casi niños, que decidieron acuchillar por algo que oyeron o vieron de casualidad.

R: Hay casos, es cierto, en los que no se puede demostrar el vínculo o la responsabilidad. Pero son casos aislados. Y quizás porque son, como bien dijiste, casi niños, no tienen un pasado registrado en este campo y uno no puede llegar a su afiliación. Pero en general se puede saber a qué “escuela” a qué “madras”a pertenece cada uno y cuáles son sus vínculos. Un adulto tiene más vínculos de este tipo y por lo tanto se le puede seguir mejor que a un niño que atacó por primera vez. Pero en la enorme mayoría de los casos se puede llegar al origen, la organización Hamas.

P: Por un lado, todo esto destaca lo que sabemos hace tiempo, el rol nocivo de Hamas en la situación general. Pero por otro ¿no reduce la responsabilidad del colectivo palestino, de la sociedad , de la incitación en las redes que no es producto solamente de Hamas? Personalmente creo que por ejemplos páginas oficiales de la propia Autoridad Palestina, de Al Fatah, aportan mucho a esa incitación. No viene sólo de Hamas.

R: Eso es muy cierto, hay un ambiente general de incitación. Pero el tribunal que trató nuestro tema, no reconoce el fenómeno de la incitación como responsabilidad por un atentado.

P: O sea que eso entraría más en el concepto general de ambiente que propicia un ataque.

R: Así es. Y ni ambiente general ni incitación puntual son considerados elementos que pueden marcar la responsabilidad de alguien respecto a un atentado. A nivel jurídico, un tribunal busca algo mucho más esencial, más palpable.

P: ¿Qué cambio concreto puede surgir de esta decisión jurídica, en términos de la lucha anti terrorista? O sea ¿qué derivaciones tendrá esto en el terreno?

R: Hay que aclarar que esta sentencia del tribunal fue en respuesta a una demanda privada de víctimas del terrorista. Yo considero que la derivación directa, concreta, es la posibilidad de demandar a Irán y Siria, que se lo implemente de bienes que pertenecen a esos países, o frente a fondos erigidos para pagar compensaciones a víctimas del terrorismo, o de fondos que la administración norteamericana distribuye de bancos que violan las sanciones a Irán, todo esto a nivel privado.

P: ¿Y la dimensión pública?

R: En lo público considero que si quienes toman las decisiones políticas siguen esta sentencia, llegarán a la conclusión ineludible que toda ola de terrorismo debe combatirse no solamente buscando a los terroristas mismos que atacaron sino a quien está detrás de ellos.  Recordemos que en los primeros cuatro años de la segunda intifada el Estado de Israel libró una lucha muy dura contra la Autoridad Palestina. ¿Por qué? Porque aunque la AP decía que no tiene nada que ver, que es un levantamiento popular fuera de su control, Israel vio que en realidad la Autoridad Palestina era quien promovía e incendiaba la intifada. Al mismo tiempo entiendo que una guerra contra Hamas puede prender fuego a Gaza y llevar nuevamente a disparo de misiles de Gaza a Israel, algo que hay que tener en cuenta, pero no podemos hacer caso omiso del rol de Hamas.

Los logros de una guerra singular

P: Nitzana, tú has logrado muchos éxitos en tu lucha contra el terrorismo con las herramientas que da el Derecho. ¿Cuánto tiempo llevas ya en esto?

R: Casi 20 años.

P: Y tienes sólo 45, comenzaste sumamente jovencita. Mirando hacia atrás ¿dirías que la lucha con herramientas jurídicas es una faceta esencial de la lucha anti terrorista? O sea ¿se traduce en algo que realmente cambia la situación? Y claro que no me refiero a que haga desaparecer el terrorismo, evidentemente no pasa por ahí.

R: No tengo ninguna duda. Hemos tenido muchos logros que hicieron un cambio total por ejemplo en la infraestructura económica de las organizaciones terroristas. Me refiero a cosas que obligaron a las organizaciones terroristas a un cambio radical en ese aspecto. Te doy un ejemplo. Hubo demandas contra bancos árabes, europeos, chinos, libaneses, que paralizaron totalmente de los mismos frente a las organizaciones terroristas. O sea, el sistema bancario internacional comprendió que no le conviene mantener cuentas de organizaciones terroristas y cerraron cuentas, bloquearon la posibilidad de transferencias, dejaron de actuar en lugares con gran actividad terrorista como el sur del Líbano y Gaza. Eso causó un daño impresionante a las organizaciones terroristas que dependían de todo eso a través de los bancos. Es cierto que siempre se puede transferir dinero en valijas, a través de cambistas , pero no los millones de dólares que una organización terrorista precisa en su presupuesto anual.

P: Eso no hace desaparecer el terrorismo pero le complica las cosas.

R: Exacto. Según nuestras fuentes, desde la segunda intifada, los fondos que llegaban a manos de las organizaciones terroristas bajaron en un 60%.

P: Eso es importantísimo.

R: Sin ninguna duda. Tuvimos, por ejemplo, una demanda contra un banco libanés , LCD (Lebanese-Canadian bank), que era el banco de Hezbola. Israel trató en diversas oportunidades de paralizar ese banco o de que hacer que bancos norteamericanos y sus correspondientes no trabajen con ellos. No funcionó. Durante la segunda guerra en Líbano en el 2006, hasta lo bombardearon desde el aire. Finalmente nosotros presentamos una demanda contra ese banco y eso hizo que las autoridades norteamericanas actúen de acuerdo a ello, que entiendan que se trata de una entidad que apoya el terrorismo, que blanquea fondos, lo cual llevó a un juicio contra el banco y a su cierre definitivo. Es indudable que la lucha jurídica que viene de demandas privadas, particulares, tiene mucho que aportar en este campo, a veces más que lo que hace el Estado. Es que si yo tengo una demanda por cientos de millones de dólares, puedo confiscar esos fondos. El Estado no puede hacerlo. Nuestra actividad llena un vacío en el que el Estado no puede entrar.

P: Por un lado, lidias con la guerra jurídica y por otro, en ella está la dimensión personal, las historias de los familiares que perdieron seres queridos y que saben que no los recuperarán, pero quieren al menos sentir que en algo se hace justicia, que los terroristas paguen por ello.¿Cómo te conectas con esa dimensión?¿Hubo alguna historia que te tocó en especial el corazón?

R: La verdad es que un caso que me tocó en especial fue el secuestro de los tres jovencitos israelíes que luego fueron hallados muertos.

P: Junio 2014…

R: Así es. Todo el mundo lo recuerda. Yo estaba en un concierto de piano de mis mellizas. Estaban tocando y de repente me llama un experto con el que trabajamos y me dijo que habían hallado los cuerpos de los chicos.Salí llorando de la sala. La familia Frenkel, una de las tres, me pidió que las represente y presentamos en su nombre una demanda contra Irán y Siria ante un juzgado federal en Washington.

P: Su hijo, Naftali, era también ciudadano norteamericano.

R: Así es. Cada historia es un mundo entero. Y debemos recordarlos siempre, y seguir luchando.

 

Por Ana Jerozolimski
Fuente: Semanario Hebreo Jai

Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario