Israel autoriza cierre durante el fin de semana y anuncia nuevas restricciones

El jueves por la noche, los ministros aprobaron oficialmente el fin de los cierres de fin de semana de los centros comerciales, tiendas y parques públicos tres semanas después de su promulgación, después de establecer que las restricciones limitadas no habían ayudado a frenar las infecciones de coronavirus alarmantes.

El llamado gabinete de coronavirus aprobó la medida el miércoles, pero la votación formal del gabinete completo fue convocada solo el jueves. 

La Oficina del Primer Ministro informó en un comunicado que el gabinete, en una votación coordinada por teléfono, prohibió los cierres parciales, que habían sido ampliamente criticados.

El comisionado de la lucha contra el coronavirus, Prof. Ronni Gamzu, quien ha presionado por la cancelación de muchas restricciones, afirmó que la decisión de cancelar los cierres del fin de semana fue “muy valiente”. Es una decisión para el beneficio de los israelíes y por la comprensión de sus dificultades”.

“No es la elección natural, porque todos los países en nuestro estado de morbilidad utilizan cierres. No queremos hacer eso, y agradezco al gabinete por aceptar mi recomendación y la de muchos expertos israelíes”, añadió.

La decisión se tomó horas después de que Gamzu afirmara que la tasa de morbilidad per cápita de Israel era la más alta del mundo y advirtiera que el gobierno podría invertir su impulso para reducir rebrotes de virus.

“Si la morbilidad no disminuye en dos semanas nos veremos obligados a considerar restricciones, incluyendo la posibilidad de cierres locales o nacionales”, continuó.

Gamzu ha fijado el primero de septiembre como fecha límite para una “significativa” disminución de los casos diarios. 

En los últimos días los nuevos casos diarios han rondado los 1 700.

Al visitar el Centro Médico Shaare Zedek en Jerusalem con Gamzu, el Primer Ministro Benjamin Netanyahu también anunció que los cierres podrían volver si otros medios no logran reducir la tasa de infección.

“No hay ningún país con nuestra tasa de infección que no haya impuesto cierres, pero somos conscientes de la situación económica y social”, señaló Netanyahu. “En las próximas dos semanas haremos un esfuerzo para bajar la enfermedad por otros medios, y si todos se aseguran de usar mascarillas, no tengo dudas de que lo lograremos”.

Netanyahu también acogió con beneplácito los supuestos progresos del Instituto de Investigaciones Biológicas en el desarrollo de una vacuna contra el coronavirus. El secreto laboratorio de investigación comenzará las pruebas en humanos a mediados de octubre.

Netanyahu mencionó que ya le había informado al instituto que empezara a trabajar en la construcción de una instalación de producción para la vacuna.

La oficina de Netanyahu ha manifestado que el gobierno comenzará a implementar un sistema de coronavirus codificado por colores, bajo el cual las ciudades y pueblos tendrán políticas de virus adaptadas a sus tasas locales de infección, para el primero de septiembre.

El miércoles, los informes de los medios de comunicación señalaron que Netanyahu se había puesto en contacto con los asociados de Gamzu para presionarlo a adoptar la preferencia del propio premier por los cierres y otras restricciones de gran alcance para contener el coronavirus.

Según un informe sin fuente del Canal 12, Netanyahu estaba preocupado de que la postura de Gamzu sobre la política de pandemia pudiera llevar a la apatía del público y por lo tanto buscaba presionarlo para que apoyara limitaciones más estrictas.

Desde que asumió su cargo, Gamzu ha prometido poner fin a las restricciones “ilógicas” y ha expresado su oposición a las medidas de cierre, advirtiendo de sus costos sanitarios, económicos y sociales.

“Un cierre total, desde mi punto de vista, no es una opción. Tenemos que ir a las restricciones específicas en los puntos calientes solamente, y levantar las restricciones cuando sea posible”, indicó Gamzu a los ministros antes de la reunión, según los informes hebreos. “Un cierre general es el último recurso. Los enfermos no están en una situación en la que carezcan de cuidados. Un encierro creará enormes dificultades económicas y sociales”, añadió Gamzu.

Israel registró siete nuevas muertes por coronavirus el jueves, llevando la cifra nacional de muertes a 576, ya que el número de casos graves alcanzó un nuevo máximo.

El Ministerio de Salud anunció que 358 personas fueron hospitalizadas en estado grave, incluyendo 100 personas que fueron tratadas con respiradores.


 

Fuente: The Times Of Israel / Israel Noticias

Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario