Lecciones del Líbano para Israel

Fieles a su forma, los liberales tienen la esperanza de que la explosión de Beirut, la visita de Macron al Líbano y las manifestaciones juveniles contra el gobierno del país dominado por Hezbolá presagien una nueva unidad popular y un mejor día para todos los ciudadanos libaneses. Ni el pasado ni el presente sugieren que sea probable un resultado tan feliz.

¿Cuántos libaneses hay?

Esta ha sido una cuestión desde el Mandato francés en 1920. Se planteó repetidamente después de la independencia del Líbano en 1943, y volvió a surgir tras la explosión de la semana pasada en el puerto de Beirut.

La pregunta no surgió en las primeras horas después de la explosión, ya que el pueblo libanés pesaba y lamentaba la terrible magnitud de sus pérdidas. Surgió con toda su fuerza un poco más tarde, durante la visita del presidente francés Emmanuel Macron, el primer y, de hecho, el único jefe de estado en visitar el país asediado.

En la zona cristiana de Beirut, que sufrió la peor parte de la explosión, Macron fue recibido con cánticos en francés: «¡Macron sálvanos!». y «¡Eres nuestra única esperanza!» Pocos chiítas libaneses y solo unos pocos libaneses sunitas saben francés, y muchos miembros de ambas sectas, incluso aquellos que se irritan bajo el gobierno dominado por Hezbollah, no se identifican con esos sentimientos.

Aún menos se identifican con una de las escenas más vistas de la visita de Macron: su cálido abrazo de una joven libanesa durante su recorrido por la zona. La mayoría de las mujeres libanesas chiítas y sunitas, al igual que sus compañeras en el mundo musulmán, no abrazan a los hombres excepto por familiares cercanos, e incluso así lo hacen en raras ocasiones, sean cuales sean las circunstancias. Esta regla no está doblada ni siquiera para ilustres líderes extranjeros.

Ningún político árabe, ni siquiera un miembro del Partido Comunista local, que está firmemente comprometido con la igualdad de género, se atrevería jamás a hacer nada más que estrechar la mano de una mujer, e incluso así lo haría de mala gana. Podría decirse que el líder más popular en la historia árabe reciente, el «progresista» y nacionalista Gamal Abdel Nasser, nunca apareció en público con su esposa, una señal que el actual presidente egipcio recogió. La esposa de  Al- Sisi rara vez aparece con su esposo en público, y cuando lo hace, usa un pañuelo religioso en la cabeza y un vestido que se ajusta estrictamente a la ley islámica. Al-Sisi ha aparecido con ella en público con el único propósito de llevar a casa el punto  que es tan bueno, o incluso mejor, musulmán que los miembros de la Hermandad Musulmana, que reprime despiadadamente.

Lo mismo puede decirse de la némesis de Al-Sisi, el presidente turco Recep Tayyip Erdogan. Cuando él hace apariciones públicas con su esposa, ella siempre está vestida con un traje islámico apropiado y la pareja siempre mantiene una distancia respetable. Esto era cierto incluso antes del coronavirus.

La visita y el comportamiento de Macron ponen de relieve una vez más que, tanto política como culturalmente, después de 77 años de independencia, el estado de Líbano está fracturado. Hay un Líbano que es parte del interior árabe musulmán y sigue sus reglas, que, sin importar lo que los liberales occidentales puedan esperar, cambian a paso de tortuga si es que cambian en absoluto. También hay una cabeza de playa cristiana, en su mayoría maronita, en el Mediterráneo que está vinculada a Francia.

Esto fue cierto en 1958, cuando el «progresista» Nasser, el favorito de la izquierda occidental, activó a los políticos y movimientos sunitas para subvertir un Líbano centrado en Occidente y dominado por los cristianos. Diez años más tarde, cuando el aura brillante de Nasser se atenuó después de su derrota en 1967, hizo lo mismo, solo usando facciones de la OLP para lograr los mismos fines.

Aún más pertinente es la lección extraída de los comienzos de la guerra civil libanesa en 1975. Comenzó cuando el proletariado chií y sunita se unieron para protestar en favor de mejores condiciones laborales. Los liberales occidentales pensaron que esa solidaridad era la agitación de un nuevo Líbano no sectario. La amarga guerra de 15 años que siguió entre señores de la guerra, sectas y sus aliados externos demostró lo equivocados que estaban.

Una vez más, una serie de titulares, artículos, tweets y publicaciones de Instagram se centran en las manifestaciones en Beirut con la esperanza  que representen el comienzo de un Líbano nuevo y unificado.

Aunque el enfoque de los liberales podría estar en el amoroso presidente francés y la promesa de un clon libanés de Francia emergiendo en el Mediterráneo, hay otra imagen de fondo. El ojo entrenado vio que después de la explosión masiva en el muelle, matones barbudos con camisetas a juego aparecieron en motocicletas para inspeccionar la escena, y los muchos soldados del ejército libanés que estaban en la zona no se atrevieron a ahuyentarlos. Los matones eran miembros de la milicia de Hezbollah, y todas las partes entendían que diezmarían a los manifestantes si el ejército no los mantenía bajo control. Hezbollah acabará con cualquier intento de crear un Líbano que sea verdaderamente un estado de todos sus ciudadanos. Macron puede ir y venir, pero los matones de Hezbollah están aquí para quedarse.

¿La moraleja de la historia para Israel? Hay muchos. Podemos comenzar con las llamadas soluciones propuestas al problema israelo-palestino.

Los múltiples libaneses demuestran que ni una solución de un estado ni de dos estados para el problema de Palestina es realista en la práctica. Si la nación libanesa no puede unificarse, cuán prometedora es una «solución de un solo estado» que comprenda dos naciones distintas que no solo carecen de un denominador común histórico, cultural, religioso y lingüístico, sino que se han visto envueltas en una lucha mortal de un siglo. ?

¿Y una solución de dos estados? La perspectiva de un Líbano dividido murió durante la guerra civil, cuando el mundo árabe se negó a aprobar un Líbano cristiano separado. A la larga, no serán más tolerantes con la existencia de un estado judío.

Así que la lección es mantener a raya las pasiones liberales. El Medio Oriente, aparte de la realización del retorno judío profético a su patria y la creación de una democracia vibrante para todos sus ciudadanos, no es un lugar para milagros. Israel, por desgracia, sigue siendo la excepción que confirma la regla, y eso continuará solo mientras se mantenga fuerte y se guíe por los peores escenarios como el que se desarrolla hoy en el Líbano.

El Prof. Hillel Frisch es profesor de estudios políticos y estudios de Oriente Medio en la Universidad de Bar-Ilan e investigador asociado senior en el Centro Begin-Sadat de Estudios Estratégicos.


Traducido para Porisrael.org  por Dori Lustron

BESA

Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario