Líbano evalúa la posibilidad de “interferencia extranjera” en la explosión en Beirut

El viernes, el presidente de Líbano dijo que una investigación sobre la mayor explosión en la historia de Beirut examinaría si fue causada por una bomba u otra interferencia externa, mientras los residentes que sobrevivieron a la tragedia trataban de reconstruir sus vidas destrozadas después de la explosión.

La búsqueda de los desaparecidos se ha intensificado, ya que los rescatadores tamizaron los escombros en una carrera por encontrar a alguien que siguiera vivo después de la explosión del martes que mató a 154 personas, destrozó una franja de la ciudad y envió ondas sísmicas a toda la región.

El presidente Michel Aoun dijo que “la causa no ha sido determinada todavía. Hay una posibilidad de interferencia externa a través de un cohete o una bomba u otro acto”, en comentarios transmitidos por los medios locales y confirmados por su oficina.

Dijo que también consideraría si la explosión se debió a una negligencia o a un accidente. Anteriormente dijo que el material altamente explosivo había sido almacenado en condiciones inseguras durante años en el puerto. Una fuente ha dicho que una investigación inicial culpó de negligencia relacionada con el almacenamiento del material explosivo.

Los Estados Unidos han dicho previamente que no han descartado un ataque. Israel, que ha librado varias guerras con el Líbano, también ha negado anteriormente que tuviera ningún papel.

Las fuerzas de seguridad dispararon gases lacrimógenos a una furiosa multitud en Beirut a finales del jueves, mientras la ira se desbordaba contra la élite gobernante, que ha presidido una nación que se enfrentaba al colapso económico incluso antes de la mortífera explosión portuaria que hirió a 5.000 personas.

La pequeña multitud, que arrojó algunas piedras, marcó el regreso al tipo de protestas que se habían convertido en una característica de la vida en Beirut, ya que los libaneses vieron cómo sus ahorros se evaporaban y la moneda se desintegraba, mientras que la toma de decisiones del gobierno se tambaleaba.

“No hay manera de que podamos reconstruir esta casa. ¿Dónde está el Estado?”, dijo Tony Abdou, un desempleado de 60 años.

Su casa familiar está en Gemmayze, un distrito que se encuentra a unos cientos de metros de los almacenes del puerto donde se almacenaron durante años 2.750 toneladas de nitrato de amonio altamente explosivo, una bomba de relojería cerca de una zona densamente poblada.

Una fuente de seguridad y los medios de comunicación locales dijeron previamente que el fuego que causó la explosión fue provocado por los trabajos de soldadura del almacén.

Voluntarios afuera barrieron los escombros de las calles de Beirut, que todavía tienen cicatrices de la guerra civil de 1975-1990 y a menudo han sido testigos de grandes bombardeos y otros disturbios desde entonces.

“¿Tenemos realmente un gobierno aquí?”, dijo el taxista Nassim Abiaad, de 66 años, cuyo taxi fue aplastado por los escombros de un edificio que cayó justo cuando estaba a punto de subir al vehículo.

“Ya no hay forma de hacer dinero”, dijo.

El gobierno ha prometido una investigación completa. La agencia de noticias estatal NNA dijo que 16 personas fueron puestas bajo custodia.

Pero para muchos libaneses, la explosión fue síntoma de años de abandono por parte de las autoridades mientras la corrupción prosperaba.

Los funcionarios han dicho que la explosión, cuyo impacto sísmico se registró a cientos de millas (kilómetros) de distancia, podría haber causado pérdidas por valor de 15.000 millones de dólares – una factura que el país no puede pagar cuando ya ha incumplido con su montaña de deuda nacional, que supera el 150% de la producción económica, y las conversaciones sobre un salvavidas del Fondo Monetario Internacional se han estancado.

Los hospitales, muchos de ellos gravemente dañados por las ondas de choque que arrancaron las ventanas y derribaron los techos, se han visto abrumados por el número de víctimas. Muchos estaban luchando por encontrar suficientes divisas para comprar suministros antes de la explosión.

En la zona del puerto, los equipos de rescate instalaron arcos de luz para trabajar toda la noche en una carrera para encontrar a los que aún estaban desaparecidos, mientras las familias esperaban tensamente, perdiendo lentamente la esperanza de volver a ver a sus seres queridos. Algunas víctimas fueron arrojadas al mar debido a la fuerza explosiva.

La llorosa madre de uno de los desaparecidos llamó a un programa de televisión en horario estelar el jueves por la noche para rogar a las autoridades que encuentren a su hijo, Joe. Fue encontrado – muerto – horas más tarde.

El Secretario General de la Cruz Roja libanesa, George Kettaneh, dijo a la radio local VDL que se habían encontrado tres cuerpos más en la búsqueda, mientras que el ministro de salud dijo el viernes que el número de muertos había subido a 154. Docenas de ellos siguen sin aparecer.

Charbel Abreeni, que entrenó a los empleados del puerto, mostró a Reuters fotos en su teléfono de colegas muertos. Estaba sentado en una iglesia donde la cabeza de la estatua de la Virgen María había sido volada.

“Conozco a 30 empleados del puerto que murieron, dos de ellos son mis amigos íntimos y un tercero está desaparecido”, dijo el hombre de 62 años, cuya casa fue destruida por la explosión. Su espinilla estaba vendada.

“No tengo a dónde ir excepto a la familia de mi esposa”, dijo. “¿Cómo puedes sobrevivir aquí, la economía es cero?”.

Un desafío urgente para el gobierno es asegurar que la nación tenga suficiente comida, después de que la explosión destruyera el único silo de grano importante del país. Las agencias de la ONU estaban trabajando para repartir paquetes de comida y entregar suministros médicos.

También han llegado ofertas de ayuda inmediata de los Estados árabes, las naciones occidentales y más allá. Pero ninguna, hasta ahora, aborda los mayores desafíos que enfrenta una nación en bancarrota.



Fuente: Reuters

Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario