Macron promete ayuda a Beirut mientras la multitud pide el fin del “régimen” libanés

El presidente francés Emmanuel Macron llegó a Beirut el jueves, después de que aviones franceses cargados de especialistas, rescatistas y suministros llegaran a la capital libanesa un día después de que una enorme explosión destrozara zonas de Beirut.

Mientras los rescatadores libaneses contaban los muertos y peinaban los escombros en busca de señales de vida un día después del incidente, las naciones cercanas y lejanas prometieron el miércoles que el país, ya atrapado en una profunda crisis económica, no se quedaría solo. Macron es el primer líder extranjero que visita Líbano desde el desastre del martes.

Fue recibido en el asfalto por el presidente de Líbano, Michel Aoun.

Hablando con los periodistas en Beirut inmediatamente después del aterrizaje, Macron afirmó que Líbano se enfrenta a una crisis política y económica, y que seguirá sufriendo a menos que promulgue reformas.

Una fuente cercana al presidente dejó claro que Macron esperaba que los líderes de Líbano tomaran medidas. “Quiere decirles algunas verdades caseras: Francia está dispuesta a movilizar a la comunidad internacional, pero eso debe implicar un cambio profundo para un nuevo Líbano”, mencionó la fuente.

Macron expresó a las airadas multitudes libanesas en el centro de Beirut que la ayuda francesa no iría a “manos corruptas” y que buscaría un nuevo acuerdo con las autoridades políticas. “Les garantizo esto, la ayuda no irá a manos corruptas”, indicó Macron a los manifestantes.

“Hablaré con todas las fuerzas políticas para pedirles un nuevo pacto. Estoy aquí hoy para proponerles un nuevo pacto político”, añadió, después de ser recibido por las multitudes que pedían el fin del “régimen”.

Macron recorrió las calles destrozadas de Beirut con multitudes de manifestantes a su alrededor poco después de su llegada.

“Veo la emoción en su rostro, la tristeza, el dolor. Por eso estoy aquí”, manifestó a un grupo, estrechando sus manos en las calles sembradas de escombros y flanqueadas por tiendas con las ventanas voladas después de la explosión del martes.

Macron, vestido de luto con una corbata negra y flanqueado por guardias de seguridad, prometió enviar más ayuda médica y de otro tipo a Líbano, mientras los que le rodeaban coreaban “Revolución” y “El pueblo quiere la caída del régimen”.

“Pero lo que también se necesita aquí es un cambio político. Esta explosión debería ser el comienzo de una nueva era”, señaló Macron, haciendo la gira poco después de llegar a Beirut.

Una persona entre la multitud que se reunió a su alrededor, pidiendo ayuda a la antigua potencia colonial del Líbano, exclamó: “Sr. presidente, usted está en la calle General Gouraud, él nos liberó de los otomanos. Libérenos de las autoridades actuales”.

Algunos de la multitud, que fueron filmados por un informe de la piscina en un distrito predominantemente cristiano de la capital, gritaron: “Sr. Macron, libérenos de Hezbolá”, refiriéndose al grupo musulmán chiíta respaldado por Irán, un poderoso jugador en una nación donde las lealtades políticas suelen ser sectarias.

Después de visitar una farmacia dañada por la explosión, Macron le manifestó a la multitud: “Entiendo su ira. No estoy aquí para escribir un cheque en blanco al régimen”.

La explosión en el puerto de la capital que mató al menos a 145 personas e hirió a cinco mil, con ondas de choque que se estrellaron contra la ciudad, dejó atónito al mundo. Desde Australia a Indonesia a Europa y Estados Unidos, los países se prepararon para enviar ayuda y equipos de búsqueda.

La explosión pareció haber sido provocada por un incendio que alcanzó una cantidad gigantesca de fertilizante de nitrato de amonio almacenado durante años en el puerto, que explotó con la fuerza de un terremoto moderadamente fuerte.

Un juez militar que dirigió la investigación de la explosión del martes informó que 16 empleados del puerto de Beirut habían sido detenidos. Añadió que 18 habían sido interrogados, incluyendo oficiales de puerto y aduanas, según la agencia de noticias estatal.

Pero mientras los investigadores se centran en los funcionarios del puerto, muchos libaneses culpan directamente a la élite política y a la corrupción y la mala gestión que, incluso antes del desastre, habían llevado al país al borde del colapso económico.

El principal político druso de Líbano, Walid Jumblatt, pidió el jueves una investigación internacional sobre la explosión y mencionó que “no confiaba” en el gobierno para averiguar la verdad sobre la misma.

“No confiamos en absoluto en esta banda gobernante”, afirmó Jumblatt, cuyo partido tiene legisladores en el parlamento pero no en el gabinete, que asumió el cargo en enero con el apoyo del movimiento Hezbolá y sus aliados.

El desastre viene a sumarse a la peor crisis económica de la historia moderna de Líbano, y a la indecisión de algunos patrocinadores, entre ellos Francia, de seguir apoyando a un país que necesita urgentemente una reforma.

La Unión Europea estaba activando su sistema de protección civil para acorralar a los trabajadores y equipos de emergencia de todo el bloque de 27 naciones. La comisión de la UE anunció que el plan era despachar urgentemente a más de 100 bomberos con vehículos, perros rastreadores y equipos diseñados para encontrar personas atrapadas en zonas urbanas.

La República Checa, Alemania, Grecia, Polonia y los Países Bajos estaban participando en el esfuerzo, y se esperaba que otros países se unieran. El sistema de cartografía por satélite de la Unión Europea se utilizará para ayudar a las autoridades libanesas a determinar el alcance de los daños.

Chipre, donde la explosión del martes se sintió aproximadamente a 120 millas (180 kilómetros) de Beirut, estaba enviando personal de emergencia y perros rastreadores. Gran Bretaña prometió un paquete de apoyo humanitario de 6,6 millones de dólares.

Rusia voló en un hospital móvil, junto con 50 trabajadores de emergencia y personal médico. Otros tres vuelos rusos estaban programados para llegar en las próximas 24 horas, llevando equipo para un laboratorio de pruebas de coronavirus y equipo de protección, entre otros suministros de ayuda.

El Primer Ministro australiano Scott Morrison declaró a los periodistas el jueves que su país prometió una cantidad inicial de dos millones de dólares australianos (1,4 millones de dólares) para el esfuerzo de ayuda y está considerando más.

Añadió que la ayuda se proporcionará al Programa Mundial de Alimentos y a la Cruz Roja para alimentos, atención médica y artículos esenciales.

La ayuda también venía de más cerca de casa. Irak estaba enviando seis camiones de suministros médicos y un equipo de emergencia para ayudar a reforzar el sobrecargado sistema de salud de Líbano, y Egipto y Jordania estaban suministrando a los hospitales de campaña.

Túnez estaba enviando equipos médicos y se ofreció a traer a 100 pacientes para que recibieran tratamiento en Túnez.

En señal de respeto a las víctimas, un tribunal respaldado por las Naciones Unidas aplazó hasta el 18 de agosto el dictado de sentencias en el juicio de cuatro personas acusadas de participar en el asesinato del ex Primer Ministro de Líbano, Rafik Hariri, en el 2005. Los veredictos debían ser leídos el viernes en un tribunal de los Países Bajos.

Incluso el Primer Ministro Benjamín Netanyahu señaló que su país, oficialmente en estado de guerra con Líbano, estaba dispuesto a ofrecer asistencia a los libaneses “como seres humanos a seres humanos”.

El personal de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas de Indonesia, ya estacionado en Líbano, estaba ayudando en el esfuerzo de evacuación, y Australia afirmó que estaba donando dos millones de dólares australianos (1,4 millones de dólares) en apoyo humanitario.

Pero las promesas de ayuda plantearon nuevos interrogantes para un país cuya crisis económica y política, combinada con la corrupción endémica, ha hecho que los donantes desconfíen en los últimos años.

La visita de Macron podría acarrear algunos momentos incómodos.

En una visita a Líbano hace menos de dos semanas, el Ministro de Asuntos Exteriores francés Jean-Yves Le Drian dejó claro que Francia, el firme partidario económico de Beirut, retendría el apoyo no destinado directamente a la población libanesa, hasta que se pongan en marcha “medidas de reforma creíbles y serias”.

No estaba claro si el presidente francés eludiría la zona de exclusión de su país y ofrecería algo más que ayuda de emergencia. Se prometieron unos 11 mil millones de dólares a Líbano en una conferencia en París en el 2018, pero con la condición de que se emprendan reformas.

El Secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, reafirmó: “nuestro firme compromiso de ayudar al pueblo libanés” en una llamada telefónica con el primer ministro Hassan Diab, según el portavoz adjunto Cale Brown. No estaba claro qué tipo de apoyo podría llegar.

La Organización Mundial de la Salud está enviando por vía aérea suministros médicos a Líbano para cubrir hasta mil intervenciones de traumatismos y hasta mil intervenciones quirúrgicas, a petición del ministro de salud del país.

El portavoz de la OMS, Tarik Jasarevic, escribió en un correo electrónico que los suministros iban a ser transportados por aire desde un “centro humanitario” en Dubai, en los Emiratos Árabes Unidos, y que se esperaba que llegaran más tarde el miércoles.

El portavoz adjunto de la ONU, Farhan Haq, informó que era demasiado pronto para decir si la ONU hará un llamado internacional para ayudar a reconstruir Beirut.

“Parecería que, dada la cantidad de daños, habrá una necesidad de apoyo internacional adicional para Líbano”, reafirmó, añadiendo que la ONU se siente alentada al ver el apoyo de muchos gobiernos y espera que todos los países estén al lado del pueblo libanés en este momento.

El Papa Francisco ofreció oraciones por los libaneses, mientras que en París se celebraría una vigilia especial a última hora del miércoles en la Iglesia Maronita de Notre Dame. La Torre Eiffel se oscurecerá a medianoche en duelo.



Fuente: Hareetz / Israel Noticias

Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario