Para Hezbolá, la explosión en Beirut hace que atacar a Israel sea aún más arriesgado


En las primeras horas después de la gran explosión en el puerto de Beirut, el sistema de defensa israelí trabajó duro para tratar de armar una evaluación de inteligencia preliminar de lo que pasó. El incidente que sacudió al Líbano tomó a su vecino del sur por sorpresa. A pesar de los malvados tuits de victoria de políticos irresponsables y periodistas cuestionables, los servicios de inteligencia israelíes no tuvieron nada que ver con la explosión. Sin embargo, parece que su impacto afectará no sólo el balance de fuerzas en el Líbano sino también las tensiones entre Israel y Hezbolá.

Los informes iniciales del Líbano dijeron que la tragedia se debió a la explosión de un depósito de fuegos artificiales. Durante la noche y la mañana, surgió una versión más creíble: Un enorme depósito de nitrato de amonio, una sustancia peligrosa utilizada por la industria y para la producción de fertilizantes agrícolas, explotó. También ha habido casos en los que la sustancia se utilizó para preparar explosivos. Todavía no está claro exactamente quién fue responsable de estos materiales, si se almacenaban legalmente y quién era responsable de su vigilancia.
 
El Líbano ha sido descrito durante decenios como un país corrupto que se está desmoronando, que tiene problemas para imponer la ley y el orden al nivel más básico. Actualmente hay quejas de que el Estado ha ignorado los peligros para la seguridad en el puerto de Beirut y se exige al gabinete que dimita por el desastre. Luego está el elefante en la sala de estar – Hezbolá. Las autoridades del Estado no se atreven a enfrentarse a la fuerza armada más grande del Líbano, una tendencia que no ha hecho más que empeorar desde el establecimiento del último gobierno, uno que está controlado en gran medida por Hezbolá entre bastidores.

Este punto también es relevante debido al lugar del desastre del martes – Hezbolá siempre está activo en los puntos de entrada del Líbano – y también debido al tipo de materiales que condujeron a la explosión, que también tienen usos militares secundarios. Toda la infraestructura militar de Hezbolá está desplegada en centros de población en todo el Líbano – en Beirut, la región de la Beqaa cerca de la frontera con Siria, y en el sur del país.
 
En los últimos años Israel ha llevado a cabo una campaña internacional sobre esta cuestión, con el fin de lograr dos objetivos: obligar a Hezbolá a vaciar las instalaciones militares que lo rodean, y que utiliza como escudo defensivo humano; y preparar a la opinión pública mundial para la posibilidad de que muchos ciudadanos libaneses resulten heridos, sin querer, si y cuando estalle una tercera guerra en el Líbano.

Hace unos dos años, en su discurso anual ante la Asamblea General de las Naciones Unidas, el Primer Ministro Benjamin Netanyahu presentó mapas y fotografías aéreas de los sitios donde dijo que la organización chiíta había escondido depósitos de armas y sitios donde mejora la precisión de sus cohetes. Uno de estos sitios fue visto debajo del estadio de fútbol en Beirut. Unos días después el gobierno libanés invitó a diplomáticos y a la prensa extranjera a visitar estos sitios con el objetivo de refutar la afirmación israelí. Entre el discurso y la gira, el material revelador fue aparentemente evacuado rápidamente de los sitios. Los participantes en esa gira dijeron a Haaretz que habían visto fácilmente signos de pintura fresca.

¿Qué hará Hezbolá ahora? La pregunta urgente que preocupa a Israel tiene que ver con una situación inestable entre las dos partes. El 21 de julio un hombre de Hezbolá que había sido prestado a los Guardias Revolucionarios iraníes fue asesinado en un ataque aéreo, que se atribuyó a Israel, en el aeropuerto de Damasco. Desde entonces, fuentes de la organización han amenazado con un ataque de venganza. L
 
La semana pasada, el 27 de julio, se frustró un intento de respuesta de la organización cuando las fuerzas de las FDI, utilizando fuego disuasorio, repelieron a un grupo de hombres de Hezbolá que habían cruzado la frontera y se habían infiltrado en el territorio controlado por Israel en la zona de Har Dov. Incluso después del incidente, los servicios de inteligencia estimaron que Hezbolá iniciaría otro intento, ya que no se había saldado la cuenta.

Pero el deseo de hacerlo adquiere nuevas proporciones después de que el Líbano sufriera más de 100 muertes en la explosión de Beirut, y tal vez docenas, si no cientos, de desaparecidos enterrados bajo los escombros. En estas circunstancias, es difícil creer que Hezbolá se arriesgue a otro intento contra Israel.

El secretario general de la organización, Hassan Nasrallah, ciertamente sabe que tendría problemas para justificar cualquier deterioro de la situación para vengar la muerte de un solo activista (prestado) mientras su país se enfrenta a las consecuencias de su incidente más perjudicial en décadas. Incluso las FDI entienden esto. Si en los próximos días oímos hablar de una disminución gradual de las fuerzas en la frontera norte, esa será la razón.

A largo plazo, parece que Hezbolá se enfrenta a una situación cada vez peor. El Líbano está inmerso en una enorme crisis económica, que ha empeorado debido a las sanciones económicas internacionales por los vínculos de Hezbolá con el gobierno y con Siria e Irán. El alcance de la ira pública se pudo ver a principios de año durante las numerosas y grandes protestas contra la situación económica, que también se superpusieron con el inicio de la pandemia del coronavirus.
 
El anterior equilibrio de fuerzas era muy conveniente para Hezbolá. La organización controlaba en gran medida lo que sucedía, pero la mayoría de las quejas estaban dirigidas contra el gobierno libanés, y en los últimos años no hubo intentos reales de obligar a la organización a desarmarse. A largo plazo, tal vez el pueblo libanés -y los ciudadanos de todos los grupos étnicos participaron en la anterior ronda de manifestaciones- obligue a Hezbolá a salir de su zona de confort.

Desde el punto de vista de Israel, se ha encendido una posible luz de advertencia. La última guerra con Hezbolá tuvo lugar en 2006 durante un período en que Nasrallah estaba bajo una gran presión interna. El secuestro de los dos soldados reservista en la frontera fue perpetrado en un intento de desviar las llamas del descontento interno de Hezbolá. El esfuerzo fue sorprendentemente malo y envolvió al Líbano en una guerra innecesaria con Israel.

Mientras tanto…

En el verano de 2010 Lord Michael Williams, el enviado de la ONU al Líbano, hizo una breve visita de trabajo a Israel. En una conversación en Jerusalem, el diplomático británico (que murió hace tres años) sonaba muy preocupado. El Líbano, tal como él lo veía, estaba en ese momento al borde de una guerra civil. En el fondo había presiones sobre Hezbolá por parte del tribunal internacional que investigaba la participación de la organización en el asesinato del Primer Ministro Rafiq al-Hariri, cinco años y medio antes.

El oscuro pronóstico de Williams, un hábil y experimentado observador del Oriente Medio, no resultó. Cuando unos meses más tarde comenzó la sacudida del mundo árabe, causó un gran daño al vecino del Líbano pero estuvo a punto de pasar por encima del Líbano por completo. Siria se desmoronó casi por completo, pero en el Líbano, quizás debido al duradero trauma de la guerra civil de los 70, los campos rivales no tomaron las armas. El país sobrevivió, e incluso se vio obligado a absorber más de un millón de refugiados que huían de las batallas en Siria.

El martes, el Líbano experimentó una terrible tragedia. Le sucedió al país durante un período de creciente desempleo, millones de ciudadanos viviendo en la pobreza y un asediado sistema de energía que suministraba electricidad a los hogares sólo unas pocas horas al día. Sin embargo, es demasiado pronto para enterrarlo. Las cosas en el Líbano avanzan a su propio ritmo. (Esta semana el veredicto de la corte internacional sobre el caso Hariri está finalmente por publicarse). Uno puede evaluar con cautela que en algún momento los libaneses superarán la tremenda destrucción dejada por la explosión del martes en el puerto de Beirut.



Fuente: Haaretz / Israel Noticias
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario