Hospital Hadassah en Jerusalén salva a un hombre con pronóstico de dos años de vida

Contra todo pronóstico, el Hospital Hadassah Ein Kerem salvó la vida de un hombre que padecía una enfermedad hepática al que le dijeron que solo le quedaban dos años más de vida. Sin embargo, el médico responsable de salvarle la vida afirma que no podría haber sobrevivido si no fuera por su familia, publicó The Jerusalem Post.

“La mayoría de los médicos eran pesimistas y me explicaron a mí y a mi familia que no quedaba nada por hacer y que me quedaban dos años de vida”.

“Tan pronto como nos informaron que le quedaban dos años de vida, vimos que el reloj retrocedía y lo lentamente que estábamos perdiendo a nuestro hijo. Gracias [al Hospital Hadassah], mi hijo está vivo hoy”, dijo Marcel, la madre de Amir Hassan.

Hassan, de 42 años, esposo y padre de dos hijos, ingresó en el hospital este año con una enfermedad hepática grave, que padecía desde 2011, pero que había empeorado en el último año. Al llegar al hospital, le dijeron que su situación era demasiado grave, que su hígado se había apagado por completo y que tenía que ser incluido en la lista de trasplantes de emergencia.

“La mayoría de los médicos eran pesimistas y me explicaron a mí y a mi familia que no quedaba nada por hacer y que me quedaban dos años de vida. Al principio estábamos muy confundidos, no entendíamos qué hacer con esta amarga noticia. Afortunadamente tengo una familia que siguió rodeándome, y decidieron que no se rendirían conmigo y buscarían más”, explicó Hassan.

“La dedicada familia de Amir se acercó a nosotros y nos explicó la condición médica que padecía. Repasamos su historial médico y los numerosos documentos médicos recopilados durante los últimos años, examinamos el problema en profundidad e incluso exploramos la posibilidad de apoyo después de la cirugía”, dijo el Prof. Rifat Safdi, director de la Unidad de Enfermedades Hepáticas del Hospital Hadassah.

Según el profesor Safdi, repasar los planes para el apoyo familiar continuo es importante porque “muchos estudios diferentes, incluidos los realizados en el Hospital Hadassah, muestran que los resultados de trasplante con un apoyo real, se recuperan mejor y vuelven a una vida más saludable”.

Hassan estaba en etapas severas de cirrosis hepática, sufría de retención de líquidos, incapacidad del hígado para neutralizar toxinas como el amoníaco, lo que le causaba confusión y lentitud, cambios de comportamiento y temblores, según el profesor Safdi.

A pesar del estado de la situación, Hassan se recuperó rápidamente y los resultados fueron “maravillosos”.

“Su confusión cesó y hubo una mejora significativa en su condición cognitiva, mental y funcional. Además, sus familiares se quedaron con él 24/7, mostraron gran dedicación y durmieron con él toda la noche, cuidándolo constantemente”, dijo el Prof. Safdi.

“Estoy feliz con la alegría de la familia y la alegría de Amir, los resultados con nosotros fueron maravillosos gracias a un extenso equipo y las manos fieles del Dr. Abed Khalaila que lo operó. La capacidad de respuesta, conciencia y apoyo de la familia fueron increíbles y tuvieron mucho peso en la rehabilitación de Amir después de la cirugía. Todos contribuyeron al éxito del trasplante”, dijo.

“La amplia experiencia que tiene nuestro equipo multidisciplinario es fundamental en un proceso de este tipo, y estoy contento de nuestra capacidad para salvar vidas”.



Fuente: ©EnlaceJudío

Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario