Universidad Ben Gurión desarrolla tecnología para filtros de aire contra COVID-19

Los filtros de aire de grafeno serán más eficientes, rentables, consumirán menos energía y requerirán mucho menos mantenimiento que otros filtros de aire actualmente en el mercado, según The Jerusalem Post.


La tecnología de grafeno inducido por láser (LIG), desarrollada por una asociación entre la Universidad Ben Gurión del Néguev (BGU) y la Universidad Rice, con sede en Houston, se comercializará para fabricar sistemas de filtración que puedan filtrar las partículas de COVID-19 en el aire.

La comercialización será realizada por LIGC Application Ltd., líder en el campo de la comercialización del grafeno, que se enfoca en adaptar el potencial masivo y diverso del grafeno para el sector comercial.

“Durante los últimos cinco años, nuestro laboratorio en el Instituto BGU Zuckerberg de Investigación del Agua se ha centrado en el desarrollo de LIG, específicamente en filtración antimicrobiana y aplicaciones ambientales”, dijo el Dr. Chris Arnusch de la Universidad Ben Gurión del Néguev (BGU) en un comunicado.

“Estamos muy contentos de comercializar nuestra tecnología en una serie de productos de filtración de aire para COVID-19 y otras aplicaciones de filtración especializadas”.

Si bien se ha teorizado su existencia desde al menos la década de 1960, investigadores de la Universidad de Manchester Andre Geim y Konstantin Novoselov en 2004 por primera vez aislaron el grafeno adecuadamente, y sus estudios posteriores sobre el material les valieron el Premio Nobel de Física en 2010.

Desde entonces, muchos científicos comenzaron a explorar las posibles aplicaciones de este material, con estudios de la Universidad de Rice en 2014 que demostraron que el material es sorprendentemente fuerte, capaz de distribuir la fuerza de un impacto 10 veces mejor que el acero. Su utilidad se ve reforzada por el hecho de que es sorprendentemente fácil aislar grafeno de alta calidad de varias fuentes.

Los investigadores han encontrado una amplia variedad de aplicaciones comerciales para el grafeno, que van desde la purificación de agua hasta los catalizadores de pilas de combustible e incluso la lucha contra otras enfermedades, como el virus Zika. Los filtros de aire son simplemente una de estas posibles aplicaciones, y la sincronización no podría ser mejor.

El desarrollo de filtros de aire que puedan filtrar con éxito las partículas de COVID-19 es especialmente relevante, ya que la pandemia mundial de coronavirus en curso ha demostrado la importancia de limitar la propagación del virus en áreas interiores.

“En ausencia de una mejor tecnología de filtración, los espacios interiores donde solíamos pasar la mayor parte de nuestra vida ‘normal’ (escuelas, tiendas y lugares de trabajo) presentan un riesgo real debido al COVID-19”, explicó el CEO y cofundador de LIGC, Yehuda Borenstein.

“Esta tecnología proporcionará un aire más limpio y respirable con menores costos de energía y mantenimiento y niveles de sonido prácticamente silenciosos”, dijo.

Los filtros de aire funcionan creando una malla de grafeno, que calienta, electrocuta y neutraliza los patógenos transportados por el aire y las partículas orgánicas como el moho y las bacterias a niveles de micrones y submicrones. Todo esto se hace mediante el uso de láseres de CO2 disponibles comercialmente.

En comparación con los sistemas de filtración existentes, como los filtros UV-C y HEPA, el último de los cuales actualmente se usa ampliamente en aviones, los filtros de aire LIG son considerablemente más eficientes, rentables y requieren mucho menos mantenimiento. Además, el hecho de que los filtros LIG solo utilicen electricidad de bajo voltaje significa que consumen mucha menos energía en comparación con los filtros de aire existentes.

“Para comprender la tecnología, imagine que el grafeno poroso es una cerca eléctrica que funciona como un matador de mosquitos a nivel submicrónico”, dijo Borenstein.

“Cuando una bacteria o virus en el aire toca la superficie del grafeno, recibe un choque con un voltaje bajo y corrientes que son seguras para su uso”, dijo. “Si bien 2020 ha destacado la importancia de protegerse contra los virus transmitidos por el aire, es probable que el mundo posterior a la pandemia nos muestre lo importante que es hacerlo sin aumentar los costos de energía más allá del punto de asequibilidad”.



Fuente: ©EnlaceJudío

Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario