Polémica por publicación acusada de racista y antisemita

 El Nuevo Herald les ofreció disculpa a sus lectores y anunció el fin de su relación comercial con el suplemento pagado Libre, que una vez a la semana imprimía y distribuía entre sus páginas.

Todo se debió a una columna escrita por el escritor cubano Roberto Luque Escalona, quien cuestiona a los judíos americanos que apoyan, según el texto, a los ladrones e incendiarios de Black Live Matter.

El rabino Mario Rojzman, líder de la comunidad judía en el sur de la Florida, dijo: “Estamos hablando de una persona que se define como un cubano que dejó Cuba a los 32. Lo que yo quiero decirle, porque tal vez no se enteró, es que Cuba nunca lo dejó a él. Ese comunismo donde él se crio, donde todos tienen que pensar igual, comer igual, sentir igual. Ese no es el pueblo judío”.

El suplemento semanal Libre pertenece a Demetrio Pérez Jr., dueño de las escuelas Lincoln – Martí, a quien Telemundo 51 intentó contactar, pero no encontró, y, por lo tanto, no pudimos tener su reacción a la polémica que ha desatado la columna, en la cual se compara al movimiento Black Live Matter (BLM) con el nazismo.

El presidente de la junta asesora para asuntos de la comunidad negra en Miami-Dade considera que el artículo es racista y busca dividir, con una comparación que, para ellos, resulta indignante.

“No necesitamos que el otro vote como yo para que sea mi hermano, y esta persona para ver en otra persona un par, necesita que sea igual a él y eso asusta”, dijo Rojzman.

La junta editorial de el Nuevo Herald también calificó los comentarios de racistas y antisemitas, y anunció el inicio de una investigación.

A Yael Hershfield, representante de la “Liga Antidifamación de la Florida”, le preocupa la presencia de propaganda extremista y teorías de conspiración en los medios.

Desde la Liga Antidifamación de la Florida, Hershfield dice que “cuando estamos expuestos a este tipo de retóricas y expresiones tan vulgares y las metemos en un vehículo de medios masivos tan respetado estamos haciendo que ese tipo de diálogos se vuelva común”.

En su edición de esta semana, el suplemento Libre considera que la decisión del Nuevo Herald es un ataque a la libertad de expresión. “En un momento de la historia de nuestra nación en el que todo periodista debería exigir un intercambio de ideas libre y sin restricciones, el Nuevo Herald ha optado por tratar de silenciar un periódico comunitario”.

En el artículo de Libre, firmado por Roberto Luque Escalona, se recoge: “Judíos estadounidenses y judíos israelíes … pues ahora tenemos que 600 organizaciones judías que dicen agrupar al 50 por ciento de los judíos americanos han emitido un comunicado de apoyo a los ladrones e incendiarios de Black Live Matter”.

“¿Qué tipo de gente son estos judíos? Siempre están hablando del Holocausto, pero ¿ya se han olvidado de la Noche de los Cristales Rotos, cuando los matones nazis arrasaron las tiendas judías en toda Alemania? También lo hace BLM y el ANTIFA, solo que los nazis no robaron; sólo destruyeron”.

El periódico El Nuevo Herald dijo: “lamentamos profundamente que los comentarios racistas y antisemitas hayan llegado a nuestros suscriptores de El Nuevo Herald”.

En una carta de disculpa a los lectores que recientemente publicó el rotativo puede leerse: “En un momento de la historia de nuestra nación en el que todo periodista debería exigir un intercambio de ideas libre y sin restricciones y una expresión plena de las mismas, el liderazgo de El Nuevo Herald ha optado por tratar de silenciar un periódico comunitario vital”.


Fuente: Diario Judío

Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario