Septiembre negro: Mahmoud Abbas no tiene nada más para ofrecerle a su gente

La ceremonia de esta semana ilustró hasta qué punto se ha quitado al tema palestino de la agenda árabe, arrastrando a Fatah a su punto más bajo.


El 13 de septiembre de 1993, el presidente de los Estados Unidos, Bill Clinton, el presidente de la OLP, Yasser Arafat, y el primer ministro israelí, Ytzjak Rabin, aparecieron en el césped de la Casa Blanca para firmar el “Acuerdo de Principios”, los Acuerdos de Oslo (por supuesto, el ministro de Relaciones Exteriores Shimon Peres también estuvo presente, siendo que su equipo fue quien lideró el trabajo sobre el acuerdo). Un total 23 años y dos días separaron esa ceremonia de la del martes pasado. Esta vez, sin embargo, la ausencia de representantes palestinos fue sobresaliente. No por mucho tiempo: unos minutos después que comenzara la ceremonia, los miembros de la Yihad Islámica “irrumpieron en la radiodifusión” lanzando una andanada de cohetes contra Ashkelón y Ashdod. Fue un movimiento casi clásico de la Yihad, que decidió, aparentemente inspirada por Irán, destruir el Festival de la Paz y recordarles a todos dos cosas principales: Irán no permitirá que el proceso de acercamiento entre los estados sunitas e Israel se desarrolle sin problemas. SI. Los acuerdos de normalización son agradables, buenos y maravillosos, pero con una clara salvedad: el problema palestino sigue existiendo y entra en acción. De hecho, independientemente del lanzamiento de cohetes o con él, la ceremonia casi parece ilustrar cuánto se ha eliminado el problema palestino de la agenda árabe. Parece que la Autoridad Palestina, y con ella sus representantes políticos, la OLP y Fatah en particular, se encuentran en su punto más bajo. Fatah/AP no tiene prácticamente nada que ofrecer al público palestino. No hay negociaciones, los asentamientos están creciendo, el horizonte político realmente no existe, la situación económica es difícil, la corona está golpeando Cisjordania y la división entre Fatah y Hamás persiste. Y quizás lo peor de todo: Los palestinos están siendo presionados por las esquinas del Oriente Medio, y el último palo/zanahoria que tenían para ofrecer frente a Israel (relaciones con los países árabes) ya no existe.

El Presidente de la Autoridad Palestina es visto como casi irrelevante. Aunque no se enfrenta a una dura oposición desde casa en estos días, el público, así como los políticos e incluso los militantes, todos entienden que mientras el mandato de Mahmoud Abbas continúe, nada cambiará, nada se moverá.

La pregunta es qué pretenden hacer los palestinos ahora. En la primera fase, Abu Mazen (Abbas) e incluso Hamás no tienen intención de encender las llamas y crear violencia. Abbas no cree en una escalada de ningún tipo, y Hamás está demasiado ocupado en este momento con el Corona, tratando de mejorar la situación en Gaza, y no hay ningún deseo de una ronda de combates. Aunque ignoraron el tiroteo de la Yihad, que también tenía la intención de avergonzarlos, saben cómo detener la escalada de hostilidad. En la Autoridad Palestina, la tendencia principal ahora entre el jefe y sus asociados es a esperar. Abu Mazen, un experto en esperar ve las elecciones estadounidenses en menos de dos meses y es, a fin de cuentas, optimista.

Según fuentes palestinas, según Abu Mazen, si Joe Biden gana las elecciones, se espera un cambio real en la política estadounidense en Oriente Medio. Pero incluso si Trump es elegido, primero tiene un compromiso con los Emiratos de no permitir la anexión, lo que significa que ya no tiene mucho que ofrecer a Israel a expensas de los palestinos. Otra posibilidad es que en el segundo mandato de Trump esté más libre a la hora de tener que considerar factores como la base de sus partidarios evangélicos y se atreva a dar un paso más dramático frente a Israel en el tema palestino. La baja probabilidad es que en el segundo mandato de Trump tome medidas aún más duras contra los palestinos, por lo que, según Abu Mazen, el tiempo está jugando en manos de los palestinos. Pero es dudoso que esta sea la realidad. El tiempo está trabajando en contra de la Autoridad Palestina y Abbas debido a la relajación de su control sobre el público palestino. No se espera que estalle una tercera intifada o golpe de Estado en el corto plazo y, sin embargo, cualquiera de sus sucesores que se presenten a las elecciones presidenciales o sean nombrados presidentes de la OLP pueden encontrarse frente a un punto muerto en lo que respecta a la opinión pública. El público está harto de la Autoridad Palestina y su líder, mientras que se percibe que Hamás logre exprimir las amenazas de éxito contra Israel. De hecho, la gran pregunta es qué sucederá al día siguiente, si seremos testigos de un estallido violento o tal vez de una verdadera elección presidencial palestina. Según el escenario escuchado por varios comentaristas palestinos, las elecciones efectivamente se llevarán a cabo. Los palestinos aceptarán celebrar elecciones sin Jerusalén del Este, aunque solo sea para evitar el caos (Fauda). El escenario de que Fatah torpedeará una elección existente, significará que ningún líder palestino se ganará la confianza del público, y la calle puede ir en su contra.

En el caso real de una elección presidencial (la primera desde 2005), ahora hay posibilidades que gane un candidato de Hamás. Las personalidades que representarían al Fatah están divididas y en conflicto, y no parece haber un solo candidato en nombre del movimiento. Marwan Barghouti y sus hombres insisten en que se presentará a las elecciones presidenciales, y muchos otros altos funcionarios entre ellos, y no llegan a un acuerdo: Jibril Rajoub, Majed Faraj y Mahmoud al-‘Alul. Esta división entre los votos de Fatah allanará el camino para la victoria de un candidato en nombre de Hamás. La arena palestina, incluso después de la gran “victoria” israelí, está más frágil e inestable que nunca, y esto está lejos de servir a los intereses del Estado de Israel.

Una de las primeras cosas que hará el histórico acuerdo entre los Emiratos Árabes Unidos y Bahrein e Israel es volver a dar forma a la palabra “impronta”, normalización, y al mismo tiempo borrar el término “anormalización” (Adam a-imprint). Fue un eslogan que llevó a generaciones de árabes por todo el Medio Oriente, incluso después de que se firmaran los acuerdos de paz entre Israel, Egipto y Jordania. Así, en todos los países árabes, grandes o pequeños, los sindicatos impusieron restricciones, prohibiciones y boicots a todo lo relacionado con Israel, que los gobiernos de esos países evitaron. Destacaron en el campo las asociaciones de médicos, abogados, ingenieros e incluso periodistas, que boicotearon a sus colegas israelíes. Había paz arriba, la del ejército y, a veces, de los estadistas, y no había paz abajo. De cualquiera que pueda y quiera hacer negocios con israelíes. Un subproducto del fenómeno anti-ahogamiento fue el movimiento BDS, que pidió un boicot completo de los israelíes, incluida la academia y la cultura. Y todo esto por una razón importante: los palestinos.

Durante décadas, los palestinos han logrado imponer en gran medida a Oriente Medio y a los estados árabes una especie de axioma, casi sagrado, que los estados árabes no pueden hacer negocios con Israel, ya que la cuestión palestina es a lo que a todos los árabes les importa. Es decir, mientras no haya una solución con nosotros, otros árabes tienen “prohibido” hacer negocios con el “enemigo sionista”. Este no era solo un problema de todos los árabes; para los palestinos era el problema más importante, ante todo, para todos los países árabes. Además, los palestinos-OLP, Hamás y compañía – lograron imprimir otro lema en la conciencia árabe: el problema de los refugiados en el Medio Oriente. Los refugiados palestinos. Y así, todos estos “éxitos” de los palestinos se derrumbaron uno tras otro con el establecimiento de relaciones con los estados del Golfo. Primero, aquí están dos estados árabes en la región del Golfo, decide poner despojar a los palestinos de su veto y establecer relaciones con Israel. Cada uno por sus propias razones, y todos tienen más o menos el mismo problema: Irán. Pero esta vez, para variar, no es una paz fría, desprovista de normalización, como la de Jordania y Egipto. En los negocios y la cultura, los periodistas de estos países ya se están comunicando con sus contrapartes israelíes, y el mensaje de arriba, así como de abajo, es que queremos “ahogar” la normalización. Aquí los hermanos de los palestinos dicen explícitamente que se deben tomar medidas para alcanzar la normalización. Cumplimiento total, y precisamente algunos activistas europeos y estadounidenses, nombrados por ellos y por la cuestión palestina, continúan gritando “boicot, boicot” en todos los campus. Esto es mientras la Autoridad Palestina y Hamás mantienen relaciones y lazos con Israel, principalmente por razones económicas, pero también de seguridad, y así los otros axiomas se desmoronan ante los ojos asombrados de los palestinos, pero también de los árabes e israelíes. La cuestión palestina ya no es un problema de todos los árabes, y ciertamente no es la cuestión más importante del mundo árabe.

Este tema ha sido abordado durante mucho tiempo por las relaciones sunitas-chiítas o, en otras palabras, la amenaza iraní y, por supuesto, el otro lema que se ha derrumbado hace mucho tiempo es el relacionado con los refugiados. La población de refugiados palestinos ya no está formada por refugiados reales, es la tercera y cuarta generación de refugiados, algunos tienen ciudadanía en los países árabes donde viven, y aunque la Autoridad Palestina, la OLP, Fatah, Hamás, todos hacen todo lo posible para preservar el derecho al retorno de las personas. Que no tienen nada y medio en “Palestina”, el problema de los “refugiados” que arden actualmente en Oriente Medio es el de los millones que intentaron escapar de Siria en la guerra civil.

La patente iraní

Y aun así no hay que salir tan rápido de celebraciones. Es cierto que los Emiratos Árabes Unidos y Bahréin son solo el comienzo de un efecto dominó que podría llevar a otros estados árabes a firmar acuerdos de normalización con Israel (Omán, Arabia Saudita, Marruecos, Sudán). Pero no es aconsejable apresurarse a construir conexiones de sucursales con el Colegio de Abogados de Jordania o Egipto. Es probable que las relaciones frías sigan siendo frías, por la sencilla razón de que la opinión pública en ambos países es muy hostil a Israel, resultado de bastante propaganda antijudía e israelí dirigida por los Hermanos Musulmanes.

Este movimiento aún tiene una influencia considerable en la opinión pública en Egipto y Jordania, a pesar de la guerra casi abierta del régimen contra él. En cambio, en los Emiratos Árabes Unidos y Bahréin, los Hermanos Musulmanes han sido un movimiento perseguido e ilegal durante bastantes años. Su capacidad para influir, incitar al odio a través de las mezquitas es muy limitada debido a la supervisión gubernamental de estas mezquitas, pero la Hermandad Musulmana no es el problema de seguridad más candente en términos de Bahréin y los Emiratos. El problema más difícil, especialmente para Bahréin, donde hay una clara mayoría chiíta, es el temor de que los iraníes intenten por todas las formas posibles dañar los acuerdos y torpedear cualquier movimiento entre Israel y estos países. Irán opera en los Emiratos sin el consentimiento de las autoridades, por supuesto, y más aún en Bahréin. Una multitud de activistas chiítas de Irán que se molestaron en calentar la calle en Bahréin contra la casa real y lograron organizar lo que parece ser el comienzo de una revolución. Pero entonces quien cortó estas manifestaciones fue la casa real saudí. Bahrein acudió a Estados Unidos en busca de ayuda, pero la administración Obama estaba saturada de sentimientos demasiado positivos hacia la “Primavera Árabe” y rechazó la solicitud de ayuda, que hoy parece una broma triste.

Se puede adivinar que Teherán intentará iluminar la calle, especialmente en Bahréin, o alternativamente llevará a cabo un ataque al estilo del plan que planearon para eliminar al embajador de Estados Unidos en Sudáfrica.

Fuente: Hatzad Hasheni

Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario