Compañía israelí de drones planea red mundial de suministro aéreo

El fabricante de vehículos aéreos no tripulados Gadfin de Israel fue la primera empresa del mundo en recibir el permiso de la Autoridad de Aviación Civil de Israel para realizar entregas en el espacio aéreo urbano este año. Ese permiso significa que Gadfin puede competir en licitaciones que permiten vislumbrar el futuro próximo. Según esta visión, los hospitales, laboratorios y una serie de organizaciones enviarán y recibirán suministros a través de redes de transporte de drones, saltándose las carreteras excesivamente congestionadas y reduciendo el riesgo de los paquetes refrigerados sensibles.


Obtener un permiso para operar en el espacio aéreo civil de Israel, que es pequeño, está atestado y limitado al espacio “sobrante” por la amplia utilización del espacio aéreo nacional por parte de la fuerza aérea israelí, no es un proceso sencillo. Requiere la superación de los protocolos de seguridad más estrictos.

Gadfin posee varias patentes de gran avance, entre ellas la de un primer avión teledirigido de este tipo, llamado “Spirit One”, que despliega sus alas en vuelo. Puede transportar paquetes de hasta 15 kilos a lo largo de más de 250 kilómetros. Los aviones son operados de forma autónoma sin casi ninguna intervención humana.

La compañía está diseñando también una versión más grande del “Spirit One”, llamada “Spirit X”, que puede transportar paquetes de 100 kilos a lo largo de 500 kilómetros.

En una entrevista con JNS, el CEO de Gadfin, Eyal Regev, exgerente senior de Israel Aerospace Industries (IAI), arrojó luz sobre los notables orígenes del nombre de la compañía.

“Tren Gadfin significa ‘dos alas’ en arameo”, dijo Regev, que ha estado estudiando las interpretaciones cabalísticas del libro del Zohar durante 15 años en el lado. “Un ala representa los deseos, habilidades y el ego de una persona, y la segunda representa la sabiduría de usar todas las habilidades de uno para el bien. Si estas habilidades se usan para el bien, una persona puede desarrollarse espiritualmente”.

Así nació el nombre de la compañía. Gadfin fue fundada en 2018 junto con Ran Kleiner, un exgerente de Innovación en el IAI, e Ilan Yuval, un destacado experto en logística.

Durante su tiempo en el IAI, los roles de Regev incluían la gestión de la investigación y el desarrollo de sistemas de UAV a gran escala, así como la dirección de los programas de despegue y aterrizaje vertical (VTOL) y multirotor.

En 2006, fue el primero en proponer e implementar el concepto de drones de entrega.

“Realicé una investigación de mercado y vi que este era un gran mercado potencial”, afirmó Regev. “Establecí esto como un departamento en el IAI”. Más tarde, quiso profundizar su participación en este campo y desarrollar nuevos tipos de tecnología avanzada que fueran “más allá de entregar sushi en casa de alguien”.

Mientras que la visión de las entregas de comida por medio de drones probablemente se convierta en una realidad, añadió, existe un problema más grande en esta área, descrito por Regev, en resumen, como “optimización”.

“Cuando miramos el mundo, vemos que la mayoría de las áreas están en la periferia. La mayoría de las áreas periféricas carecen de los servicios que disfrutan los centros de las ciudades. Es cierto para el sudeste asiático, es cierto para África, es cierto para Sudamérica, pero también para Occidente. Esto se aplica a muchos servicios. Los exámenes médicos, por ejemplo, tienen una vida corta y necesitan llegar a los destinos rápidamente”, explicó.

Ningún otro vehículo aéreo no tripulado hace esto

En marzo, Gadfin comenzó su primer servicio de entrega de drones en Israel, trasladando piezas de maquinaria de alta prioridad desde el almacén de una empresa de logística a una línea de integración HP-Indigo. Las máquinas de producción de mil millones de dólares necesitan unos 60 componentes diarios de forma urgente, y Gadfin instaló sus sistemas en un pequeño vehículo aéreo no tripulado para empezar a probar su modelo de entrega como alternativa al transporte terrestre. El servicio se detuvo debido a las interrupciones a los clientes, causadas por el coronavirus, pero se había logrado el precedente.

El Ministerio de Transporte de Israel ha puesto en marcha un programa llamado “Na’ama”, que prevé una red de conectividad de aviones teledirigidos que conectará la mayoría de los hospitales en un plazo de dos años. Incluso una ruta logística relativamente corta desde el Centro Médico Sourasky de Tel Aviv hasta el Hospital Ein Kerem, cerca de Jerusalem, podría ahorrar mucho tiempo si se convierte en aérea, ya que las carreteras y caminos que unen los dos lugares suelen estar congestionados.

Gadfin ha solicitado una licitación para suministrar cuatro rutas aéreas entre hospitales del norte de Israel, y se espera que reciba una respuesta pronto.

“Esperamos que, dentro de dos años, podamos conectar los hospitales israelíes. Esto podría acelerar las entregas de suministros médicos sensibles como los trasplantes de médula ósea. Estas son entregas altamente complejas y costosas en tierra”, mencionó Regev. “En lugar de tener médicos o enfermeras que acompañen la entrega para asegurarse de que el taxi no se detenga al sol, nuestro avión los lleva al laboratorio o al hospital en minutos”.

En África, la necesidad no podría ser más aguda e incluye la necesidad de transportar rápidamente los suministros médicos básicos, como las donaciones de sangre. Demasiadas personas en África y Asia mueren cada año debido a estas dificultades logísticas.

“Buscamos el avance tecnológico que pudiera superar los obstáculos que frenan el progreso”, señaló Regev. “El primero es la capacidad de volar largas distancias de forma barata, eficiente y aún eléctrica”.

Los motores eléctricos son imprescindibles, dijo, ya que el mundo se está alejando de los motores ruidosos y contaminantes, que en cualquier caso son menos fiables. Regev obtuvo patentes únicas en el IAI, y luego algunas patentes adicionales después de fundar Gadfin. Reunió un equipo para trazar el avance.

“Reunimos al mejor equipo de Israel, posiblemente el mejor del mundo, los mejores constructores de aviones, expertos en materiales complejos, los mejores profesores de aerodinámica, control de vuelo y aviónica, y conseguimos llegar a una plataforma que puede resistir fuertes vientos, y ser el único vehículo del mundo en esta categoría que despega verticalmente como un UAV antes de desplegar las alas y volar como un avión, durante cientos de kilómetros”, agregó. “Este es el ‘Spirit One’. Ningún otro UAV hace esto”.

No hay necesidad de personal en tierra

Todas estas capacidades se han cumplido mientras se mantienen las normas de seguridad más estrictas, resaltó. “Estamos en contacto con grandes empresas del sudeste asiático, incluyendo Indonesia, que quiere conectar su conjunto de 13 mil islas. Esto es una revolución, y está disponible a muy bajo costo”.

La compañía está desarrollando también actualmente un avión no tripulado más grande capaz de transportar hasta 100 kilogramos. Esto “permitirá revolucionar la distribución de bolsas de correo y paquetes en todo Israel, reduciendo el tiempo de entrega a varias horas, mucho más rápido que en cualquier otra parte del mundo”, dijo Regev.

En setiembre, Gadfin anunció un acuerdo de inversión y colaboración con el gigante energético italiano ENEL, la mayor empresa de infraestructura eléctrica del mundo, a través de su laboratorio de innovación Infralab. El acuerdo tiene como objetivo desarrollar soluciones de inspección de líneas eléctricas y permitir la realización de inspecciones con aviones no tripulados en 800 mil km de las líneas de tensión de la empresa, comenzando en Brasil.

Gadfin está llevando a cabo estudios para la corporación petrolera Agar, buscando fugas de gas y petróleo en los oleoductos.

La logística, sin embargo, es el mercado más grande, señaló Regev, estimando su valor en 40 mil millones de dólares.

Gadfin está desarrollando actualmente estaciones terrestres robóticas, que retirarán los paquetes de los aviones teledirigidos de aterrizaje y los reabastecerán utilizando células de combustible de hidrógeno. “No hay necesidad de personal en tierra. Estas pueden ser estaciones intermedias, extendiendo el rango de vuelo”, agregó. “Una sola sala de control puede manejar automáticamente decenas de vehículos”.

“Spirit One” trabaja con operadores de redes celulares y comunicaciones SAT. Cuenta con un sistema de paracaídas de emergencia que cumple con el estándar de seguridad de los Estados Unidos para permitir que los aviones no tripulados vuelen sobre zonas pobladas, indicó Regev.

Recientemente completó un simulacro para Walmart en Texas, mostrando cómo puede conectar 26 ubicaciones de la compañía y mantenerlas abastecidas las 24 horas del día.

Con más contratos probables en el futuro, parece que Gadfin seguirá creciendo y hará inminente la realidad de las redes de suministro de drones.


Fuente: JNS / Israel Noticias

Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario