El hombre más longevo de Israel falleció a los 117 años

Shlomo Sulayman, el hombre más viejo de Israel, falleció el domingo a la edad de 117 años, informó Ynet.

Su nieto Gil Radia dijo que Sulayman se mantuvo lúcido hasta la vejez y que era una persona generalmente sana y activa – Sulayman incluso vivió solo hasta el final – pero fue la soledad que la pandemia del coronavirus trajo consigo lo que causó el final de la vida de su abuelo.

La esposa de Sulayman falleció hace varios años a la edad de 94 años, y desde entonces ha vivido solo. Desde el brote de coronavirus, ha estado confinado en su casa. “Le hizo daño”, dijo Radia.

Según su nieto, Sulayman iba a la sinagoga todos los días, incluso a la edad de 116 años, sin embargo, tras el brote del virus, Radia atribuye el aislamiento al deterioro de la salud de su abuelo.

Radia dijo que la “mente de su abuelo estuvo clara hasta el último momento”, y que era conocido como un estudioso de las escrituras judías además de ir a la sinagoga todos los días. Estas acciones llevaron a la gente a acudir a él para pedirle consejos sabios sobre la religión. Hacían “exactamente lo que él les decía después de revisar los textos”.

Su nieto Gil Radia atribuyó la longevidad de Sulayman a ser físicamente activo y a no comer mucho.

“Comía porciones pequeñas”, dijo Radia. “Por la mañana un trozo de pan con queso crema; para el almuerzo, pollo, pescado o y huevo con arroz; y por la noche una ensalada con huevo”.

Sulayman emigró a Israel en 1949 con su esposa y cuatro hijos. Vivió con su familia en Netanya, y después de servir en las FDI, trabajó en la agricultura, según Ynet.

Sulayman murió con su familia a su lado y le sobreviven sus seis hijos y docenas de nietos, bisnietos e incluso tataranietos.

Según Ynet, Sulayman nació en 1903, lo que lo convierte no sólo en la persona más anciana de Israel, sino también en la más anciana del mundo.

Certificado de agradecimiento del presidente

Este año, Shlomo recibió un certificado de reconocimiento del presidente por cumplir 117 años, en el que Reuben Rivlin escribió:

“La vida no fue fácil para tus contemporáneos. Años de crisis, pérdidas y privaciones, años de muchos cambios, dificultades de absorción o de sustento, muchos nuevos comienzos y separaciones. Superaste todas las dificultades con determinación, optimismo, fe y esperanza de haber trabajado duro por un futuro mejor durante para las generaciones futuras”.

“Sin ustedes y sus contemporáneos, no habríamos tenido el privilegio de ver en nuestros ojos que este país se convierte en un jardín floreciente y el sueño sionista se convierte en una realidad existente. En los largos años de su vida, adquirió sabiduría, sabiduría y conocimiento, para tomar parte activa en la reconstrucción de nuestro país”.


Fuente: Israel Noticias

Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario