La política de Biden para Medio Oriente: omisiones y desencuentros. Por Flavio Goldvaser

Según lo expresado por los asesores en política exterior del partido Demócrata los EE.UU. han perdido la confianza y la amistad de muchos países acercándose a los grandes violadores de los derechos humanos del mundo, mientras las actuales políticas del gobierno de Trump han puesto en riesgo la  de la paz mundial.

En vísperas de las próximas elecciones general en EE.UU un Comité de política exterior para el Medio Oriente o MENA ,como les gusta denominar a la región, Un grupo de 33 ex-embajadores junto a expertos en Medio Oriente, han firmado una hoja de ruta que sirva de guía para las la futura acción  política  de la nueva administración, si Biden alcanza la presidencia. En exclusiva presentamos algunos lineamientos corroborados por algunos de los participantes.  

En sus postulados aseguran que procederán a promover los intereses de EE.UU en materia de seguridad internacional, el cumplimiento de la ley,  la libertad, protegiendo a las minorías y los derechos humanos en la región, explicando la política que emplearan para los países detallados a continuación:

1-Libano:  Consideran que Biden debe trabajar con la sociedad civil de aquel país y asistirlos política y económicamente para que puedan implementar medidas que puedan liberarlos de la corrupción que los gobierna  asegurando la elección de un gobierno que tiene que reflejar la voluntad de sus habitantes.  Se asistirá  económicamente a los refugiados sirios que se encuentran dispersos en el país, trabajando  para modernizar y fortalecer a las fuerzas armadas libanesas para que se constituyan en el pilar fundamental. Se apoyará la reconstrucción de  Beirut luego de la explosión que destruyó el puerto en agosto del 2020. 

Debemos aclarar que el documento no hace referencia ninguna a Hezbollah o a la influencia de Irán  y Siria en el país. Aunque se puede entender veladamente que trataran de trabajar políticamente para moderarla o hacerla desaparecer. Tampoco hacen referencia al problema de los refugiados palestinos ni a los problemas de seguridad que Hezbollah acarrea para Israel.

2-Palestina-Israel: Biden considera valiosa la vida de cada habitante de los territorios palestinos e Israel y por eso su política exterior estará basada en la promoción de los derechos humanos, la democracia, la libertad, seguridad,  prosperidad económica  el reconocimiento mutuo avanzando en una solución pacifica al conflicto. 

El documento no hace ninguna referencia a Israel como su aliado privilegiado en la región, ni sobre los movimientos terroristas de Hamas y el de la Jihad Islámica que gobiernan Gaza. Ni la influencia iraní y del movimiento Hezbollah. Tampoco hace mención a asegurar la superioridad militar de Israel, ni las amenazas de destrucción que recibe por parte de Irán.

3-Arabia Saudita-Emiratos Árabes Unidos: Biden considera la intervención de ambos países en la guerra civil del Yemen como un acto de agresión extranjera que debe terminar permitiendo encontrar una salida negociada al conflicto.  Calificando a ambos regímenes como antidemocraticos y enfocara su presión para que estos terminen con la persecusion de disidentes políticos, de activistas por los derechos de la mujer y de periodistas.

Este punto debería ser muy preocupante para estos países aliados de EE.UU ya que desestima cualquier tipo de mención a Irán en el conflicto en Yemen. Y no considera el  miedo y las amenazas a la estabilidad regional proveniente de Irán por sus pretenciones expansionistas. 

4-ISIS: Aseguran que un eventual gobierno demócrata continuará liderando la lucha en la región contra el movimiento terrorista, buscando salidas diplomáticas para los conflictos de la región.

Es de suponer por el conocimiento personal que tenemos con algunos de los firmantes del documento al haber seguido sus carreras políticas y profesionales, que apoyarán militarmente a Iraq tratarán de establecer algún tipo de alianza con las milicias iraníes a fin terminar de vencer a ISIS.  Lo que así mismo debilitará la posibilidad del establecimiento de un gobierno independiente de la influencia extranjera en Irak.

5-Irán: Asegurarán la integridad territorial de Iraq fortificándolo militarmente para evitar la presencia iraní, y actuarán politicamente para debilitar los lazos iraníes con Siria.

Si bien tomamos en consideración que Biden no retirará la presencia militar americana en estos países.  Es muy posible que el mantenimiento de las tropas no podrá ser independiente de algún compromiso con las fuerzas iraníes, lo que preocupa a todos los países sunitas árabes y a Arabia Saudita.

Resulta preocupante así mismo que no haya ninguna referencia en esta hoja de ruta sobre las pretensiones iraníes de adquirir armamento nuclear. Aunque es conocida la posición que los expertos demócratas, quienes sostienen la necesidad de volver a los acuerdos nucleares del gobierno de Obama y levantar los embargos sobre Irán. También nos sorprende que no se señale a Irán como país exportador de terrorismo. Aunque al no haberse detallado nada sobre el tema debemos decir que desconocemos que políticas adoptarán en este tema.

El equipo de Biden reconoce que si bien cada región y país tiene un problema especifico haciendo hincapie en que la forma de solucionar todos los problemas se basa en el combate a la pobreza, la corrupción y falta de libertades.


Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario