Las conversaciones marítimas entre Israel y el Líbano son un revés para Turquía

Israel y el Líbano siguen formalmente en guerra. No es que el propio Líbano represente una gran amenaza para Israel. Fue la dominación del Líbano por parte de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) en la década de 1970 lo que llevó a los constantes bombardeos israelíes de objetivos libaneses, incluido el aeropuerto de Beirut, y a la guerra total en 1982.

Del mismo modo, el papel excesivo de Hezbollah en la política libanesa, su dominio del Líbano meridional en particular y su acoso a las fuerzas israelíes en los tres últimos decenios dieron lugar a ofensivas israelíes en 1993 y 1996, a la retirada de Israel del Líbano meridional en 2000 y a la guerra total en 2006. Con sus cohetes y misiles de alcance cada vez mayor, Hezbollah es una amenaza mucho mayor para la seguridad israelí que la OLP.

Por lo tanto, no es sorprendente que cuando, por primera vez en 30 años, funcionarios libaneses e israelíes se sentaron el 14 de octubre a negociar entre sí, su reunión se calificó de “histórica”. En realidad, el Líbano ha dejado claro que sigue en guerra con Israel. No puede hacer menos mientras Hezbollah mantenga su estrecho control sobre el sistema político y económico del país.

De hecho, en una forma que recuerda a la mediación de Henry Kissinger después de la guerra de Yom Kipur de 1973, los negociadores no se dirigieron directamente. Los estadounidenses mediaron en el proceso, aunque israelíes y libaneses se sentaron en la misma gran carpa, situada en una ciudad justo al norte de la frontera entre Israel y el Líbano.

La negociación es, de hecho, mucho menos que la paz, mucho menos que la normalización como la de los Acuerdos de Abraham con los Emiratos Árabes Unidos (EAU) y Bahréin. Se trata, en cambio, de establecer una frontera marítima largamente disputada, que permitiría al Líbano perforar en busca de gas y ampliar la ya importante capacidad de exploración y producción de gas de Israel. Es evidente que el Líbano se beneficiará más de un acuerdo de ese tipo, simplemente porque, como ha señalado acertadamente Yuval Steinitz, Ministro de Energía de Israel: “La cuestión es importante para nosotros. Es aún más importante para la otra parte. Ya tenemos reservas de gas que satisfacen nuestras necesidades locales”.

Cabe destacar que Hezbollah no buscó bloquear las negociaciones. Un hallazgo de gas natural en el Mediterráneo Oriental proporcionaría cierto alivio a la economía del Líbano, que está en una situación desesperada. Es posible que, en caso de que el Líbano concluya un acuerdo de límites marítimos con Israel, pueda entonces estar dispuesto a negociar un acuerdo fronterizo que resuelva la actual controversia, y la confrontación militar, sobre la pequeña zona conocida como las Granjas de Shebaa.

Por el momento, sin embargo, sólo existe la perspectiva de un acuerdo, pero éste beneficiaría a ambos países. Sin embargo, de igual importancia, representaría un revés para Turquía en una región que pretende dominar. Ankara se ha opuesto amargamente a los Acuerdos de Abraham y es un crítico virulenta de Israel.

Turquía trata de ampliar su influencia en el Líbano. Sigue manteniendo tropas en Irak y Siria. Tiene tensiones con Egipto, Italia y Francia por su intervención en Libia y su acuerdo marítimo con ese país. Sigue siendo el único país que reconoce al gobierno de Chipre del Norte, que surgió tras la invasión de la isla por Turquía en 1974. Sigue avivando las tensiones al desafiar los derechos de perforación griegos y chipriotas y al enviar un buque de prospección para explorar en busca de gas en aguas disputadas. Ankara se ha convertido en el matón de la región.

Pasará algún tiempo antes de que Israel y el Líbano lleguen a un acuerdo sobre su frontera marítima. Tardarán aún más en llegar a un acuerdo que regularice su frontera terrestre. No obstante, cualquier acuerdo, por pequeño que sea, entre Israel, a quien el presidente turco Recep Tayyip Erdogan desprecia claramente, y el Líbano, en cuya política trata de penetrar, va en contra de su visión cada vez más hegemónica de lo que es, en efecto, una restauración otomana. Y eso, en sí mismo, es algo bueno en un Mediterráneo Oriental cada vez más inestable.


* Dov S. Zakheim es asesor principal del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales y vicepresidente de la junta del Instituto de Investigación de Política Exterior. Fue subsecretario de Defensa (contralor) y director financiero del Departamento de Defensa de 2001 a 2004 y subsecretario adjunto de Defensa de 1985 a 1987.

Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario