Vivir en Azerbaiyán como un judío versus ser judío en Armenia

El 8 de octubre, los judíos ashkenazis que viven en Azerbaiyán se reunieron para rezar por la victoria del ejército de Azerbaiyán en la guerra de Nagorno-Karabaj. Creo que todas las comunidades judías de Azerbaiyán, los judíos de las montañas y los judíos de Georgia, deberían unirse a esta oración. El rabino jefe ashkenazi de Azerbaiyán, Shneor Segal, dijo: “Amamos nuestra patria Azerbaiyán. Rezamos por la victoria y por la liberación de las tierras ocupadas por el agresor”.

Mi familia ha vivido en Bakú desde principios del siglo pasado. ¿Cómo vivían los judíos de Bakú? ¿Por qué recuerdan tan cálidamente su ciudad? Porque los judíos de allí nunca fueron parias.

Encontrarán placas conmemorativas y monumentos “judíos” en Bakú. Están dedicadas al genial físico Lev Landau; al líder del programa atómico soviético, el general de tres estrellas Boris Vannikov; y a otros científicos famosos. Hay un hermoso monumento en Bakú dedicado al comandante de un tanque, el Héroe Nacional de Azerbaiyán Albert Agarunov, que murió en 1992 en una batalla en Karabaj. Una calle donde se encuentra este monumento y una escuela donde estudió Albert también llevan su nombre. En el funeral de Agarunov, a petición de la familia, tanto un rabino como un mulá leyeron oraciones. He nombrado sólo unos pocos tributos a los ciudadanos judíos de Bakú. Hay muchos más.

Es un hecho bien conocido que prácticamente no había antisemitismo en Azerbaiyán. Crecimos juntos, respetándonos mutuamente, nuestras diferentes religiones y tradiciones.

Es importante señalar que Azerbaiyán es un leal socio estratégico de Israel. Obtenemos de Azerbaiyán productos energéticos que son vitales para el desarrollo de Israel. Hemos establecido una cooperación en diferentes campos, y gracias a la asistencia de Azerbaiyán, el Mossad ha podido llevar a cabo muchas operaciones contra los enemigos de Israel.

Regresemos a Bakú de hace 30 años. Había una rama especial armenia de la Unión de Escritores de Azerbaiyán para los autores que escribían en armenio. Los escritores armenios de Bakú tenían su propia revista literaria en armenio. Había un gran periódico armenio respaldado por el Gobierno en Bakú. Había un departamento de educación superior con clases en el idioma armenio y había escuelas armenias en Azerbaiyán. Según el censo de la URSS de 1989, había en ese momento 390.000 armenios en Azerbaiyán.

La gente no vive donde se siente tratada injustamente. Los armenios que vivían en Bakú y Azerbaiyán no tenían la intención de irse y no tenían la intención de luchar contra nadie.

La incitación al conflicto, el odio, la sangre y el sufrimiento llegó a Azerbaiyán desde el exterior. Durante los años de la perestroika, los ideólogos de la “Gran Armenia de mar a mar” se aprovecharon de la debilidad del gobierno central y del colapso del otrora gran Estado, y comenzaron a aplicar su plan.

Cientos de miles de azerbaiyanos que vivían en Armenia fueron expulsados de sus hogares saqueados. A menudo iban a Azerbaiyán descalzos, a través de los pasos de montaña, con niños en sus brazos. En Nagorno-Karabaj, los armenios también expulsaron a todos sus vecinos azerbaiyanos que habían vivido allí durante generaciones, declarando que esta tierra era armenia y que todos los demás no tenían por qué estar allí. Así pues, comenzó la agresión de Armenia contra Azerbaiyán, la guerra y la ocupación.

Moscú no sabía qué hacer, y probablemente no se preocupó de extinguir el conflicto en llamas. Para agitar el conflicto de Karabaj, los tanques del ejército soviético fueron llevados a Bakú en el “Enero Negro”. Las tropas soviéticas suprimieron violentamente la oposición pública a esta agresión, disparando a civiles desarmados que protestaban pacíficamente en las calles. Los actos de vandalismo incluyeron incluso tanques que aplastaban ambulancias. Esos días anunciaron el fin del Azerbaiyán soviético.

Vivimos en un mundo moderno y tenemos que tener en cuenta sus realidades. Hay leyes internacionales y fronteras reconocidas que la comunidad internacional está obligada a respetar. Hay gente que vivió pacíficamente en esta tierra. Armenia atacó al vecino estado independiente de Azerbaiyán y ocupó el 20% de su territorio, habiendo tomado tanto Karabakh como siete regiones adyacentes.

¿Quién se benefició de esta guerra en 1994? Sólo los políticos que amasaron fortunas multimillonarias alimentando el conflicto. Muchos de ellos viven lejos del Cáucaso. Y la agresión no trajo al pueblo armenio nada más que desgracia, devastación y aislamiento.

¿Cuál es la actitud hacia los judíos en Armenia?

Fern Sidman de The Jewish Voice en Nueva York escribió un artículo titulado “El antisemitismo armenio vuelve a levantar su fea cabeza”. En él dice: “En un síntoma clave inherente a las sociedades oprimidas, cerradas y totalmente monoétnicas, Armenia es citada como la menos tolerante hacia los judíos entre 18 países de Europa Central y del Este en datos publicados por el Centro de Investigación Pew. El 32% de los armenios que respondieron a la encuesta dijeron que ni siquiera aceptarían a los judíos como conciudadanos. Esa cifra es impactante, pero en realidad, no es sorprendente”.

Según el Índice de Antisemitismo de la Liga Antidifamación, Armenia es el país más saturado de antisemitismo entre los países post-soviéticos, con sentimientos anti-judíos compartidos por el 58% de su población. 

“La típica respuesta oficial al antisemitismo en Armenia es negar su existencia”, escribió Sidman. El monumento conmemorativo del Holocausto en la capital de Armenia, Ereván, fue objeto de múltiples actos de vandalismo en 2004 y 2005, pero, según se informa, la policía llegó a la conclusión de que el monumento “acababa de caer por sí solo”, y ningún funcionario condenó públicamente los incidentes.

Es importante señalar que el aliado más cercano de Armenia en el conflicto actual es Irán, país que declara abiertamente su deseo de destruir el Estado judío y que es uno de los principales patrocinadores del terrorismo mundial.

Más que eso, el rabino estadounidense Israel Baruk escribió sobre la acción coordinada de las organizaciones estudiantiles armenias de los Estados Unidos. Escribió en el sitio web de The Times of Israel sobre las campañas en varias universidades del país para boicotear y negarse a cooperar con Israel.

“El prejuicio violento contra los judíos y la acción profundamente antisemita en Armenia es una crisis a largo plazo”, escribió Baruk, “a pesar de la absoluta falta de conciencia pública sobre este hecho, particularmente en los Estados Unidos. Es prácticamente desconocido para la mayoría que el antisemitismo armenio jugó un papel importante en la ‘Solución Final’ de Hitler, específicamente cuando 20.000 colaboradores nazis armenios echaron una mano reuniendo a judíos y otros ‘indeseables’ detrás del ejército alemán”.

Los líderes de esos colaboradores eran el general Dro y el general Njdeh, ambos aclamados como héroes nacionales en la Armenia de hoy. Además, en la década de 1930, los medios de comunicación armenios-americanos, como Hairenik, dieron todo su apoyo propagandístico a Hitler, llamando a los judíos “elementos venenosos”, justificando el Holocausto y nombrándolo una “operación quirúrgica” necesaria.

En el centro de Ereván, se levanta ahora un monumento a Nzhdeh, considerado un héroe nacional.

“Los números no mienten”, concluye Sidman. “El antisemitismo armenio es un problema serio, y el tema no debe ser negado, encubierto o ignorado”.

¿Qué vemos hoy en día en Israel?

Por un lado, está Azerbaiyán, donde nunca hemos tenido un antisemitismo significativo; que abastece las necesidades energéticas vitales de Israel; que ayuda a Israel a luchar contra sus enemigos en la región; y que hoy en día está luchando en su territorio soberano para expulsar a los invasores.

Por otra parte, está Armenia, un país que ha construido una fuerte alianza estratégica con Irán; que celebra a los corroboradores nazis como héroes nacionales; que tiene el nivel más alto de antisemitismo de Europa; que se ha apoderado ilegalmente y ha ocupado el territorio de un Estado vecino; y que está bombardeando objetivos civiles para provocar un conflicto a mayor escala.

Estos son los dos lados de un frente.


Funte: The Jerusalem Post / Israel Noticias

Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario