Economía de Israel se somete a un control de realidad y pasa la prueba

 Las comprobaciones de la realidad son esos momentos críticos en los que te recuerdas a ti mismo el estado real del mundo. Ya que eso es usualmente lúgubre, la realidad que encuentras es casi siempre peor de lo que pensabas.

Sin embargo, la realidad de la economía israelí muestra lo contrario: las cosas no son tan malas como pensábamos, aunque el coronavirus todavía está en marcha.

La primera comprobación de la realidad fue cuando Standard & Poors afirmó la calificación crediticia del Estado de Israel. En el período previo, todo el mundo hablaba de una baja en la calificación crediticia o al menos de una perspectiva negativa, aunque Moody’s unas semanas antes no hizo nada de eso. Se suponía que S&P se horrorizaría por las luchas internas de la coalición, el caos fiscal, el éxodo de los altos funcionarios del tesoro y el fracaso de Israel para contener la pandemia.

S&P y Moody’s no ignoraron nada de eso, pero se centraron en parámetros oscuros pero críticos que son rutinariamente ignorados por los medios.

Aquí hay sólo dos de ellos. La deuda pública de Israel está aumentando rápidamente, pero a diferencia de muchos países, tenemos una tasa relativamente alta de ahorro interno y el 85% de la deuda del país es interna, es decir, nos debemos el dinero a nosotros mismos.

Otra es que Israel ha tenido superávit de cuenta corriente durante casi dos décadas. El resultado no sólo es una enorme reserva de divisas, sino también activos externos netos equivalentes al 45% del PIB, es decir, los israelíes poseen muchos más activos en el extranjero que los que poseen los extranjeros aquí.

Todo esto crea un buen colchón para que Israel supere la crisis y ponga en orden su casa política.

El segundo control de la realidad fue proporcionado por el informe de la Oficina Central de Estadísticas sobre las cuentas nacionales del tercer trimestre. La cifra principal que muestra un 37,9% de aumento anualizado del PIB del segundo trimestre no fue la parte de la comprobación de la realidad. Eso sólo reflejaba un poderoso rebote de una caída de casi el 30% en abril-junio cuando la economía se paralizó por el primer confinamiento nacional.

La cifra más relevante fue el 1,4% de descenso interanual del PIB, la segunda caída más pequeña entre las economías desarrolladas.

La economía de EE.UU. se contrajo en un 2,9% y la de Alemania en un 4,2%. Otros mostraron disminuciones aún más pronunciadas, aunque el tercer trimestre de Israel se vio lastrado por su entrada en un segundo encierro en las dos últimas semanas del período. El segundo cierre de Europa recién comienza ahora.

Un tercer control de la realidad vino de la encuesta de desempleo de la oficina de estadísticas para la segunda mitad de octubre, cuando el segundo encierro estaba terminando. Su medida general de desempleo en el segundo encierro nunca excedió el 22.7%, menos que el pico del 26.6% durante el primer encierro. Si la experiencia del primer cierre se mantiene para el segundo, caerá rápidamente en las próximas semanas (bajó al 18% en la segunda mitad de octubre) aunque muchos negocios siguen cerrados.

La gran mayoría de los desempleados en Israel, tomando la definición amplia, están en licencia sin pago, lo que significa que sus empleadores esperan que se retiren. Si se cuentan sólo los que fueron despedidos o dejaron su trabajo y están buscando activamente uno nuevo (la medida tradicional de desempleo), la tasa de desempleo fue de sólo 4,8% a finales de octubre, lo que no es alto para los estándares históricos.

Nada de esto es motivo para hacer una fiesta, que en cualquier caso no se puede hacer porque las reuniones de más de 20 personas están prohibidas. La economía israelí es más pequeña de lo que era antes del coronavirus y aunque el crecimiento se reanude el próximo año, los pronósticos actuales no prevén que alcance sus niveles prepandémicos hasta quizás el 2022.

¿Cómo es que no nos va tan mal como pensamos? Un lugar que no puede tomar el crédito es el gobierno, aparte del Banco de Israel, que ha cumplido con su deber de mantener el sector financiero a flote. En cuanto al resto, empezando por nuestro desafortunado ministro de finanzas, Yisrael Katz, la falta de confianza del público en sus líderes está totalmente justificada. La política económica, tal y como se ha convertido, descansa en dos pilares: tirar el dinero y servir a la agenda política del primer ministro.

Lo que nos salva de lo peor es que tenemos un gran sector de alta tecnología, que no siente mucho el impacto de la pandemia y en algunos casos incluso está prosperando. También tenemos un sector bancario rentable y bien capitalizado y una industria turística de alto perfil pero relativamente pequeña.

Por extraño que parezca, otro activo que Israel aporta a la mesa de la pandemia es un gran mercado negro, o para ser más justos, la economía sumergida, ya que la mayor parte de la actividad es legal pero no se informa a las autoridades fiscales. Estimada en un 22% del PIB antes de la pandemia, esa cifra ha crecido casi con toda seguridad este año, ya que más empresas violan las normas de cierre y más personas trabajan fuera de los libros para poder seguir cobrando el desempleo.

Según una encuesta de la oficina de estadísticas de esta semana, muchos israelíes no sólo temen por sus finanzas sino que están más estresados e incluso deprimidos. Eso es comprensible en un momento en el que la gente está en casa, aislada con niños bajo los pies y sin saber cuándo acabará todo. La revisión de la realidad de esta semana debería proporcionar un poco de alegría.


Fuente: Israel Noticias

Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario