La historia judía secreta de Sean Connery, el James Bond fallecido a los 90 años

Connery recibió muchos premios durante su larga carrera como actor y muchos lo consideran el mejor de los actores que interpretaron el personaje de James Bond.

La leyenda del cine escocés Sean Connery, que saltó al estrellato internacional como el suave, sexy y sofisticado agente británico James Bond y pasó a adornar la gran pantalla durante cuatro décadas, murió a los 90 años, informaron la BBC y Sky News el sábado, según publica The Jerusalem Post.

Connery se crió casi en la pobreza en los suburbios de Edimburgo y trabajó como pulidor de ataúdes, lechero y salvavidas antes de que su afición al culturismo le ayudara a lanzar una carrera como actor que lo convirtió en una de las estrellas más grandes del mundo.

“El escocés más grande del mundo, la última de las verdaderas estrellas de Hollywood, el Bond definitivo”, dijo Alex Salmond, ex primer ministro de Escocia. “También fue un patriota acérrimo, un pensador profundo y un ser humano excepcional”.

Connery será recordado primero como el agente británico 007, el personaje creado por el novelista Ian Fleming e inmortalizado por Connery en películas que comienzan con “Dr. No” en 1962.

Como Bond, sus modales elegantes y su humor irónico para frustrar a villanos extravagantes y retozar con mujeres hermosas desmentían un borde más oscuro y violento, y creó una profundidad de carácter que estableció el estándar para quienes lo siguieron en el papel.

Se presentaba en las películas con la línea de la firma, “Bond – James Bond”. Pero Connery no estaba contento con ser definido por el papel y una vez dijo que “odiaba al maldito James Bond”.

Alto y guapo, con una voz gutural para igualar una personalidad a veces brusca, Connery interpretó una serie de papeles notables además de Bond y ganó un premio de la Academia por su interpretación de un duro policía de Chicago en “Los intocables” (1987).

Tenía 59 años cuando la revista People lo declaró el “hombre vivo más sexy” en 1989.

Connery era un ferviente partidario de la independencia de Escocia y tenía las palabras “Escocia para siempre” tatuadas en su brazo mientras servía en la Royal Navy. Cuando fue nombrado caballero a la edad de 69 años por la reina Isabel de Gran Bretaña en 2000 en el Palacio de Holyrood en Edimburgo, vestía un traje escocés completo que incluía la falda escocesa verde y negra del clan MacLeod de su madre.

Connery se retiró del cine después de disputas con el director de su última salida, la olvidable “La Liga de los Caballeros Extraordinarios” en 2003.

“Estoy harto de tratar con idiotas”, dijo.

La franquicia Bond seguía siendo sólida más de cinco décadas después de que Connery la iniciara. Las películas generosamente producidas, repletas de artilugios de alta tecnología y efectos espectaculares, rompieron récords de taquilla y recaudaron cientos de millones de dólares.

Después del gran éxito de “Dr. No”, Connery siguió con más películas de Bond en rápida sucesión: “De Rusia con amor” (1963), “Goldfinger” (1964), “Thunderball” (1965) y “Sólo se vive dos veces” (1967).

Connery luego se preocupó por ser encasillado y decidió separarse. El actor australiano George Lazenby lo sucedió como Bond en “Al servicio secreto de Su Majestad” en 1969.

Pero sin Connery carecía de lo que el público quería y lo atrajeron de regreso en 1971 para “Los diamantes son para siempre” con tentaciones que incluían una parte de las ganancias, que dijo iría a un fideicomiso educativo escocés. Insistió en que sería su última vez como Bond.

Doce años más tarde, Connery regresó como 007 en “Nunca digas nunca jamás” (1983), una producción independiente que enfureció a su antiguo mentor, el productor Albert “Cubby” Broccoli.

Connery era un tipo muy diferente del personaje Bond de Fleming con su impecable trasfondo social, prefiriendo la cerveza a los cócteles de martini con vodka de Bond que eran “batidos, no revueltos”.

Pero la influencia de Connery ayudó a dar forma al personaje tanto en los libros como en las películas. Nunca intentó disfrazar su acento escocés, lo que llevó a Fleming a darle a Bond herencia escocesa en los libros que se publicaron después del debut de Connery.

El 25 de agosto pasado, Seth Rogovoy, en su Nota de editor en Forward, celebraba los 90 años de Sir Sean Connery y en honor a su papel más famoso como James Bond, hizo referenca a su historia judía secreta.

Es difícil imaginar a alguien menos judío – o más goy – , dijo, que James Bond: el de los martinis batidos no revueltos; el que se acuesta en serie con las rubias y rollizas “chicas Bond”; el que conduce el automóvil deportivo más reciente, más rápido y equipado con dispositivos. Puede que sea el héroe, pero no es un mensch*. El periódico británico Daily Mirror lo llamó recientemente “un ícono británico tan perdurable como la Familia Real y los Rolling Stones”.

Ian Fleming podría sorprenderse por los judíos que han hecho de James Bond un ícono.

De hecho, Bond fue la creación literaria del novelista Ian Fleming, un notorio derechista que, como muchos ingleses de su generación, llevaba su antisemitismo en la manga. Los libros de Fleming, a diferencia de las películas mucho más populares que generaron, ocasionalmente intercambian estereotipos judíos vulgares y odiosos, y siempre que un personaje parece judío, siempre es un villano.

Desde sus inicios hace más de medio siglo, desde el año 1962 “Dr. No” pasando por la película de 2012 “Skyfall”, los judíos han desempeñado un papel esencialmente creativo en la serie de películas de James Bond. En la serie se desarrolla un tema de negocios de gemas de inspiración judía, cuyos títulos incluyen “Goldfinger” y “Los Diamantes son para siempre”. Fleming basó el personaje principal de “Goldfinger”, que es la némesis de Bond, en Ernö Goldfinger, el arquitecto modernista de origen húngaro de la vida real e izquierdista que era vecino de Fleming en Hampstead. Fleming invirtió su Goldfinger, rebautizado Auric (que significa “oro” en latín), con una obsesión por el poder. La película “Goldfinger” elude los orígenes judíos del personaje, que en el original de Fleming son objeto de cierta consideración. Irónicamente, el actor alemán Gert Fröbe que interpretó a Goldfinger en la película, había sido miembro del Partido Nazi durante la Segunda Guerra Mundial.

Hollywood, un lugar más amigable y propicio para la participación judía que el universo de Fleming, ficticio o no, ha tenido muchas contribuciones judías, o de personas que de hecho eran judías, al personaje de James Bond.

Ken Adam, también conocido como Sir Kenneth Adam, OBE, fue el diseñador de producción de todas las películas clásicas de Bond de los sesenta y setenta, de “Dr. No” en 1962 a “Moonraker” en 1979. Adam nació en Berlín en 1921; su padre y sus tíos fueron exitosos pañeros de alta costura, prominentes en la ciudad desde finales del siglo XIX. Adam y su familia se fueron a Inglaterra en 1934, después de que el acoso nazi los obligó a cerrar el negocio. Adam fue uno de los dos únicos ciudadanos alemanes que pilotaron aviones para la Royal Air Force en tiempos de guerra; si los alemanes lo hubieran capturado, podría haber sido ejecutado como traidor en lugar de mantenerlo como prisionero de guerra.

Irvin Kershner, cuyos créditos como director incluyen “El imperio contraataca” y la película para televisión “Raid on Entebbe” (por la que recibió una nominación al Emmy), y que interpretó el papel de Zebedeo, el padre de los apóstoles Santiago y Juan, en “La última tentación de Cristo” de Martin Scorsese, dirigió la película de Bond de 1983, “Nunca digas nunca jamás”, que marcó el regreso de Sean Connery al papel principal y convirtió a Kershner en la única persona que dirigió tanto una película de “Star Wars” como una de James Bond,  dos de las franquicias más exitosas de Hollywood. (Las películas de Bond son superadas solo por las películas de Harry Potter en ingresos totales).

Harry Saltzman, nacido Herschel Saltzman en Quebec, fue el proverbial rebelde que a los 15 años se escapó de casa y se unió al circo. Durante la Segunda Guerra Mundial sirvió en el ejército canadiense en Francia, donde conoció a su futura esposa, Jacqui, una inmigrante rumana, y comenzó su carrera como cazatalentos. Terminó trabajando como productor de teatro y luego de cine en Inglaterra a mediados de la década de 1950, y después de leer “Goldfinger” de Fleming en 1961, adquirió los derechos cinematográficos de las historias de Bond.

El amigo de Saltzman, el guionista Wolf Mankowitz, le presentó al estadounidense Albert R. Broccoli, que también quería hacer películas de James Bond. Juntos, Saltzman y Broccoli formaron Eon Productions, la compañía que hasta el día de hoy, todavía propiedad de los herederos de Broccoli (Broccoli compró Saltzman en 1975), produce las películas oficiales de Bond. Mankowitz, oriundo del East End de Londres, que era el corazón de la comunidad judía en ese momento, fue un escritor increíblemente prolífico y exitoso cuyos medios incluían teatro musical, novelas y guiones, uno de los cuales es el primer borrador de la primera película de Bond para Eon, “Dr. No”. Mankowitz supuestamente pidió que se eliminara su nombre de los créditos, por temor a que la película fuera un fracaso y dañara su reputación. Irónicamente, la publicación de archivos de seguridad en 2010 mostró que el MI5, el servicio de seguridad británico, sospechaba que Mankowitz era un espía soviético.

La versión cinematográfica de 1967 de “Casino Royale”, basada en la primera novela de Bond de Fleming, es una de las únicas no producidas por Eon, aunque Mankowitz participó en la escritura del guión, al igual que los otros escritores judíos Ben Hecht, Joseph Heller y Billy Wilder (junto con Terry Southern, John Huston y Val Guest). La parodia contó con los actores Woody Allen y Peter Sellers.

El guionista nacido en Nueva York Richard Maibaum, que ya trabajó para Broccoli antes de que éste comenzara a producir la serie Bond, escribió la mayoría de las películas clásicas de Bond. Maibaum comenzó su carrera como escritor en Nueva York como dramaturgo, y su trabajo incluyó la obra de teatro anti-linchamiento “The Tree” y “Birthright”, un drama anti-nazi. Maibaum contribuyó a todas las películas de Bond menos tres, comenzando con “Dr. No” y pasando por “Licencia para matar”, en 1989. Más que nadie, quizás incluso Fleming, se puede decir que Maibaum creó y sostuvo el icono mítico de Bond. Mensch o no, Bond ha demostrado ser una figura perdurable durante los últimos 50 años, una imagen que ha sido moldeada, empujada y refinada, en gran medida por judíos, mucho más allá de lo que Fleming podría haber imaginado o, de hecho, haber querido.


Fuente: ©EnlaceJudío

Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario