¿Qué pueden esperar Israel, los palestinos e Irán tras las elecciones?

En su artículo del Jerusalem Post, Tovah Lazaroff habla de la incertidumbre que deja la falta de claridad en el resultado de las elecciones entre Trump y Biden que, en su opinión, deja a Israel, la Autoridad Palestina e Irán en la cuerda floja.

La amenaza del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, de dirigirse a la Corte Suprema por un presunto fraude electoral cuando reclamó la victoria el martes por la noche crea caos en Oriente Medio debido a la carrera presidencial que dejó a ambos candidatos seguros de haber ganado un día completo después del cierre de las urnas.

Es un nivel inusual de incertidumbre para un sistema electoral que en su mayoría proporciona una transferencia de poder sin problemas, pero la división entre Trump y el candidato presidencial demócrata Joe Biden en política exterior es tan marcada que la repentina ausencia de un liderazgo claro, debido a una batalla legal prolongada en Estados Unidos, congela ciertas iniciativas y deja otras en la incertidumbre.

El lunes, Trump habló con toda la autoridad y el peso del gobierno de Estados Unidos detrás de él. Cuarenta y ocho horas después, un signo de interrogación se cernió sobre cualquier acción que hubiera tomado y pudiera tomar, hasta que su victoria quedara grabada en piedra, ya sea por un recuento claro de votos victoriosos o por un veredicto judicial. Si los números afirman a Biden, Trump estaría en modo de cuenta regresiva hasta el final de su mandato, habiendo perdido días críticos en una batalla de liderazgo.

Estos cinco temas sentirán el impacto del caos electoral y sus secuelas.

1. Irán, Irán, Irán

El presidente iraní, Hassan Rouhani, podría haber hecho caso omiso de la importancia de las elecciones estadounidenses para su país, pero su conflicto con Estados Unidos es uno de los escenarios donde los votantes de Wisconsin y Michigan han arrojado una larga sombra.

La confusión sobre las elecciones estadounidenses dará a Rouhani un breve respiro, ya que la falta de autoridad de la administración Trump debilita los esfuerzos estadounidenses para galvanizar a las fuerzas regionales e internacionales contra su régimen.

Estados Unidos ya estaba aislado en su batalla para restablecer las sanciones internacionales contra Irán, incluido un impulso para restablecer el embargo de armas en su contra que expiró el 18 de octubre. Ahora será casi imposible liderar una iniciativa de este tipo a menos que sea una con amplia cobertura internacional y consenso bipartidista, algo que ya ha faltado. Irán no tendría por el momento ningún incentivo para detener su programa nuclear y balístico hasta que sea seguro que Trump afianzó otros cuatros años en la presidencia.

Esto es particularmente probable dado que ya está claro que una victoria de Biden diezmaría la política de la administración Trump sobre Irán y probablemente restablecería la de la administración Obama, que negoció un acuerdo en 2015 para frenar el programa nuclear de Teherán.

Trump retiró a Estados Unidos de ese acuerdo, conocido como el Plan de Acción Integral Conjunto, entre Irán y las seis potencias mundiales, pero las cortinas ya han comenzado a bajar en su estrategia de Irán, a menos que Trump realmente haya ganado.

Una victoria de Trump permitiría un frente conjunto estadounidense-israelí continuo contra la agresión regional iraní, su programa de misiles balísticos y su desarrollo de armas nucleares. Daría tiempo para que las sanciones contra Irán fueran efectivas y para que Estados Unidos continuara sus intentos de restablecer las sanciones internacionales contra Irán.

Habría tiempo para solidificar y mejorar la nueva alianza regional de Israel y los estados del Golfo que se está formando contra Irán. Más significativamente, el espectro de cuatro años más de Trump, sin respiro, podría hacer que Irán considere ceder a la solicitud de Estados Unidos de negociar un nuevo acuerdo que aborde los problemas del documento de 2015.

2. Tratos de normalización árabe-israelí y mudanzas de la Embajada de Jerusalén

Durante la última semana, tanto la República Dominicana como Malaui hablaron de trasladar sus embajadas a Jerusalén. Durante los últimos meses, Estados Unidos negoció florecientes acuerdos de normalización con los Emiratos Árabes Unidos, Baréin y Sudán. Todos esos esfuerzos continúan. Pero es poco probable que los acuerdos adicionales prometidos por Estados Unidos sigan adelante hasta que se vea claridad en las elecciones estadounidenses. Si Biden gana, es probable que haya una pausa en los acuerdos futuros, hasta que asuma el cargo en enero, y luego otra pausa a medida que su administración se estabilice a toda velocidad. Los acuerdos de normalización árabe-israelíes son una de las pocas áreas en las que Biden está de acuerdo con Trump. Pero aunque no tiene planes de trasladar la embajada de Estados Unidos fuera de Jerusalén, no se espera que haga campaña como lo hizo Trump para que otros países reubiquen sus embajadas.

3. Es probable que los colonos vean este período como una oportunidad

Uno de los pocos grupos que ve oportunidades en este período de incertidumbre es la derecha israelí y la comunidad de colonos. En ausencia de una autoridad clara de la administración Trump y antes de aclarar quién será el presidente, es probable que quieran aprovechar el momento para avanzar en la actividad de asentamientos. En particular, buscarán legalizar unos 100 puestos de avanzada en Judea y Samaria, en lugar de la prometida anexión que fue suspendida. Querrán hacerlo con la certeza de que si Biden gana la Casa Blanca, tal paso podría ser imposible. También les preocuparía que una segunda administración de Trump no brinde tanto apoyo como la primera en lo que respecta a la expansión de asentamientos.

4. ¿Puede la Autoridad Palestina sobrevivir otros cuatro años de Trump?

La Autoridad Palestina podría ser condenada o salvada por el vencedor en estas elecciones estadounidense. Si el vencedor es Biden, entonces cuanto antes lo sepa la Autoridad Palestina, más probable es que la noticia sea como una inyección de esperanza que la energizaría hasta que su administración esté en funcionamiento.

La Autoridad Palestina, en particular su anciano presidente, Mahmoud Abbas, tiene más que perder con otros cuatro años de Trump. Abbas celebrará su 85 cumpleaños el 15 de noviembre y ya ha sufrido problemas de salud. Su legado final como líder palestino, por lo tanto, es más probable que sea esta presidencia estadounidense la que lo defina de una forma u otra.

La Autoridad Palestina ha llegado a este momento como sobrevivientes de un naufragio, aferrándose a la madera flotante en el océano, a punto de hundirse, con la esperanza de un rescate de Biden. Durante su mandato, Trump aisló políticamente a los palestinos de algunos de sus aliados árabes clave y los privó de 500 millones de dólares anuales en apoyo financiero para presionarlos a aceptar su visión de dos estados a fin de resolver el conflicto palestino-israelí, que les daba solo el 70% de Judea y Samaria y solo un pequeño punto de apoyo en las afueras de Jerusalén. Es un acuerdo políticamente suicida para un liderazgo que ya siente que sus demandas de toda Judea y Samaria y la mitad de Jerusalén son una posición de compromiso.

La Autoridad Palestina rompió sus lazos con EE. UU. cuando la administración Trump cerró tanto la oficina de la OLP en Washington como el consulado de EE.UU en Jerusalén Este. Ambas oficinas sirvieron de enlace entre Washington y los palestinos.

La crisis se intensificó cuando la Autoridad Palestina cortó la coordinación de seguridad con Israel y se negó a aceptar los ingresos fiscales que Israel ha recaudado en su nombre para protestar por posibles movimientos de anexión israelí y sus acuerdos de normalización con los estados árabes. La ausencia de fondos, la caída del turismo y las donaciones extranjeras, junto con la pandemia COVID-19, han creado una crisis fiscal que amenaza con el colapso de la Autoridad Palestina.

Se espera que una presidencia de Biden restaure la financiación estadounidense a la Autoridad Palestina, reviva los lazos diplomáticos y dé una nueva oportunidad a la vida política, justo cuando estaba al borde de la irrelevancia. Como gesto hacia Biden, se podría esperar que la Autoridad Palestina restablezca los lazos de seguridad con Israel.

Abbas ha mantenido la esperanza de que Biden ayude a los palestinos a llegar a una resolución de dos estados al conflicto basada en las líneas anteriores a 1967, permitiéndole así lograr su objetivo de toda la vida. Los llamamientos a las Naciones Unidas y a la comunidad internacional, en particular a Europa, le han valido poco más que palabras.

Abbas a menudo ha protestado contra los movimientos de la administración israelí y Trump amenazando con disolver la Autoridad Palestina. Pero a menos que se le ofrezca un salvavidas externo, una presidencia de Trump le ofrece a la Autoridad Palestina una dura elección entre el colapso o sentarse a negociar un acuerdo suicida.

5. El destino político de Netanyahu

El sistema político israelí ha estado en un patrón de espera, esperando ver si Trump o Biden ganan la Casa Blanca, para poder determinar si se dirige a las elecciones. El caos electoral estadounidense extiende ese estado de limbo.

El retraso es una declaración sobre hasta qué punto se cree que una victoria de Trump daría un impulso político al primer ministro Benjamin Netanyahu. Los estrechos vínculos entre los dos hombres han sido uno de los cimientos centrales del poder del primer ministro de Netanyahu y dificultan que sus rivales políticos argumenten que pueden servir mejor al pueblo israelí cuando se trata de este campo. Una victoria de Trump podría literalmente convencer a los oponentes israelíes de Netanyahu de que se abstengan de tomar medidas que podrían conducir a lo que sería la cuarta contienda electoral de Israel en menos de tres años.

En realidad, Netanyahu ganó tres elecciones durante el mandato del expresidente estadounidense Barack Obama. Dos de esos triunfos se lograron a pesar de la tensa relación de Netanyahu con Obama. Más concretamente, Netanyahu basó sus campañas en su capacidad para mantenerse firme contra Obama, particularmente contra Irán.

Netanyahu tiene una relación muy sólida con Biden. Los dos hombres se conocen desde hace casi cuatro décadas y, como tal, Netanyahu no tiene que darle a la administración de Biden el mismo período de gracia que otro líder israelí tendría que concederle.

Netanyahu, de alguna manera, es más libre de oponerse a Biden que sus rivales israelíes.

Aún así, esos rivales sostienen que una victoria de Biden les facilitaría la campaña contra Netanyahu, particularmente aquellos que son más centristas y cuyas posturas filosóficas están más alineadas con Biden. Entonces, una victoria de Trump podría evitar nuevas elecciones, mientras que una victoria de Biden podría asegurar una nueva ronda de caos electoral israelí.


Fuente: ©EnlaceJudío

Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario