Túnel de ataque desde Gaza descubierto en octubre era el más profundo

 El túnel de Hamas que se extendía varios metros hacia Israel y fue descubierto por las FDI el mes pasado cerca del bosque de Kissufim fue el túnel más profundo jamás excavado.

Aunque los militares no están seguros de cuál era su propósito, creen que estaba destinado a probar la barrera subterránea o a ser utilizado para una incursión transfronteriza del grupo terrorista, aunque no necesariamente para secuestrar tropas o civiles israelíes.

Sólo se excavó recientemente y no fue uno de los 20 túneles de terror utilizados por Hamas y la Jihad Islámica y destruidos por las FDI desde el final de la última guerra entre Israel y Hamas en 2014.


El túnel que se inició en la ciudad de Khan Younis, en Gaza, se encontró después de haber sido notificado por el nuevo sistema de barrera subterránea y por el ruido de las excavaciones que escucharon las mujeres soldado de la División de Gaza, a quienes se les encargó la tarea de identificar esos sonidos.

Al igual que otros túneles de ataque construidos por el grupo, el túnel estaba dotado de placas de hormigón en forma de arcos y, debido a la profundidad que alcanzaba, también tenía un sistema mejorado de oxígeno y ventilación.

Tenía unos dos kilómetros de largo y aunque los militares sellaron parte del túnel, pretenden utilizar la ruta restante para llevar a cabo una serie de experimentos contra los túneles del terror.

El descubrimiento del túnel ha animado a los militares en cuanto al éxito de su barrera subterránea de 60 kilómetros de longitud, que tiene un sistema de sensores avanzados y dispositivos de vigilancia para detectar túneles y se combina con una valla de 6 m. de altura sobre el suelo.

La construcción de la barrera comenzó en 2017 y se espera que esté terminada para marzo de 2020.

Los intentos de infiltración son comunes a lo largo de la frontera, y muchos gazatíes buscan ser arrestados por las tropas de las FDI en lugar de permanecer en la Franja, que está al borde de una catástrofe humanitaria, con graves crisis económicas, sociales y de infraestructura que no hacen sino empeorar mientras la organización terrorista Hamas controla el territorio.

En 2018 unos 702 palestinos de la Franja se infiltraron en Israel y fueron detenidos, al año siguiente hubo 397 infiltraciones y sólo 56 en el último año. La marcada disminución de la infiltración se asocia con el fin de las manifestaciones islamistas apodadas “Gran Marcha del Retorno”, así como con la pandemia de coronavirus.

Además de la barrera subterránea destinada a detener los túneles de ataque transfronterizos, las FDI también están implementando el concepto de “Frontera Inteligente”.

Se aplicará en primer lugar a lo largo de un tramo de 6 km en la parte norte del enclave costero, con una combinación de inteligencia artificial, sensores y aviones teledirigidos capaces de detectar cambios en el terreno o movimientos sospechosos, así como camiones teledirigidos con ametralladoras que pueden neutralizar las amenazas.

El concepto de una frontera inteligente y multidimensional que se basa en la tecnología y la inteligencia junto con las fuerzas de combate, permitiría a las FDI reorganizar la configuración de las tropas, aumentando así la protección de las fuerzas y elevando la letalidad operacional.

En caso de que tenga éxito, el concepto se extenderá a lo largo de toda la frontera.

Desde que comenzaron los intentos masivos de invasión de la “Gran Marcha del Retorno” en 2018, se han producido en la Franja varias rondas de enfrentamientos violentos entre el ejército israelí y los grupos terroristas. En las rondas de violencia se han disparado cientos de cohetes hacia Israel: 912 en 2018, 1070 en 2019 y 206 en 2020.

Todos ellos terminaron sin ninguna solución tangible, lo que llevó a las FDI a cambiar su concepto hacia un nuevo enfoque llamado “Viento del Sur” que utilizaría inteligencia y potencia de fuego de mayor calidad para acortar la duración de la operación.

Durante unas 50 horas de combate durante la operación, más de 400 cohetes fueron disparados por el grupo terrorista apoyado por Irán, el 90% disparados hacia zonas residenciales, pero fueron interceptados por la Cúpula de Hierro. Unos 25 operativos de la Jihad Islámica que participaron en el lanzamiento de cohetes y en otros ataques terroristas más complejos contra Israel resultaron muertos y unos 100 objetivos pertenecientes al grupo fueron alcanzados por Israel.

Temprano en la mañana del domingo, un año después del asesinato selectivo del líder de la Jihad Islámica, al-Ata, se dispararon dos cohetes desde la Franja hacia el centro de Israel. Aunque el momento fue sospechoso, las FDI creen que los dos cohetes, pertenecientes a Hamas, fueron disparados después de que un rayo golpeara un panel eléctrico que estaba conectado a un lanzador subterráneo en un campo cerca del barrio de Sajaiya.

En los días anteriores al lanzamiento, Hamas y la Jihad Islámica Palestina se esforzaron por impedir que los agentes lanzaran cohetes para conmemorar el aniversario, realizando detenciones preventivas y patrullando las zonas de lanzamiento.

Hamas entiende que Israel no tiene intención de ocupar Gaza y actúa para impedir que los agentes de los grupos terroristas y los actores solitarios lleven a cabo ataques que rompan el tenso entendimiento con Israel.

Con la pandemia causando estragos en el enclave bloqueado, Hamas no está de humor para un conflicto con Israel. Aunque el grupo pudo hacer frente eficazmente al virus durante la primera oleada, 51 habitantes de Gaza han muerto oficialmente a causa del coronavirus y miles más han sido infectados.

Las FDI estiman que el número real de muertes es mucho mayor y esperan que los próximos meses sean un desafío importante para Hamas.

A pesar de la relativa tranquilidad en el sur, el ejército sabe que la próxima ronda de violencia está siempre a la vuelta de la esquina y tiene sus planes operativos listos en caso de que se necesiten.


Fuente: The Jerusalem Post

Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario