Alemania eliminará cambios antisemitas hechos por los nazis en su alfabeto fonético

 Basándose en su antisemitismo y con el fin de erradicar toda la cultura y connotación judía de Alemania, los nazis decidieron deshacerse de los nombres de pila de este alfabeto que se consideraban derivados del hebreo.

Cuando se habla por teléfono, es común que la gente deletree cosas usando nombres o términos para aclarar la ortografía, para asegurarse de que la persona en el otro extremo entienda lo que se está diciendo.

Y con este fin, la humanidad inventó un alfabeto específico para esto. El alfabeto fonético, que se conoce como el alfabeto de la aviación o de la OTAN, se entiende en todo el mundo en todos los idiomas, y utiliza un conjunto específico de nombres y términos para representar las letras. Por ejemplo, A = Alfa, B = Bravo, C = Charlie y así sucesivamente.

Pero esta no es la única versión de un alfabeto fonético que ha existido, ya que la primera versión alemana se remonta a la guía telefónica de Berlín de 1890, en la que a cada letra se le asignaba un número. En 1905, los números fueron reemplazados por nombres. Mientras que sólo se hicieron cinco cambios en los años de la República de Weimar (Paul se convirtió en Paula en 1926, e Isidor se convirtió en Ida), se hicieron cambios más drásticos durante la Alemania Nazi, según la agencia de noticias alemana Deutsche Welle.

Basándose en su antisemitismo y con el fin de erradicar toda la cultura y connotación judía de Alemania, los nazis decidieron deshacerse de los nombres de pila de este alfabeto que se consideraban derivados del hebreo. En total, se cambiaron 14 nombres de este alfabeto.

Algunos de los nombres judíos eliminados por los nazis en 1934 fueron “Jacob” por la letra “J”; “Samuel” por la “S”; “David” por la “D”; “Albert” por la “A”; y “Zacarías” por la “Z”, que se convirtieron respectivamente en “Julio”, “Sigfrido”, “Dora”, “Antón” y “Zepelín”.

El nombre Nathan fue cambiado a Nordpol – Polo Norte – que representaba la raza maestra aria, según DW. Ypsilon – la palabra alemana para la letra “y” – fue cambiada a Ypres, famosa por ser la batalla donde los alemanes usaron por primera vez gas venenoso en la Primera Guerra Mundial.

Después de la Segunda Guerra Mundial, Ypres fue cambiada de nuevo a Ypsilon, pero el Nordpol sigue siendo usado en el alfabeto alemán hoy en día, informó DW.

Sin embargo, Michael Blume, a cargo de la lucha contra el antisemitismo en el estado de Baden-Württemberg, contactó con el Instituto Alemán de Normalización (DIN), encargado de actualizar el alfabeto, y les pidió que lo cambiaran, eliminando los cambios de la era nazi. Esto se hizo con el respaldo del Consejo Central de Judíos de Alemania.

En respuesta, el DIN accedió a diseñar nuevos términos para las letras problemáticas.

El presidente del Consejo Central de Judíos, Josef Schuster, dijo que acogía con satisfacción la iniciativa de Blume y que “ya era hora de que nos liberáramos del lenguaje de los nazis y sus vestigios”, informó The Guardian.

Pero el hecho de que se haya mantenido durante tanto tiempo, dijo Blume, es una prueba en sí misma de una “mentalidad antisemita y racista profundamente arraigada” en Alemania.

“Sólo con el cambio de nombre, Nathan a Nordpol, que todavía usamos hoy, se puede ver cuán profundamente en nuestro idioma y en nuestro pensamiento se ha filtrado esta idea nazi, sin que nadie la cuestione realmente”, dijo a la emisora Deutschlandfunk, informó The Guardian.

Se espera que el borrador del alfabeto que consiste en los nombres de las ciudades se despliegue en el otoño de 2021, y se espera que la reforma finalizada entre en vigor durante el tercer trimestre de 2022. Sin embargo, para preservar la memoria de la lista antisemita, el alfabeto nazi se presentará como un anexo de la nueva lista que se someterá a una consulta pública el año próximo.


Fuente: Jerusalem Post / Israel Noticias

Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario