Cinco científicos en diez años: Físicos nucleares de Irán son los principales objetivos

 Ser un científico nuclear en Irán es estar en peligro. Durante el último decenio, al menos cuatro han muerto en atentados con vehículos bomba y tiroteos, y varios otros fueron atacados, pero sobrevivieron a los ataques.

El viernes, el arquitecto del programa nuclear militar de Irán se unió a sus filas. Hombres armados mataron a tiros a Mohsen Fakhrizadeh en su coche en una emboscada en la ciudad de Absard, en las afueras de la capital Teherán.

Fakhrizadeh, un oficial del Cuerpo de Guardias Revolucionarios Islámicos de Irán (IRGC), ha sido conocido como uno de los físicos más célebres de Irán debido a su trabajo en el programa nuclear del país, el Proyecto 111.

Cuando su colega, Majid Shahriari, fue asesinado en 2010, las Naciones Unidas describieron a Fakhrizadeh como un líder en el esfuerzo de Teherán por adquirir una ojiva nuclear.

Los detalles del ataque del viernes siguen sin estar claros, pero Hossein Salami, jefe de la Guardia Republicana del país, ha acusado a quienes atacaron a Fakhrizadeh de trabajar para bloquear el acceso de Irán “a la ciencia moderna”.

Desde la Segunda Guerra Mundial hasta la Guerra Fría, se sabe que los físicos e ingenieros han cambiado el rumbo de las capacidades militares, convirtiéndolas en objetivos principales.

Irán ha culpado a Israel y a los Estados Unidos de los asesinatos cometidos en el pasado contra sus científicos, pero ambos países han negado su participación.

Masoud Alimohammadi

Masoud Alimohammadi, profesor de física de partículas en la Universidad de Teherán, murió en enero de 2010 a causa de una aparente bomba a control remoto que había sido fijada a su motocicleta.

En ese momento, tanto las autoridades gubernamentales iraníes como sus colegas universitarios juraron que Alimohammadi, calificado de “apolítico”, no tenía nada que ver con el programa nuclear del país.

“Era un profesor muy conocido, pero no era políticamente activo”, se citó a Ali Moghari, director del departamento de ciencias de la Universidad de Teherán, en ese momento.

Sin embargo, el año anterior a su asesinato, Alimohammadi había firmado una carta – junto con cientos de otros – expresando su apoyo al principal candidato de la oposición, el ex Primer Ministro Mir Hussein Musaví, en las elecciones presidenciales de ese año.

Aun así, tras su muerte, las autoridades iraníes tildaron a Alimohammadi de lealista al gobierno y detuvieron a varios sospechosos de su asesinato, acusándolos de trabajar para el servicio de inteligencia israelí.

Majid Shahriari

Once meses más tarde, Majid Shahriari, un científico que dirigía un “proyecto importante” para la Organización de Energía Atómica (OEA) del país, también fue asesinado.

Según se informa, un conductor de motocicleta se acercó al coche de Shahriari y colocó una bomba, matándolo en la explosión. Su esposa y el conductor resultaron heridos, pero sobrevivieron.

El entonces presidente Mahmoud Ahmadinejad había dicho que el ataque era “sin duda alguna la mano del régimen sionista” y de los gobiernos occidentales. Tanto EE.UU. como Israel negaron su participación.

Su colega, Fereydoon Abbasi, había sido herido en un ataque similar el mismo día, pero sobrevivió después de ser llevado al hospital. Abbasi era el jefe de la OEA en ese momento y fue sancionado por el Consejo de Seguridad de la ONU.

La ONU había descrito a Abbasi como un científico de alto nivel en el Ministerio de Defensa que había estado “trabajando estrechamente” con Fakhrizadeh.

Mientras tanto, el programa nuclear de Irán había sido objeto de ciberataques. En ese momento, Ahmadinejad admitió que los ataques habían logrado “crear problemas para un número limitado de… centrífugas con el software”.

Darioush Rezaeinejad

Darioush Rezaeinejad se convirtió en el próximo científico iraní que tuvo un destino sangriento en julio de 2011. Dos pistoleros en motocicleta dispararon mortalmente a Rezaeinejad un sábado por la tarde, hiriendo a su esposa en el ataque.

Se cree que un estudiante de doctorado de la Universidad Khajeh Nasroldeen Toosi, Rezaeinejad, estaba trabajando en un detonador nuclear y, según informes israelíes, se le había visto entrar con frecuencia en un laboratorio nuclear en el norte de Teherán.

Las autoridades iraníes refutaron esa inteligencia, pintando a Rezaeinejad como nada más que un académico.

“El estudiante asesinado no participaba en proyectos nucleares y no tenía ninguna conexión con la cuestión nuclear”, se citó al ministro de inteligencia iraní Heidar Moslehi en ese momento.

Irán ha negado durante mucho tiempo cualquier intención de construir una bomba nuclear, pero las potencias occidentales han insistido en sus intenciones de hacerlo. Las tensiones en 2011 han ido en aumento, ya que EE.UU., Israel y la Unión Europea temen que el país esté cerca de tener éxito en sus supuestos intentos de acceder a material fisionable.

Mostafa Ahmadi Roshan

Menos de un año después, en enero de 2012, Mostafa Ahmadi Roshan se convirtió en el siguiente objetivo de asesinato.

Otro motociclista fue utilizado en el asesinato de Roshan, subiendo a su coche y colocando una bomba magnética que mató al científico y a su conductor.

Roshan era profesor en una universidad técnica de Teherán y supervisor de departamento en la planta de enriquecimiento de uranio de Natanz.

Su muerte se produjo una semana después de que el principal funcionario nuclear de Irán anunciara que estaba a punto de iniciar la producción en su segunda gran planta de enriquecimiento de uranio.

Dos meses antes, el organismo de control nuclear de las Naciones Unidas había publicado un informe en el que se alegaba que los científicos iraníes estaban realizando esfuerzos secretos y continuos para construir un arma nuclear.

La OEA emitió una declaración advirtiendo que “el atroz acto de Estados Unidos e Israel no cambiará el curso de la nación iraní”.

Estados Unidos condenó el asesinato y negó cualquier responsabilidad, mientras que el portavoz militar de Israel publicó una especie de negación sin negación en una declaración en Facebook.

“No sé quién se vengó del científico iraní”, escribió el general de brigada Yoav Mordechai. “Pero definitivamente no voy a derramar ni una lágrima”.

En la era Trump

Ese año, se iniciaron serias conversaciones nucleares entre Irán y seis potencias mundiales conocidas como el P5+1 (China, Francia, Alemania, Rusia, el Reino Unido y los Estados Unidos).

Los asesinatos se detuvieron y las negociaciones, que habían sido esporádicas en años anteriores, estaban cobrando fuerza. En junio de 2013, Hasan Rouhani, un ex negociador nuclear, se convirtió en presidente de Irán.

En septiembre, el líder recién entrado en funciones participó en una llamada telefónica con el entonces presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, lo que marcó las conversaciones de más alto nivel entre Irán y los Estados Unidos desde 1979.

En cuatro meses, partes del acuerdo nuclear se habían implementado, y para julio de 2015, Irán y el P5+1 anunciaron un acuerdo integral conocido como el Plan de Acción Integral Conjunto (JCPOA).

El 8 de mayo de 2018, el Presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, se retiró del acuerdo nuclear multilateral, restableciendo una serie de sanciones paralizantes contra el país.

Cuando el Irán no consiguió el suficiente apoyo europeo para presionar a los Estados Unidos contra su creciente campaña de sanciones de “máxima presión”, comenzó a incumplir los términos del acuerdo, reiniciando parte de su programa de enriquecimiento nuclear clausurado.

Las tensiones entre EE.UU. e Irán se han calentado desde entonces, llegando en varias ocasiones a lo que muchos observaron como “el borde de la guerra”, en particular cuando la administración Trump ordenó el asesinato del alto general iraní Qassem Soleimani en enero.

El aparente presidente electo Joe Biden, que trabajó en las negociaciones de la era de Obama, ha expresado su voluntad de reiniciar las conversaciones con Irán, pero ha aumentado la preocupación por los planes del presidente saliente para Irán y sus instalaciones de enriquecimiento de uranio durante sus posibles últimas semanas.


Fuente: Israel Noticias

Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario