Histórico: las escuelas de Marruecos enseñarán historia y cultura judías

 La historia y la cultura judías en Marruecos pronto formarán parte del plan de estudios escolar, una “novedad” en la región y en el país del norte de África, donde el Islam es la religión del estado.

POR KAOUTHAR OUDRHIRI

La decisión “tiene el impacto de un tsunami”, dijo Serge Berdugo, secretario general del Consejo de Comunidades Judías de Marruecos.

Es “una novedad en el mundo árabe”, dijo a la AFP desde Casablanca.

Durante años, aunque el reino no tenía relación oficial con Israel, miles de judíos de origen marroquí visitaron la tierra de sus antepasados, para celebrar fiestas religiosas o realizar peregrinaciones, incluso desde Israel.

Pero esta semana Marruecos se convirtió en la cuarta nación árabe desde agosto en anunciar un acuerdo negociado por Estados Unidos para normalizar las relaciones con Israel, después de los Emiratos Árabes Unidos, Baréin y Sudán, informó The Times of Israel.

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, dijo que las oficinas de enlace se reabrirían en Tel Aviv y Rabat, que Marruecos cerró en 2000 al comienzo de la Segunda Intifada, y que se establecerían relaciones diplomáticas plenas “lo más rápido posible”.

Marruecos confirmó el acuerdo y dijo que el rey Mohammed VI le había dicho al presidente saliente de Estados Unidos, Donald Trump, que su país había acordado establecer relaciones diplomáticas con Israel “con un retraso mínimo”.

La decisión de agregar la historia y la cultura judía a las lecciones se lanzó discretamente antes de que se anunciara el acuerdo diplomático.

Como parte de una renovación en curso del plan de estudios escolar de Marruecos desde 2014, las lecciones se incluirán a partir del próximo trimestre para los niños en su último año de escuela primaria, de 11 años, dijo el Ministerio de Educación.

La medida tiene como objetivo “resaltar la identidad diversa de Marruecos”, según Fouad Chafiqi, jefe de programas académicos del ministerio.

La comunidad judía de Marruecos ha estado presente desde la antigüedad y creció a lo largo de los siglos, particularmente con la llegada de judíos expulsados ​​de España por los reyes católicos después de 1492.

A finales de la década de 1940, los judíos marroquíes sumaban alrededor de 250.000, un 10 por ciento de la población.

La gran mayoría se fue después de la creación del estado de Israel en 1948, y la comunidad ahora cuenta con alrededor de 3.000, siendo la más grande del norte de África.

La presencia judía en la cultura marroquí aparece ahora en el plan de estudios de educación social de nivel primario, en una sección dedicada al sultán Sidi Mohammed Ben Abdellah, conocido como Mohammed III.

El gobernante alauita del siglo XVIII eligió el puerto de Mogador y su fortaleza, construida por colonos portugueses, para establecer la ciudad costera de Essaouira.

Bajo su liderazgo, el centro diplomático y comercial se convirtió en la única ciudad en el mundo islámico con una población mayoritaria judía, y en un momento tenía 37 sinagogas.

“Si bien hubo una presencia judía en Marruecos antes del siglo XVIII, los únicos registros históricos confiables se remontan a esa época”, dijo Chafiqi.

Dos asociaciones judías con sede en EE. UU., la Federación Sefardí Estadounidense (ASF) y la Conferencia de Presidentes de las principales organizaciones judías estadounidenses (COP), dijeron que “trabajaron en estrecha colaboración con el Reino de Marruecos y la comunidad judía marroquí” en el tema de la reforma académica.

“Asegurar que los estudiantes marroquíes aprendan sobre la totalidad de su orgullosa historia de tolerancia, incluido el filo-semitismo de Marruecos, es una vacuna contra el extremismo”, dijeron los líderes de las dos organizaciones en un comunicado publicado en Twitter el mes pasado.

También en noviembre, el ministro de Educación, Said Amzazi, y los responsables de dos asociaciones marroquíes firmaron un acuerdo de colaboración “para la promoción de los valores de tolerancia, diversidad y convivencia en escuelas y universidades”.

El acuerdo fue firmado simbólicamente en la “Casa de la Memoria” de Essaouira, que celebra la coexistencia histórica de las comunidades judía y musulmana de la ciudad.

Entre los presentes se encontraba Andre Azoulay, un miembro de la comunidad judía local que también es asesor del rey Mohammed VI.

El rey, el “Comandante de los Fieles” de Marruecos, ha impulsado un Islam tolerante que garantice la libertad de culto para judíos y cristianos extranjeros.

En septiembre de 2018, en una mesa redonda de la ONU, destacó el papel de la educación en la lucha contra el racismo y el antisemitismo.

Marruecos “nunca ha borrado su memoria judía”, dijo Zhor Rehihil, curador del Museo Judío Marroquí de Casablanca, el único de su tipo en la región.

El profesor de historia Mohammed Hatimi dijo que la introducción de la identidad judía en el programa educativo de Marruecos ayudaría a nutrir a “futuros ciudadanos conscientes de su herencia diversa”.

La medida también será parte de una revisión del plan de estudios de la escuela secundaria establecida para el próximo año, según Chafiqi del Ministerio de Educación.


Fuente: ©EnlaceJudío

Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario