La Janukia y la Esvástica

 


POR PROF. MARIO SINAY

Era la octava noche de Janucá en el poblado de Kiel en Alemania, donde vivían unos 500 judíos.

El Rabino Dr. Akiva Posner, Doctor en Filosofía de la Universidad Halle-Wittenberg, sirvió de 1924 a 1933 como el último rabino de la comunidad de Kiel, Alemania.

El rabino Akiva Posner estaba prendiendo la última vela de Janucá en su casa, frente a los cuarteles del partido Nazi en la ciudad, minutos antes de la entrada de Shabat. Ahí, en 1932, estaba la bandera nazi en una fría noche de diciembre, cuando la luz de la Janukiá desafiaba la oscuridad del odio. La esposa del rabino Posner, Rajel, corrió y tomó una foto de la Menorá frente al edificio nazi.

Luego, escribió en la parte de atrás de la foto: "Janucá, 5692. Muerte a Judea dice la bandera, Judea vivirá eternamente, contesta la luminaria".

El rabino Akiva Posner publicó una carta de protesta en la prensa local expresando su indignación por unos posters que habían aparecido en la ciudad que decían "Prohibida la entrada a Judíos".

Por su protesta, fue citado por el jefe de la sede local del partido nazi. El hecho se desarrolló bajo una fuerte vigilancia policial y fue informado por la prensa local. 1

Cuando la tensión y la violencia en la ciudad se intensificaron, el rabino respondió a las súplicas de su comunidad para huir con su esposa Rachel

y sus tres hijos y dirigirse a Eretz Israel. La familia Posner salió de Alemania en 1933 y llegó a Eretz Israel en 1934.

Pero, además, la familia del rabino fue clave para salvar la vida de cientos de judíos: Antes de su partida, el rabino Posner advirtio a su comunidad sobre las intenciones del régimen nazi y pudo convencer a muchos de sus feligreses de que también se fueran y, de hecho, la mayoría logró irse a Eretz Israel o los Estados Unidos.

Finalmente solo algunos pocos de los 500 judíos de la ciudad, murieron durante el Holocausto. Actualmente la foto y el candelabro original están exhibidos en el Museo del Holocausto de Yad Vashem en Jerusalén. Cada año el museo devuelve el candelabro a los descendientes del rabino que siguen usándola para cumplir con el precepto del encendido de las velas de Janucá. 2

La Janukia de Westerbork

En octubre de 1939, el gobierno holandés comenzó a concentrar a los refugiados judíos que habían huido de la Alemania nazi en el campo de Westerbork en el este de Holanda.

Durante el período de la ocupación nazi, Westerbork fue un campo de detención para judíos en los Países Bajos. Desde el verano de 1942 hasta septiembre de 1944, los alemanes deportaron a unos 100.000 judíos de Westerbork a campos de concentración y exterminio en Europa del Este.

Uno de los primeros en llegar a Westerbork fue Leo Blumensohn, nacido en Leipzig, que escapó a los Países Bajos después del pogromo de la Kristallnacht. Fue asignado a trabajos forzados en la construcción del propio campo.

A principios de 1940, arrestaron y enviaron a Westerbork a 60-70 adolescentes judíos que habían emigrado de Alemania. La mayoría de ellos procedían de hogares asimilados y pocos habían recibido una educación judía o sionista en casa.

Entre los prisioneros en Westerbork había maestros, rabinos y educadores informales, quienes establecieron una escuela y un movimiento juvenil para los niños y jóvenes.

En marzo de 1940, en medio de esta realidad de constantes deportaciones, Blumensohn estableció un movimiento juvenil religioso sionista, con el fin de dar dirección y contenido a estos jóvenes. Organizarían actividades y ceremonias en las fiestas judías, incluidas las ceremonias de encendido de velas en Januka.

Archivo fotográfico de Yad Vashem 1922/14

En la fotografía vemos al Madrij Leo Blumensohn encendiendo velas de Januka con niños y jóvenes en el campo. La fotografia fue tomada por Zelig Scheinowitz, en Januka de1940.

Zelig Scheinowitz un judío alemán que huyó de Leipzig, Alemania, a Holanda, pero fue deportado a Westerbork con su familia. Sobrevivio como panadero en el campo y fueron liberados en 1945 después de haber vivido en el campo durante cinco años.

La foto se conservó en dos copias. Leo Blumensohn se llevó una copia cuando fue deportado al gueto de Terezin. En septiembre de 1944 fue deportado a Auschwitz, donde perdió la copia. Desde allí, Blumensohn fue enviado al campo de trabajo de Gleiwitz. En enero de 1945, fue obligado a realizar una marcha de la muerte al campo de concentración de Blechhammer, donde fue liberado a fines de enero por el Ejército Rojo.

La segunda copia de la foto sobrevivió en Holanda. Después del Holocausto, Blumensohn regresó a los Países Bajos y recuperó la foto.

Dirigió un hogar para jóvenes sobrevivientes del Holocausto de Buchenwald y emigró a Eretz Israel (Palestina obligatoria) en 1947, llevándose la foto con él. 3

Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario