Los acontecimientos en Oriente Medio envían un mensaje a Biden

 Biden tiene que ser consciente de la determinación de Israel de frenar las aspiraciones nucleares de Irán en Oriente Medio a cualquier precio.

Si Israel está realmente detrás del asesinato de Mohsen Fakhrizadeh, jefe del programa nuclear militar de Irán, entonces la importancia de la operación habla de la relación de Irán con la administración de EE.UU. no menos que de los esfuerzos para socavar la capacidad nuclear de la república islámica.

Independientemente de que la administración del presidente electo de los Estados Unidos, Joe Biden, decida seguir los pasos del presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, en lo que se refiere a Irán, cualquier nuevo acuerdo nuclear que se elabore en Washington estará indudablemente influenciado por las consideraciones globales y regionales del nuevo presidente.

Biden tiene que ser consciente de la determinación de Israel de frenar las aspiraciones nucleares de Irán en Oriente Medio a cualquier precio. Estas aspiraciones representan una grave amenaza para Israel por primera vez desde junio de 1948.

La amenaza no es nuclear. Las armas nucleares y las tecnologías de misiles del Irán tienen por objeto dar al régimen inmunidad para dar respuestas firmes a sus movimientos convencionales o a los movimientos de sus representantes regionales.

El régimen pretende imponer su hegemonía en la región, utilizando su brutalidad y sofisticación y aprovechando la debilidad actual de los países árabes.

Si los islamistas radicales de Teherán aprovechan los vastos recursos económicos, estratégicos y religiosos de la región, Israel luchará por defender sus fronteras y Europa se enfrentará a un peligro inmediato y considerable.

Se trata de una amenaza de importancia mundial, que actualmente se está concretando en Irak, Siria, el Líbano y Yemen.

Si es necesario, Israel está dispuesto a utilizar la fuerza para evitar que se desarrolle este escenario. Hay que ser iluso para asumir que se puede prevenir sin aplicar presión económica y militar sobre Irán.

Si Washington y Teherán llegan a un acuerdo, no sería un buen presagio. El acuerdo de Irán en cualquier asunto sería una prueba concluyente de su éxito en engañar a la administración Biden. Tal acuerdo sería inquietantemente similar al Acuerdo de Munich de 1938 entre el dictador nazi Adolf Hitler y el entonces Primer Ministro británico Neville Chamberlain.

Israel ha estado tomando medidas preventivas contra el régimen iraní en los últimos años y, con el apoyo de la administración Trump, Israel ha logrado casi detener al régimen en su camino en Siria.

La mayoría de los países árabes saben muy bien que sólo Israel puede prevenir este escenario de pesadilla. Esta es la razón principal por la que los Estados del Golfo están buscando la normalización con Israel, aunque algunos todavía no han declarado tanto públicamente.

El momento del golpe a Fakhrizadeh tampoco fue accidental. Existe la preocupación de que Washington pueda volver a las políticas de Obama y acercar a Irán a los objetivos nucleares que representan una amenaza existencial para Israel y los países árabes vecinos.

Todos recordamos la última vez que un presidente estadounidense se equivocó gravemente a la hora de tratar con un radical de Oriente Medio que ponía en peligro a todos sus países vecinos: La insensatez del Presidente de EE.UU. Dwight Eisenhower al tratar con el Presidente egipcio Gamal Abdel Nasser que llevó a que los cuerpos de los líderes del régimen pro-americano fueran arrastrados por las calles de Bagdad. El Rey Hussein de Jordania escapó por poco gracias a los paracaidistas británicos. Los comandos británicos desembarcaron cerca de Beirut para salvar al entonces presidente libanés Camille Chamoun, y toda la región se vio sumida en una guerra de 15 años.

El asesinato de Fakhrizadeh, junto con los Acuerdos de Abraham, es un recordatorio para la administración Biden de que la coalición pro-estadounidense en Oriente Medio está decidida a luchar contra Irán. Esta coalición puede contribuir a la estabilidad regional, siempre que los EE.UU. rechacen el legado fallido de Obama.

Obama no entendía las fuerzas regionales. Sumergió a Egipto en un completo desastre al apoyar a la Hermandad Musulmana y desperdició los recursos de la superpotencia en el fallido y desconcertante enfoque de la cuestión palestina.

EE.UU. busca desconectarse de la participación directa en el Oriente Medio y centrarse en Asia. Para que se retire de manera responsable, debe hacerlo mientras estabiliza la región. Los EE.UU. deben cultivar una profunda asociación con Israel y los Estados del Golfo.

Esa asociación no puede basarse en la indiferencia de los Estados Unidos hacia las necesidades vitales de sus aliados y en una coalición irresponsable y peligrosa con los enemigos del Estado judío y los regímenes árabes.

Que esto sea un recordatorio para Biden.


Artículo de Dan Schueftan en Israel Hayom

Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario