Cómo manejan las FDI las diferentes amenazas a Israel

 Esta fue una semana llena de acontecimientos para las FDI.

Temprano en la mañana del miércoles hubo reportes de un ataque masivo atribuido a Israel cerca de Al Bukamal y Deir al-Zor en el este de Siria. Unos 60 sirios e iraníes murieron, y los cuarteles generales y los recintos logísticos que servían a Irán y sus milicias fueron destruidos, según los informes.

El propósito de estos ataques era bloquear los renovados esfuerzos de Irán por atrincherarse a lo largo de la frontera sirio-iraquí.

Otro propósito era señalar a la administración americana entrante – que tomará posesión el miércoles – que Israel no detendrá sus esfuerzos para luchar contra los intentos iraníes de acercarse a sus fronteras.

Este fue el último de los cuatro ataques atribuidos a Israel en menos de un mes, incluyendo en Maysaf, al-Zabadani y Al Kiswah.

En otro suceso ocurrido el miércoles al otro lado del país, las FDI atacaron un puesto vacío de Hamas en la Franja de Gaza en respuesta a los disparos de francotiradores contra una fuerza que operaba cerca de la frontera.

Las imágenes de estos ataques de las FDI hicieron que uno se preguntara: ¿cómo se puede disuadir a Hamas si esa es la respuesta israelí?

Además, ¿cómo es que cuando dos países soberanos están involucrados, en la mayoría de los casos, Israel se atreve a llevar a cabo ataques aéreos a gran escala, mientras que su respuesta al fuego vivo de una organización terrorista pequeña, pobre y apátrida es disparar a algunos objetivos vacíos?

La respuesta puede dividirse en dos: el contexto y el objetivo.

La comparación entre el frente del norte y el de Gaza es asimétrica. A diferencia de los incidentes a lo largo de la frontera septentrional, en los que las FDI piensan primero en cómo deben responder en una respuesta estratégica, en Gaza las fuerzas operan de acuerdo con las normas locales de combate: respuesta en tiempo real.

Cada movimiento realizado por Israel en el norte está muy calculado, y cada respuesta allí es estratégica y está destinada a servir a un propósito.

En el incidente de Gaza, el fuego de los tanques contra los puestos de Hamas fue una respuesta inmediata al fuego de los francotiradores.

Uno podría preguntarse: ¿por qué las FDI no envían sus aviones de combate para atacar objetivos reales en la Franja de Gaza? La respuesta está en los objetivos percibidos de las FDI.

El incidente del miércoles ocurrió durante una actividad rutinaria de las FDI a lo largo de la frontera, justo al oeste de la valla. Las FDI que operan en el área del perímetro son cruciales para mantener la seguridad de la valla y la frontera.

Sin embargo, las actividades de las FDI en el perímetro a menudo son cuestionadas por Hamas, que quiere afirmar su dominio en la zona. Lo que sucedió el miércoles fue que un francotirador oculto disparó a la ventana blindada de una excavadora blindada D9, pero no le dio a nadie.

Contrariamente a los incidentes habituales en los que las fuerzas de Hamas son visibles durante este tipo de actividades de las FDI, esta vez se cree que el francotirador oculto era parte de una actividad planificada.

Entonces, ¿por qué no le dio a nadie? Probablemente porque Hamas es disuadido con cautela, y sabe el precio que pagará si realmente daña a un soldado israelí.

Poniendo esto en contexto: no todos los gritos de atención de Hamas justifican una escalada.

Parece que tanto la FDI como Hamas entienden la ecuación de equilibrio y cómo funciona.

Durante casi dos años -entre marzo de 2018, cuando comenzaron los disturbios fronterizos de la «Gran Marcha del Retorno», y hasta diciembre de 2019- el perímetro fue escenario de disturbios y protestas violentas, que limitaron la capacidad de las FDI para operar dentro de la frontera de Gaza.

Hoy en día, las FDI pueden operar allí varias veces a la semana – y ese es el objetivo de esta ecuación.


Fuente: The Jerusalem Post / Israel Noticias

Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario