Es imperativo que Israel abra líneas de comunicación con la administración Biden

 A medida que la nueva administración de Biden va tomando forma, los líderes de Israel han sido en los últimos días francos en sus advertencias sobre Irán y su búsqueda de armas nucleares, insinuando posibles ataques militares si la República Islámica continúa su camino hacia la nuclearización.

En lo que puede considerarse un claro mensaje a Estados Unidos, el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu advirtió esta semana que Israel “no permitirá que Irán se arme con armas nucleares”.

Y en lo que probablemente fue un movimiento coordinado con la oficina del Primer Ministro, el Jefe del Estado Mayor de las Fuerzas de Defensa de Israel, Aviv Kochavi, dijo que había ordenado la preparación de planes para atacar a Irán a fin de impedir que obtenga un arma nuclear. También instó a la administración Biden a no volver a unirse o renegociar el acuerdo de 2015.

Yaakov Amidror, investigador principal del Instituto de Estudios Estratégicos de Jerusalem (JISS) y ex asesor de seguridad nacional israelí, dijo que es imperativo que Israel abra líneas de comunicación con la administración Biden para que ambas partes entiendan los objetivos y las líneas rojas de la otra.

“La cuestión más urgente e importante para Israel es Irán”, dijo. “Es importante que Israel entienda lo que los estadounidenses tienen en mente”.

De hecho, el 27 de enero, el ministro de Asuntos Exteriores israelí, Gabi Ashkenazi, habló con su homólogo, el secretario de Estado estadounidense, Tony Blinken, y antes, el 23 de enero, el consejero de Seguridad Nacional israelí, Meir Ben Shabbat, habló por teléfono con su homólogo estadounidense, Jake Sullivan.

“Estoy muy satisfecho de que nuestros asesores de seguridad nacional hayan hablado”, dijo Amidror. “Es un canal muy importante”.

Sabemos que tenemos diferencias

Como parte de una llamada en línea el 26 de enero organizada por el Instituto Judío para la Seguridad Nacional de América (JINSA), Amidror explicó las principales prioridades de Israel en la actualidad.

Después de Irán, otros temas incluyen el conflicto con los palestinos, China, cómo Israel mantiene el apoyo bipartidista en el Congreso de Estados Unidos y cuáles son las implicaciones de la reducción de la participación de Estados Unidos en Oriente Medio para la seguridad de Israel.

Amidror dijo que es “básicamente muy optimista” sobre la capacidad de Israel para trabajar con la administración Biden, aunque amonestó a aquellos “que tienen miedo de llamar a la realidad como la evalúan”.

Señaló que hay países democráticos “en los que los líderes prefieren ignorar la realidad porque temen que si [la afrontan] se les pregunte qué hacer y no quieren responder a la pregunta”.

“Con esta nueva administración”, dijo, “sabemos que tenemos diferencias, y tenemos que hablar de algunas prioridades, empezando por Irán. Algunos funcionarios de la administración han dicho claramente que quieren volver al antiguo acuerdo de 2015. Creemos que es un acuerdo muy malo”.

Amidror abordó la cuestión palestina, destacando que “en base a lo que se logró en los últimos años, hay un Oriente Medio totalmente diferente”, dijo, refiriéndose a las nuevas relaciones impulsadas por los Acuerdos de Abraham, que vieron a cuatro países musulmanes regionales firmar acuerdos de normalización con Israel.

“Es un Oriente Medio diferente”, subrayó. “No creo que las viejas nociones e ideas funcionen”.

“Nos enfrentamos a una problemática mucho mayor”, añadió. “Ideológicamente, para muchos liberales dentro del Partido Demócrata, los palestinos son un símbolo de lo que creen que debe ocurrir en relación con Oriente Medio, y eso no puede aceptarse en Israel. Lo que tienen en mente no puede ser aceptado. No importa quién sea el primer ministro israelí”.

Aunque Blinken ha dicho que abordar la cuestión palestina sería una prioridad, Amidror señaló que “los dirigentes de los palestinos no quieren negociar”.

“Soy muy pesimista en cuanto a la capacidad de cualquiera para llevar a las partes a negociar, porque he visto muchos intentos por parte de [el ex secretario de Estado de EE.UU., John] Kerry, [el ex presidente de EE.UU., Barack] Obama y el rey Abdullah de Jordania. No consiguieron sentar a Abbas a la mesa”, dijo.

Se trata de la existencia de Israel

Volviendo su atención a Irán, Amidror dijo que Israel “se está preparando para tomar todas las medidas necesarias para detener a los iraníes. Ya sea por medios políticos o por medios militares”.

“Se trata de la existencia de Israel, y no podemos transigir”, subrayó.

Dijo que los estadounidenses “tendrán que tomar una decisión: ¿Quieren utilizar la influencia que tienen? ¿O comprometerse y tratar de negociar sin la palanca?”.

“Los estadounidenses no deben dar a los iraníes una palanca aligerando las sanciones”, dijo en respuesta a su pregunta retórica.

“Los iraníes sólo están dispuestos a negociar bajo presión”, continuó Amidror, señalando que algunos estadounidenses creen falsamente que ofrecer concesiones a Irán eliminando esa presión logrará resultados positivos.

Amidror señaló que la estrategia de Irán en los últimos años “fue esperar a la nueva administración, y si en Teherán se entiende que tienen que comportarse, esto es una gran palanca que pueden utilizar los estadounidenses”.


Fuente: Jewish News Syndicate / Israel Noticias

Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario