La “moderación” de Biden podría llevar a Irán a atacar a Israel

 Irán podría decidir golpear duramente a Israel en 2021 si considera que la administración entrante de Biden es moderada, según el informe anual de la INSS publicado el miércoles.

Cubriendo los temas de seguridad nacional desde Hezbollah a Siria y Hamas, hasta el impacto de la normalización y la diplomacia con la Autoridad Palestina, el informe también aborda los dilemas de seguridad menos convencionales como el coronavirus, la inestabilidad interna y el cambio climático.

En cuanto a Irán, el informe dice: “Irán tiene una ‘cuenta abierta’ con Israel, y es posible que Teherán actúe agresivamente, principalmente a través de sus apoderados, basándose en la premisa de que la nueva administración americana mostrará moderación en su respuesta y reducirá ‘la máxima presión’ que ha enfrentado”.

A continuación, el informe dice que “la disuasión israelí es fuerte en todos los frentes y sus enemigos no quieren enfrentarlo en una guerra, pero que, debido a la inestabilidad regional, las fricciones constantes y la dificultad de controlar los acontecimientos dinámicos, la probabilidad de que el deterioro [militar] se descontrole existe y requiere un alto nivel de preparación”.

En particular, el INSS escribe que las amenazas de los apoderados iraníes en el norte, incluido Hezbollah, y de los apoderados en Siria, “son la mayor amenaza militar en 2021”, y deben ser tratadas como tales en términos de la atención que le presta el establishment de la defensa.

“La crisis del coronavirus no ha reducido la amenaza. Israel también debe seguir actuando con determinación y proactividad este año para debilitar el eje iraní-chiíta a fin de evitar que se construya y refuerce su frente militar cerca de Israel”, dice el informe.

Enmarcando la amenaza como que Israel se enfrenta potencialmente a cientos de misiles de precisión, la opinión es que esto podría asestar un golpe estratégico a la seguridad y la estabilidad económica de Israel.

Citando los asesinatos de altos funcionarios iraníes Qasem Soleimani y Mohsen Fakhrizadeh, los continuos ataques preventivos a los representantes iraníes en Siria, la campaña de “máxima presión” de EE.UU., la crisis del coronavirus y la caída de los precios del petróleo, hay muchas razones que podrían llevar a Irán a atacar.

A pesar de la inestabilidad del Líbano por la pandemia, las crisis económicas y políticas, incluidas las recientes explosiones importantes en Beirut, que se atribuyen al gobierno, el INSS dice que el poderío militar de Hezbollah no se ha reducido.

De hecho, el informe afirma que se espera que Irán y Hezbollah continúen sus sueños de intentar establecer una amenaza de misiles de precisión en las fronteras de Israel, así como mantener algún tipo de capacidad de invasión limitada contra las aldeas fronterizas.

Los ataques de Israel al transporte de misiles de precisión a la frontera han disminuido, pero no han detenido los objetivos mencionados, que también podrían incluir ataques procedentes del Irak o Yemen.

La INSS recomienda continuar los ataques al proyecto de misiles de precisión, y al mismo tiempo aumentar la defensa del frente interno de Israel y la capacidad de ataque preventivo contra Hezbollah.

Cuando hay una amenaza de Irán y sus representantes, las respuestas deben considerarse cuidadosamente para obtener los mejores resultados a largo plazo y encajar en una estrategia más amplia.

Conceptos como la disuasión, la victoria en el conflicto y el objetivo final de cualquier enfrentamiento deben revisarse y actualizarse continuamente según la rápida evolución de la región.

Otra de las principales amenazas examinadas en el informe fue la amenaza nuclear iraní, que se enmarcó como “menos apremiante en 2021, pero que presenta una amenaza potencial a largo plazo mucho más grave” que cualquier otro tema.

Después de años de presión por parte de la administración Trump, el INSS escribe que la República Islámica considera que la administración entrante de Biden es una buena noticia para poder reactivar el acuerdo nuclear de 2015.

Según el acuerdo, los EE.UU. y las potencias mundiales dieron a Teherán un alivio de las sanciones a cambio de que se mantuviera en varios límites nucleares hasta 2025 y 2030.

El informe afirma que Israel debe trabajar duro para coordinar las posiciones diplomáticas con Biden en relación con el programa nuclear de Irán, mientras que también “fortalece una opción de ataque fiable”, en caso de que los ayatolás decidan intentar la fuga hacia un arma nuclear. 

En el ámbito diplomático, se debería presionar a los Estados Unidos para que amplíen las restricciones nucleares, mejoren las inspecciones del OIEA, limiten a Irán de la investigación avanzada de centrifugado y los ensayos de misiles balísticos y contengan el comportamiento regional desestabilizador de la República Islámica.

Además, la INSS dice que Israel y los EE.UU. deben llegar a un entendimiento sobre las circunstancias en las que Jerusalem tendría “luz verde” para atacar preventivamente el programa nuclear de Irán.

Aunque se espera que Biden siga siendo pro-israelí en su orientación general, el informe sugiere que habrá diferencias sobre el conflicto israelí-palestino.

“El problema palestino tampoco ha desaparecido y especialmente la debilidad podría presionar e influir a los palestinos… hacia medios violentos”, mientras ven a Israel marchar hacia adelante con acuerdos de normalización con otros estados árabes.

Como tal, el informe sugiere esfuerzos para fortalecer la estabilidad de la AP, incluyendo la búsqueda de posibles acuerdos provisionales que mantengan un eventual horizonte de paz.

Los Acuerdos de Abraham y la normalización con los Emiratos Árabes Unidos, Bahrein, Marruecos y posiblemente otros países en el futuro “son extremadamente importantes desde un punto de vista estratégico, y tienen un impacto positivo, tanto en la seguridad nacional como en la esfera económica”, escribe el INSS.

En lo que respecta a Hamas, el enfoque debería ser un alto el fuego prolongado junto con la liberación de los civiles y los cuerpos de los soldados de las FDI retenidos en la Franja de Gaza, a cambio de una mejora de las condiciones civiles y la infraestructura en la Franja de Gaza.

Los esfuerzos continuos deben perseguir el detener la acumulación militar de Hamas, dice la INSS.

A continuación, el informe recomienda que se busque un acuerdo con Arabia Saudita “que tendría implicaciones de gran alcance”, así como la coordinación de nuevos acuerdos con Egipto, Jordania y la Autoridad Palestina.

En una sección exclusiva para 2020, el informe analiza cómo la crisis del coronavirus “ha puesto al descubierto muchos puntos débiles del país: una profunda y prolongada crisis política, que ha dado lugar a repetidas rondas electorales; la parálisis del gobierno, que funciona sin presupuesto; un proceso de toma de decisiones defectuoso e ineficiente; el aumento de las diferencias entre los grupos de la sociedad israelí; y la disminución de la solidaridad”.

“Por primera vez, la disfunción interna y multisistémica figura como uno de los principales desafíos de Israel”, afirma el informe.

Entre las recomendaciones figuran las necesidades y estrategias ya proyectadas para las imprevisibles repercusiones políticas, económicas y sociológicas posteriores a la corona, que podrían extenderse incluso hasta 2022.

En cuanto a China, el informe dice: “Es necesario aumentar la base de conocimientos de Israel sobre China y [mejorar] la gestión del riesgo en lo que respecta a las relaciones con China”.

“Israel debe mantener sus canales de diálogo con Moscú, para asegurar la libertad de acción que Rusia le da a Israel en Siria, y mantener el mayor grado posible de cooperación estratégica con Rusia – a pesar de los diferentes intereses de los dos países”, en muchas áreas, escribe el INSS.

El INSS entregará en mano el informe al Presidente Reuven Rivlin en una ceremonia oficial esta tarde.


Fuente: Israel Noticias

Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario