Ante el tribunal, Netanyahu se declara inocente de los cargos que se le imputan

 Bajo fuertes medidas de seguridad, el primer ministro de Israel Benjamín Netanyahu acudió este lunes al Tribunal de Distrito de Jerusalén para una audiencia muy esperada en su juicio por presunta corrupción, lo que dará paso a la próxima fase probatoria de su proceso penal, de acuerdo con información de The Times of Israel.

Después de negar formalmente los cargos en su contra y recibir el permiso de los jueces para irse, Netanyahu se puso de pie unos 20 minutos después de iniciada la discusión, agradeció al estrado y salió del tribunal. A diferencia de la apertura de su juicio el año pasado, el primer ministro no hizo declaraciones, ni por cuenta propia ni ante medios de comunicación, antes o después de su comparecencia.

La audiencia terminó unas cuatro horas después, sin una decisión inmediata sobre el calendario para la etapa probatoria del juicio, incluyendo si su inicio se pospondrá hasta después de las elecciones del 23 de marzo a la Knéset y si Netanyahu tendrá que asistir a la fecha prevista y en qué medida el mandatario tendrá que acudir a tres audiencias por semana.

Los abogados de todos los acusados ​​dijeron que la gran escala de los argumentos y acusaciones en el caso requiere una demora en el inicio de la etapa probatoria, y los abogados de Netanyahu pidieron que esa etapa comience en tres o cuatro meses.

Los fiscales dijeron que estaban dispuestos a traer al primero de cientos de testigos en tres semanas. El tribunal está listo para anunciar una decisión en los próximos días.

Más temprano, Netanyahu y los otros acusados, Shaul e Iris Elovitch y Arnon Mozes, llegaron al tribunal después de que se intensificara la seguridad, con francotiradores en los techos cercanos de acuerdo con los arreglos de seguridad normales del primer ministro y con poca fanfarria, después de que primer ministro pidió el domingo a sus seguidores que no acudieran a juzgado debido al aumento de las infecciones por coronavirus.

Netanyahu fue visto sentado de espaldas a las cámaras junto a una ventana abierta a través de la cual se percibían el ruido generado por un grupo de manifestantes que protestó en las cercanías del tribunal.

La manifestación creció durante la audiencia de decenas a cientos de personas que hicieron ruido que se podía escuchar dentro de la sala del tribunal, que tenía las ventanas abiertas de acuerdo con las regulaciones COVID-19.

Fue la segunda vez que Netanyahu asistió personalmente a una audiencia de su juicio por presunta corrupción.

Confirmó verbalmente la defensa presentada por sus abogados, quienes se negaron a agregar argumentos verbales a su extensa respuesta escrita presentada ante el tribunal el mes pasado.

Negando formalmente los cargos en su contra, el primer ministro se puso de pie y le dijo al tribunal: “Confirmo la respuesta presentada por mis abogados”.

Los abogados se centraron en argumentos procesales como la supuesta falta de aprobación suficiente para iniciar las investigaciones iniciales y emitir órdenes de registro de material, argumento que llevó a los jueces a presionar a la fiscalía, que admitió que el proceso de aprobación no había sido óptimo.

Se han combinado dos salas de audiencias para acomodar el juicio, que está siendo juzgado por los jueces Rivka Friedman-Feldman, Moshe Bar-Am y Oded Shaham.

El público no pudo ver el proceso. En cambio, imágenes de circuito cerrado se transmitieron a los periodistas en una habitación adyacente.

Los argumentos de la defensa de Netanyahu se centraron en la falta de aprobación formal por escrito del fiscal general Avijai Mandelblit para la apertura de la investigación sobre los casos específicos, alegando que se otorgó ilegalmente una autorización general para buscar cualquier evidencia contra Netanyahu.

El abogado de Netanyahu, Boaz Ben Tzur, alegó que “aquí se presentó una acusación sobre la base de una investigación partidista, independiente y no autorizada de un organismo de investigación”.

Bar-Am interrumpió repetidamente a Ben Tzur, señalando que Mandelblit había dicho varias veces que sí aprobaba las investigaciones requeridas.

Los abogados repitieron en gran medida partes de la defensa escrita presentada al tribunal. En un momento, Friedman-Feldman le dijo a Ben Tzur que lo resumiera: “Todo está escrito. Concéntrese en las cosas que no están escritas. Has estado hablando y hablando y al final no hay conexión alguna”.

Presionado por los jueces, la fiscal Liat Ben-Ari reconoció durante la audiencia que “pudo haber sido mejor que las aprobaciones se hubieran dado de otra forma, pero así sucedieron las cosas”.

Pero, agregó, “dijimos desde el primer día que las cosas estaban escritas en un protocolo interno documentado en reuniones internas. El fiscal general lo confirma”.

Friedman-Feldman dijo posteriormente: “No vemos aprobaciones expresas en los protocolos. La aprobación en el Caso 4000 se dio después de que la investigación comenzó”.

La fiscal Yehudit Tirosh dijo que la investigación inicial se centró en el director general del Ministerio de Comunicaciones, Shlomo Filber, cuando Mandelblit no creía que el caso implicaría a Netanyahu: “Sin la conexión con el primer ministro, no había necesidad de acudir al fiscal general, el fiscal del estado hubiera sido suficiente”.

Netanyahu enfrenta cargos de soborno, fraude y abuso de confianza en el llamado Caso 4000, que implica sospechas de que otorgó favores regulatorios en beneficio de Elovitch a cambio de una cobertura positiva del primer ministro y su familia desde el sitio de noticias de su propiedad Walla! News. Los Elovitch también enfrentan cargos de soborno en el caso.

Ben Tzur argumentó que la mayoría de las solicitudes de cobertura específicas de Walla! News que aparecen en un apéndice a la acusación deberían eliminarse, ya que Netanyahu no había sido interrogado sobre ellas. El juez Bar-Am lo cerró, diciendo que la etapa actual no era el momento para plantear ese argumento.

Netanyahu también enfrenta cargos de fraude y abuso de confianza en el caso 1000 y en el caso 2000. El primero implica sospechas de que Netanyahu aceptó ilícitamente unos 200,000 dólares en obsequios como puros y champán de dos multimillonarios: el magnate israelí Arnon Milchan y el magnate australiano James. Envasador.

En el Caso 2000, Netanyahu está acusado de intentar llegar a un quid pro quo con el editor en jefe de Yedioth Ahronoth, Arnon Mozes, para obtener una cobertura mediática positiva a cambio de una legislación que debilitara al periódico rival Israel Hayom. Mozes fue acusado de soborno en el caso.

Ben-Ari dijo que los fiscales pueden solicitar cambios sorpresivos en el orden de los testimonios, con muchos testigos del Caso 1000 testificando primero. Dijo que no quería dar más detalles sobre las razones.

Los abogados del primer ministro se han movido repetidamente para retrasar y desacreditar el proceso, presentando denuncias contra la fiscalía, alegando que se habían utilizado “tácticas criminales” contra ellos, pidiendo que se cambiara la acusación contra el primer ministro y alegando que los investigadores de la policía habían utilizado medios ilegítimos para recolectar pruebas, lo que hace que los cargos sean discutibles.

El juicio de Netanyahu se inició en mayo pasado. Aunque el primer ministro asistió a la primera audiencia, se le concedió una exención de comparecer en etapas posteriores del juicio, en gran parte procedimentales.

Netanyahu, el primer primer ministro israelí en ser acusado mientras está en el cargo, niega haber actuado mal y ha criticado a los tribunales, la fiscalía y los medios de comunicación por lo que él denomina una “cacería de brujas” en su contra. Alega que la fiscalía estatal, la policía, los medios de comunicación y la oposición fabricaron los casos en su contra con tal de acabar con su gobierno.


Fuente: ©EnlaceJudío

Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario