Desconfianza de Israel sobre negociación de Biden con Irán es justificada

En agosto de 2002, la oposición iraní, conocida como el Consejo Nacional de Resistencia de Irán (CNRI), reveló las instalaciones nucleares secretas de Irán en la planta de enriquecimiento de Natanz, la planta de producción de agua pesada de Arak, la planta de conversión de uranio de Isfahan, así como otras instalaciones iraníes desconocidas hasta entonces. En lugar de negociar el acceso a estas instalaciones recién reveladas por parte de los organismos internacionales de vigilancia atómica, Estados Unidos propuso que Irán mantuviera conversaciones con las potencias de la U.E.-3 (Gran Bretaña, Francia y Alemania). Estados Unidos estaba ocupado con Irak y los programas de armas de destrucción masiva (ADM) de Saddam Hussein. Así que dejó a los europeos para que hicieran el trabajo pesado con Irán.

El primer acuerdo con la U.E.-3 se cerró el 21 de octubre de 2003 en Teherán. Irán aceptó “suspender todas las actividades de enriquecimiento de uranio”. Pero tras el acuerdo, las dos partes discreparon sobre la cuestión de cómo definir la “suspensión”. Para Europa, la suspensión significaba congelar todas las actividades de enriquecimiento. Esto era algo que los dirigentes iraníes no aceptaban. El 15 de noviembre de 2004 se alcanzó un segundo acuerdo en París.

Los iraníes querían dejar la definición de “suspensión” vaga para que no quedara claro a qué se comprometían a suspender. Eso permitiría a Irán construir más centrifugadoras, por ejemplo. Los iraníes dieron marcha atrás en unos meses, declarando que fabricarían centrifugadoras para el enriquecimiento de uranio.

El uranio se presenta en dos formas, o isótopos: U-235 y U-238. Sólo el isótopo más ligero, el U-235, puede sufrir fisión nuclear, liberando energía para alimentar un reactor o una bomba atómica.

El padre del enfoque diplomático iraní fue Hassan Rouhani, que fue asesor de seguridad nacional de Irán y posteriormente su principal negociador nuclear con la U.E.-3. Es esencial leer lo que dijo en 2003 debido a su posterior avance dentro del sistema iraní. Hoy es el presidente de Irán. Las decisiones las toma, en última instancia, el Líder Supremo, el ayatolá Alí Jamenei, pero Rouhani es un actor importante. En un significativo discurso, Rouhani dejó claro cómo veía el objetivo de las negociaciones: “Cuando estábamos negociando con los europeos en Teherán, estábamos instalando equipos en partes de las instalaciones de Isfahan”. El proceso de negociación, en definitiva, permitió a Irán avanzar constantemente con su programa nuclear.

La filosofía política de los funcionarios iraníes es sin duda un factor importante que hace difícil imaginar una negociación fiable. Pero hubo y sigue habiendo un segundo problema con el enfoque iraní: Teherán no abrió sus instalaciones a las inspecciones sin trabas.

El Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) intentó acceder al Centro de Investigación Tecnológica de Lavizan, donde las potencias occidentales creían que Irán había realizado investigaciones sobre armas nucleares. Sin embargo, los iraníes demolieron seis edificios en Lavizan y luego retiraron varios metros de tierra vegetal para que nadie pudiera tomar muestras del suelo. Este tipo de comportamiento se repitió en lo que se conoce como la Instalación Eléctrica de Kalaya, donde los expertos iraníes volvieron a alicatar las paredes antes de que llegaran los inspectores para que sus barridos no revelaran que había materiales radiactivos previamente. En otras palabras, Irán estaba, y sigue estando, predispuesto a hacer trampas.

Los defensores de una nueva vía diplomática necesitan hoy demostrar que, de alguna manera, Irán ha cambiado. Actualmente, hay pocas o ninguna prueba de que esto sea así. No parece que Irán vaya a modificar su comportamiento. Mientras tanto, sigue siendo una potencia peligrosa con un programa nuclear avanzado y políticas expansionistas en todo Oriente Medio. Estaría bien que no fuera así, pero es difícil argumentar de forma convincente lo contrario.


Por Dore Gold, es el ex embajador de Israel ante las Naciones Unidas y actual presidente del Jerusalem Center for Public Affairs.

Fuente: Jerusalem Center for Public Affairs

Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario