Objetivo principal de Israel: Desenmascarar al régimen de Irán

Los funcionarios de defensa de Israel creen que Irán está detrás del atentado del viernes cerca de la embajada israelí en Nueva Delhi. La hipótesis de trabajo es que el ataque fue realizado por contratistas como venganza por el asesinato de Mohsen Fakhrizadeh, jefe del programa nuclear militar iraní, cerca de Teherán el 27 de noviembre.


Funcionarios israelíes e indios están tratando el incidente como un ataque terrorista a pesar de su naturaleza excesivamente amateur. El artefacto explosivo se colocó relativamente lejos de la embajada y estalló el viernes a las 5 de la tarde, cuando ya había comenzado el Shabat y mucho después de que la mayor parte del personal de la embajada se hubiera marchado (aparte de los que estaban de servicio especial el fin de semana).

Suponiendo que se trate de un atentado terrorista, indica el bajo nivel de conocimientos de los autores. El primer paso en cualquier operación de este tipo es reunir información sobre el objetivo. En los días normales de la semana, los empleados de la embajada salen efectivamente del trabajo alrededor de las 5 de la tarde, pero el protocolo del viernes es una información básica y trivial que eludió a los atacantes y atestigua su falta de profesionalidad. Incluso la propia bomba fue improvisada y parece haber sido fabricada y detonada apresuradamente. 

La impresionante capacidad operativa de Irán en todo el mundo está supervisada por el Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica, a través de la clandestina Fuerza Quds, cuyo anterior comandante, Qassem Soleimani, fue asesinado en un ataque aéreo estadounidense en Bagdad el año pasado. A principios de la década anterior, Soleimani encabezó un amplio esfuerzo iraní en todo el mundo para vengar una serie de asesinatos de científicos nucleares iraníes, que se atribuyeron al Mossad de Israel.

Los atentados fueron frustrados en Azerbaiyán, Uzbekistán, Georgia y Tailandia, donde se detuvo a agentes iraníes que habían construido bombas en su laboratorio casero. Fueron detenidos 24 horas después de que la esposa del agregado del Ministerio de Defensa israelí en la India resultara herida en la explosión de una bomba cerca de la embajada israelí en Nueva Delhi. Varios meses después, los iraníes consiguieron llevar a cabo un atentado letal en Burgas (Bulgaria), que dejó seis turistas israelíes muertos.

Fue Hezbollah, el protegido más capaz y peligroso de Irán, quien orquestó el ataque terrorista en Bulgaria. Mientras tanto, un grupo desconocido que se autodenomina “Jaish-ul-Hind” reivindicó el atentado del viernes. Ahora este grupo es el centro de la investigación conjunta iniciada por Israel e India. Los indios ya se han comprometido a mantener a Israel totalmente informado, y por la experiencia pasada, podemos suponer que los funcionarios de defensa israelíes ya han partido hacia la India para ayudar en la investigación.

Israel tiene un gran interés en demostrar que Irán está relacionado con el ataque. Se trata de un acontecimiento dramático en un momento dramático, ya que Estados Unidos parece dispuesto a reanudar las conversaciones nucleares con el régimen de Teherán. Los funcionarios israelíes creen que una vuelta al acuerdo original firmado en 2015 sería un “desastre”, y la información fresca sobre la participación de Irán en un ataque terrorista podría ayudar a Israel a persuadir a la nueva administración para que adopte un enfoque más agresivo hacia Irán.

La lógica iraní -suponiendo que Teherán sea realmente responsable del atentado- es menos evidente. Aunque el estado de ánimo en Irán es tempestuoso tras la serie de asesinatos y atentados atribuidos a Israel, buscar la venganza en esta coyuntura parece un riesgo muy peligroso desde su perspectiva. A diferencia del pasado, y debido a los años de ataques terroristas llevados a cabo por el grupo Estado Islámico, el mundo en estos días tiene tolerancia cero con el terror. Mientras que un ataque terrorista de alto perfil con víctimas masivas enviaría ondas de choque en todo el mundo y anotaría puntos del régimen en casa para rehabilitar el erosionado orgullo de Irán, probablemente los perjudicaría estratégicamente.

En el pasado, los iraníes han calculado mal en este sentido. Es posible que alguien en Teherán asumiera que sería posible evadir la culpa directa utilizando un grupo aparentemente anónimo para hacer su voluntad. Este será el foco de la investigación ahora: determinar quién perpetró el ataque en sí y, posteriormente, quién lo envió. Para Israel, esta pieza del rompecabezas es de suma importancia y justifica la considerable inversión de recursos en un esfuerzo (que podría no tener éxito) por desenmascarar al régimen iraní.


Por: Yoav Limor
Fuente: Israel Hayom

Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario