Holocausto: “Nunca más” resuena en un país musulmán

 Imposible ignorar este acontecimiento único que tuvo lugar por primera vez en un país musulmán para conmemorar a las víctimas del Holocausto y suscribir la promesa de Nunca Más. Publicado por JNS.org en The Algemeiner, es un artículo de opinión de Michael Sussman. 

Señalar el Día del Recuerdo del Holocausto de Israel en un país árabe alguna vez se habría considerado impensable. Sin embargo, esto es exactamente lo que hicimos un grupo el 7 de abril en el Museo Crossroads of Civilizations en Dubai.

La ubicación en el histórico barrio de Shindagha, que cuenta con la arquitectura original inalterada de las casas de los jeques, fue especial. Que el museo esté ubicado en la antigua residencia del jeque Maktoum Hasher Maktoum Al Maktoum, el primo segundo una vez destituido del actual gobernante de Dubai, Mohammed bin Rashid Al Maktoum, lo es aún más.

La lista de invitados, que incluyó a dignatarios, intelectuales y personas de todo el mundo, subrayó la naturaleza oficial del evento, que estuvo lleno de novedades históricas. Entre ellas se encontraba el Proyecto Vela Amarilla, el encendido de velas para conmemorar a víctimas específicas que murieron en el genocidio nazi. Pero debajo de la superficie había algo aún más importante: las expresiones de diversidad, unidad multicultural y tolerancia que caracterizaron la ceremonia.

Como israelí nacido en Canadá, crecí con los valores de una sociedad multicultural. Como inmigrante a Israel, me familiaricé con la expresión de la identidad judía basada en la colección de muchos judíos diferentes que viven allí. Como visitante de los Emiratos Árabes Unidos, experimenté una combinación única de “Oriente y Occidente”.

El tema principal del Día de la Conmemoración del Holocausto es “Nunca más”. En la ceremonia de Dubai, se le agregó una nueva dimensión. Los comentarios de apertura del presidente del museo, Ahmed Obaid Almansoori, vistiendo su tradicional kandura y keffiyeh de color blanco hasta los tobillos, fueron ilustrativos.

Si bien su discurso incluyó el mensaje de “Nunca más”, fue más profundo, proporcionando datos sobre el Holocausto para disipar los estereotipos falsos que se han promulgado en el mundo árabe y para educar a los judíos sobre los árabes que protegieron a los judíos, que es una historia que no se oye a menudo. Esta forma de conmemorar el Holocausto fue un intento de sacar lo positivo de lo que Almansoori explicó que era un crimen de lesa humanidad.

Como dijo el Gran Rabino Yehuda Sarna de los Emiratos Árabes Unidos en su discurso, las historias que los judíos suelen oír sobre los árabes y el Holocausto son como las del Gran Mufti de Jerusalén Amin al-Husseini, quien juró lealtad a Hitler. Sin embargo, hubo muchos árabes honrados que arriesgaron sus vidas para salvar judíos.

El rabino Sarna contó la historia de la hermana de su suegra, rescatada por un médico árabe en Berlín que falsificó papeles de conversión al Islam, para falsificar un certificado de matrimonio para ella con su primo en Egipto. Sus acciones le salvaron la vida.

Esta narrativa también es el comienzo de algo nuevo.

La oración hebrea de la tumba “El Malé Rajamim” se recita en el Día de la Memoria del Holocausto por las almas de los 6 millones de judíos asesinados. En el servicio de Dubai, el cofundador de la comunidad judía, un expatriado de Bélgica, cantó esta oración con el acento Ashkenazi de Europa del Este.

Una vez más, diferenciando este servicio de otros, el rabino Dr. Ellie Abadi, un estadounidense nacido en Líbano, tradujo la oración al árabe y la cantó con una melodía maqam árabe. Si eso no fuera suficientemente único, a mitad de camino, el rabino Abadi hizo una pausa para permitir que el muecín completara su llamado a la oración desde el minarete de la mezquita cercana.

Ya fuera la embajadora canadiense en los Emiratos Árabes Unidos contando su historia personal de ser hija de un sobreviviente, y la historia de su padre de haber sido escondido por la Iglesia Católica, o un israelí recordando la participación de su abuelo en una revuelta en un campo de concentración, cada historia era nueva en la región.

Un dicho dice que “detrás de cada nombre de una víctima, hay una historia”. Pero lo que sucedió en el Día de la Conmemoración del Holocausto en los Emiratos Árabes Unidos es que las historias se oyeron en un nuevo contexto y se vieron a través de una nueva lente con una perspectiva diferente.

Es fácil pasar por alto los efectos impredecibles de los Acuerdos de Abraham. El evento de recuerdo del Holocausto en los Emiratos Árabes Unidos es uno de esos efectos. Otros han sido un seder de Pésaj en el desierto y cenas de Shabat en Dubai. En última instancia, ojos frescos e interacciones positivas entre musulmanes y judíos definirán el futuro de la región.

Michael Sussman es el director ejecutivo de Sussman Corporate Security. Anteriormente trabajó en la Cámara de los Comunes en Canadá y en el Instituto Van Leer Jerusalem en Israel. Es editor del libro Varieties of Multiple Modernities: New Research Design.


Fuente: ©EnlaceJudío