48 años después de la Guerra de Yom Kippur: soldado israelí recibe cartas enviadas por su esposa

 Docenas de cartas escritas por una esposa preocupada por su marido en el frente de la Guerra de Yom Kippur han sido finalmente entregadas, 48 años después de que le fueran enviadas.

Las 56 cartas fueron encontradas en un armario de un kibbutz, desde donde acabaron llegando a Baruch “Buki” Snir, que había soportado tres meses de guerra sin saber una palabra de su esposa, Eti, que estaba embarazada de su primogénito, informó el jueves la cadena pública Kan.

El descubrimiento no ofreció una explicación definitiva de por qué las cartas no fueron entregadas originalmente.

“Es increíble, simplemente increíble. ¿Dónde estuvieron todos estos años?”, dijo Eti Snir al medio durante una entrevista en la casa de los Snir.

Buki fue llamado como reservista el primer día de la guerra, el 6 de octubre de 1973, y fue enviado a luchar contra el ejército egipcio.

“Dejé a mi mujer con muchos problemas”, recuerda. “Fue una época realmente difícil”.

Le contó a Kan los horrores de la guerra que presenció en las batallas con los egipcios.

Eti, que entonces tenía 23 años y se quedó sola en su casa de Tel Aviv, se fue a vivir con sus padres. Todos los días enviaba una carta -a veces dos- a su marido para informarle de la evolución de la situación en su país y mantener su ánimo.

48 años después de la Guerra del Yom Kippur: soldado israelí recibe cartas escritas por su esposa
Captura de pantalla del video de Eti Snir leyendo las cartas que envió en 1973 a su esposo en la guerra de Yom Kippur, visto en octubre de 2021. (YouTube)

Sin embargo, Buki no recibió ni una sola de ellas. Del mismo modo, Eti no recibía ninguna información sobre su marido, mientras llegaban noticias del frente sobre los contratiempos, los feroces combates y el elevado número de muertos.

Eti dijo que todos los días acudía a la oficina del ejército que se ocupa de las relaciones con los civiles para preguntar por su marido, y señaló que en ese momento “me enteraba por mis amigos de que habían matado a muchos de los chicos, y el tiempo pasaba”.

“Sabía que me echaban de menos, pero pensé que había un problema con el puesto y no sabía por qué no recibía cartas”, dijo Buki.

“En teoría, se puede vivir sin cartas, pero sólo en teoría”, dijo. “Te sientes bastante miserable cuando durante tres meses no recibes nada y todo el mundo a tu alrededor sí”.

Durante la entrevista, Eti leyó con lágrimas en los ojos algunas de las cartas, en las que describía a su marido cómo intentaba mantener el ánimo alto a pesar de los sombríos rumores del frente, y cómo esperaba cada día para ver si Buki volvía a casa de permiso, pero en vano.

Esperando en la cola para un chequeo estando aún embarazada, escribió que escuchó a una mujer decir a una compañera: “Realmente no sé qué sentido tiene traer niños al mundo hoy en día”.

“Me quedé asombrada. Quise contestarles, pero el tema de la conversación me horrorizó, apenas pude contener las lágrimas”, escribió Eti en aquel momento.

“Anoche estuve triste porque pensé que por fin vendrías. Pronto hará tres semanas que no estás en casa”, escribió en otra carta, sin saber que pasarían meses hasta que Buki volviera finalmente. “Esperé toda la semana para saber de ti, de cualquiera que estuviera de permiso, pero no llamaron”.

El 24 de enero de 1974 -casi tres meses después de la guerra, pero mientras continuaban los intercambios de disparos-, mientras Buki estaba en un puesto de guardia escuchando una radio, dijo que se enteró por una transmisión de que su hijo, Ido, había nacido. Pero de su mujer, nada.

Buki regresó finalmente a su casa, pero no había rastro de las docenas de cartas que Eti había escrito.

Casi cinco décadas después, la semana pasada, Buki recibió una llamada telefónica de un hombre al que no conocía, que le preguntó por su identidad y su pasado militar.

Era Eitan Tuvia, del kibutz Nahal Oz, en el sur del país, cuyo tío había muerto recientemente. Cuando la familia desalojó su casa, encontró una bolsa con las cartas.

“Era correo militar, miré el sello y era de octubre del 73”, dijo Tuvia a Kan.

Tuvia dijo que, en cuanto encontró las cartas, tuvo claro que debía hacer todo lo posible para averiguar a quién pertenecían. “Era una parte de sus vidas la que faltaba”, dijo Tuvia. Consiguió localizar a Buki, pero las cartas iban dirigidas a “Baruch Naeh”.

Cuando Tuvia le preguntó a Buki si ése era su nombre, le confirmó el detalle, añadiendo que desde entonces había cambiado su apellido por el de Snir.

Tuvia siguió adelante y le pidió su número de expediente de las FDI, el identificador único que tiene cada soldado. La respuesta de Buki confirmó que las cartas iban dirigidas a él.

Las cartas llegaron pronto a su destinatario, 48 años después de haber sido enviadas.

Tuvia dijo que su tío había sido armero del batallón de Snir que servía en Ismailia, en la orilla occidental del Canal de Suez, en el noreste de Egipto.

Dijo que no sabía por qué las cartas no fueron entregadas en tiempo real.

“Podría ser que hubiera problemas con el correo y que la carta no siempre llegara a las compañías [de soldados], así que él se limitaba a recoger las cartas”, dijo Tuvia.

Fuente: Times of Israel / Israel Noticias