Policía británica eleva su nivel de amenaza terrorista

 Gran Bretaña elevó el lunes su nivel de amenaza terrorista, horas después de una explosión improvisada frente a un hospital de Liverpool, y la policía dio el nombre del presunto terrorista suicida que se cree que fabricó el artefacto casero antes de morir en la explosión.

La ministra del Interior, Priti Patel, dijo que los servicios de inteligencia habían aumentado la evaluación de la amenaza a “grave” —el segundo nivel más alto, que significa que es muy probable que se produzca un atentado— tras el segundo incidente terrorista en un mes.

El mes pasado, el veterano diputado británico David Amess fue apuñalado hasta la muerte mientras se reunía con sus electores en el sureste de Inglaterra, en un ataque que, según la fiscalía, tenía una “conexión terrorista”.

La explosión frente al Hospital de Mujeres de Liverpool, poco antes del mediodía del Domingo del Recuerdo, destruyó un taxi y mató al pasajero sospechoso de haber fabricado el burdo artefacto, pero solo hirió al conductor.

La policía del noroeste de Inglaterra dijo a las pocas horas que la explosión se estaba tratando como un “incidente terrorista” y el lunes por la noche dio el nombre del sospechoso fallecido.

“Nuestras investigaciones siguen su curso, pero en este momento creemos firmemente que el fallecido es Emad Al Swealmeen, de 32 años”, dijo el inspector jefe de la investigación, Andrew Meeks, en un comunicado.

Un agente de policía monta guardia cerca del lugar de la explosión de un coche frente al Hospital de Mujeres de Liverpool el 15 de noviembre de 2021. (Paul ELLIS / AFP)

Dio pocos detalles más, pero señaló que Al Swealmeen estaba relacionado con dos direcciones que la policía allanó tras el incidente, viviendo en una mientras alquilaba recientemente otra donde los agentes han recuperado “artículos significativos”.

“Seguimos solicitando cualquier información sobre este incidente y, ahora que hemos hecho público su nombre, cualquier información que el público pueda tener sobre Al Swealmeen, por pequeña que sea, puede sernos de gran ayuda”, dijo Meeks.

El diario británico Daily Mail informó de que Al Swealmeen había llegado al Reino Unido desde Irak hace varios años y se convirtió del islam al cristianismo en 2017 en la catedral anglicana de Liverpool.

La explosión se produjo unos minutos antes del servicio del Domingo del Recuerdo en la catedral cercana, lo que hizo especular que el evento era el objetivo previsto.

Según el Mail, tras llegar al Reino Unido, Al Swealmeen —de padre sirio y madre iraquí y que se cree que ha pasado gran parte de su vida en Irak— se cambió el nombre por el de Enzo Almeni.

A Al Swealmeen se le denegó una solicitud de asilo en 2014, tras lo cual fue “detenido por posesión de un cuchillo de grandes dimensiones”.  Posteriormente fue hospitalizado durante varios meses en virtud de la Ley de Salud Mental.

Desde entonces, había pasado gran parte de su tiempo en Liverpool siendo apoyado por voluntarios cristianos que ayudan a los solicitantes de asilo, incluyendo ocho meses viviendo con dos de los voluntarios en su casa. En 2017, se convirtió al cristianismo, informó el periódico, añadiendo que trabajaba como pizzero.

Explosión controlada

El primer ministro Boris Johnson dijo que el último ataque era un “duro recordatorio de la necesidad de que todos permanezcamos totalmente vigilantes.”

“Pero lo que ayer nos demostró a todos es que el pueblo británico nunca se acobardará ante el terrorismo. Nunca cederemos ante quienes buscan dividirnos con actos sin sentido”, dijo Johnson.

A primera hora del lunes, Russ Jackson, a cargo de la policía antiterrorista en el noroeste de Inglaterra, dijo que el motivo del ataque no estaba claro.

Confirmó que el artefacto que se encendió y convirtió el taxi en una bola de fuego fue fabricado por Al Swealmeen después de haber sido recogido en el barrio de Kensington de la ciudad.

El jefe de la policía antiterrorista del noroeste, Russ Jackson, a la izquierda, y la jefa de la policía de Merseyside, Serena Kennedy, participan en una rueda de prensa después de un incidente frente al Hospital de Mujeres de Liverpool el domingo, en la sede de la policía de Merseyside, en Liverpool, Inglaterra, el 15 de noviembre de 2021. (Peter Byrne/PA vía AP)

“En este momento no podemos establecer ninguna conexión con esto, pero es una línea de investigación que estamos siguiendo”, dijo Jackson, refiriéndose a la Catedral.

Tres hombres de 21, 26 y 29 años fueron detenidos en virtud de las leyes antiterroristas en la cercana zona de Kensington poco después de la explosión y siguen bajo custodia para ser interrogados.

Un cuarto hombre, de 20 años, fue detenido a primera hora del lunes, dijo Jackson, quien añadió que se habían encontrado “artículos significativos” en una segunda dirección en Sefton Park, cerca de Kensington.

El lunes por la tarde, los agentes encargados de la investigación llevaron a cabo una explosión controlada “por precaución” en Sefton Park.

Una huida sorprendente

La explosión y la bola de fuego enviaron una densa humareda al aire cuando Gran Bretaña estaba a punto de guardar silencio en homenaje a sus muertos de guerra y veteranos militares.

El taxista, cuyo nombre es David Perry, fue elogiado tras conocerse que había encerrado al pasajero en el taxi tras sospechar de sus intenciones.

Fue atendido en el hospital, pero fue dado de alta el lunes, según su esposa, que publicó en Facebook que era “un auténtico milagro” que sobreviviera.

Servicios de emergencia en el exterior del Liverpool Women’s Hospital en Liverpool, Inglaterra, el 14 de noviembre de 2021. (Peter Byrne/ PA vía AP)

“Hay un montón de rumores que vuelan por ahí sobre que es un héroe y que encerró al pasajero dentro del coche… pero la verdad del asunto es que, sin duda, tiene suerte de estar vivo”, escribió.

Johnson, que convocó una reunión de emergencias y contingencias del gobierno en respuesta, dijo que parecía que el conductor “se comportó con increíble presencia de ánimo y valentía”.

Amenaza “sustancial”

Unas 2.000 personas asistieron al servicio religioso de recuerdo, uno de los más grandes fuera de Londres, y a un desfile militar, según el periódico Liverpool Echo.

La escena del hospital seguía acordonada el lunes, al igual que las calles alrededor de las dos propiedades investigadas, donde se vieron agentes forenses con trajes blancos.

El Reino Unido había rebajado su nivel de amenaza terrorista de “grave” a “sustancial” en febrero.

Se había planteado el pasado mes de noviembre tras un tiroteo mortal en Viena y varios atentados en Francia. Todos fueron atribuidos a extremistas islámicos.

Mientras tanto, Ali Harbi Ali, el joven de 25 años acusado de asesinar a David Amess el mes pasado mientras se reunía con sus electores en Leigh-on-Sea, al este de la capital, será juzgado el próximo año.

Los fiscales han dicho que el asesinato “tiene una conexión terrorista” con “motivaciones religiosas e ideológicas”.

Fuente: Israel Noticias