Dos palestinos muertos en enfrentamientos en Judea y Samaria mientras las FDI arrasan la casa del terrorista de la masacre en Bnei Brak

Dos palestinos murieron en distintos enfrentamientos con las fuerzas israelíes que operan en Judea y Samaria en las primeras horas del jueves.

Los enfrentamientos estallaron en Ya’abad, en el norte de Judea y Samaria, cuando las tropas demolieron la casa del terrorista Diaa Hamarsheh, que mató a cinco personas en Bnei Brak en marzo.

Tres palestinos resultaron gravemente heridos en tiroteos con los militares. Uno de los tres fue declarado muerto posteriormente y fue identificado como Bilal Kabha, de 24 años.

El ejército dijo en un comunicado que “cientos de alborotadores lanzaron piedras, incendiaron neumáticos y lanzaron bombas incendiarias y explosivos contra las fuerzas”.

Las FDI dijeron que las tropas respondieron con métodos de dispersión de la multitud y que cuando los hombres armados dispararon contra las tropas, los oficiales respondieron con disparos. Los militares dijeron que “se detectó un golpe” por parte de las fuerzas israelíes.

Más tarde, Hamás reivindicó a Kabha como miembro.

No hubo heridos entre las tropas israelíes.

Los militares dijeron que el padre de Hamarsheh fue detenido durante la operación y fue llevado para ser interrogado por los servicios de seguridad.

Además de la operación en Ya’abad, hubo enfrentamientos entre palestinos y tropas de las FDI en el campo de refugiados de Dheisheh, cerca de la ciudad cisjordana de Belén.

Los soldados entraron en el campo de refugiados para detener a un hombre sospechoso de haber lanzado un artefacto explosivo contra las tropas durante una operación realizada el domingo, hiriendo levemente a un agente de la Policía de Fronteras.

Durante la redada de detención se produjeron enfrentamientos y un palestino resultó muerto. Fue identificado como Ayman Muhaisen, de 29 años.

“Durante la operación, los islamistas lanzaron explosivos y piedras a las fuerzas, que respondieron con disparos. Los heridos fueron identificados”, dijeron las FDI.

En otros lugares de Judea y Samaria, las tropas detuvieron a siete palestinos por su presunta participación en actividades terroristas, lo que supone un total de nueve detenciones durante la noche. En Azzun, durante la detención de un sospechoso, las tropas abrieron fuego contra un palestino que les lanzó una bomba incendiaria, según las FDI.

Las tropas israelíes y las excavadoras militares entraron en Ya’bad el miércoles por la noche para arrasar la casa del terrorista Hamarsheh.

Hamarsheh, de 27 años, mató a cuatro civiles en la ciudad central de Bnei Brak el 29 de marzo: Avishai Yehezkel, de 29 años, que protegía a su bebé de los disparos; Ya’akov Shalom, de 36 años, y los ciudadanos ucranianos Victor Sorokopot, de 38 años, y Dimitri Mitrik, de 23 años.

A continuación, Hamarsheh murió en un tiroteo con agentes de policía, uno de los cuales -Amir Khoury, de 32 años- fue su quinta víctima.

Los militares iniciaron el proceso de arrasar la casa de Hamarsheh el día después del ataque y emitieron la orden de demolición el mes pasado.

El tiroteo se produjo al comienzo de una oleada de atentados terroristas palestinos en ciudades israelíes que se cobraron la vida de 19 personas. El ejército ha intensificado sus actividades en Judea y Samaria en un intento de acabar con la espiral de violencia.

Las redadas se han concentrado en la cada vez más inestable zona de Jenín, de donde procedían varios de los terroristas palestinos.

Israel defiende la práctica de arrasar las casas de los terroristas como elemento disuasorio contra futuros atentados, y los funcionarios han argumentado que la rapidez es esencial, alegando que el factor disuasorio se degrada con el tiempo.

Fuente: Israel Noticias