La tumba de los patriarcas en Hebrón


Traducidos para Porisrael.org por Dori Lustron

La Comisión PX de la Junta Ejecutiva de la UNESCO aprobó el miércoles por la mañana las resoluciones 28 y 29, tituladas “Palestina ocupada”, que declaran que la tumba de los patriarcas en Hebrón y la tumba de Raquel en Belén son “una parte integral del territorio palestino ocupado” y condenando la construcción de la valla de seguridad y “otras medidas destinadas a alterar el carácter, estado y composición demográfica del territorio palestino ocupado”.

Ambas resoluciones fueron patrocinadas por Egipto, Jordania, Líbano, Marruecos, Omán, Qatar y Sudán, y se aprobaron en cuestión de minutos en la reunión de la comisión, que incluye a los 59 miembros del Comité Ejecutivo de la UNESCO. Israel no es miembro del Comité Ejecutivo.

Las resoluciones también se refieren a Israel como “ocupante” y condenan “las violaciones del ejército israelí contra universidades y escuelas palestinas”, critican la construcción de la valla de seguridad, lamentan la destrucción de escuelas palestinas, incluso en la aldea Khan al-Ahmar, y lamentan la excavación de  proyectos de Israel  en Jerusalén oriental.

El subdirector general de relaciones externas de la UNESCO, Nicolas Kassianides, dijo en la reunión que las resoluciones se adoptaron luego de una estrecha consulta entre los estados miembros y que acogieron con satisfacción “el espíritu de diálogo constructivo que permitió llegar a un consenso”.

Kassianides dijo además que la adopción de la resolución por consenso “confirma el impulso positivo que comenzó el año pasado, especialmente sobre este tema que es muy delicado”, saludando particularmente los esfuerzos de los palestinos, Jordania e Israel por llegar a un acuerdo.

A lo largo de los años, la UNESCO incluyó ambos elementos en el texto final adoptado anualmente por el Comité Ejecutivo de la agencia. Pero cuando Audrey Azoulay asumió el cargo el año pasado como jefa de la UNESCO, se logró un compromiso, con las resoluciones adoptadas como un anexo, y no dentro del cuerpo del texto. Este fue el caso hoy también.

El embajador de Israel en la UNESCO en ese momento, Carmel Shama-Hacohen, dio la bienvenida al compromiso y señaló que Azoulay estaba tomando medidas importantes para cambiar el enfoque tradicional antiisraelí del organismo. En abril pasado, la UNESCO nuevamente demoró la adopción de cualquier resolución sobre el tema, con el Embajador Shama-Hacohen insinuando que Israel podría reconsiderar su posición sobre la partida .

Sin embargo, Israel no dio marcha atrás en su decisión de salir del cuerpo en diciembre de este año, en paralelo con la renuncia de Estados Unidos a la agencia. El primer ministro Benjamin Netanyahu reiteró la intención de Israel de abandonar la UNESCO el mes pasado, rechazando una invitación de Azoulay para participar en una conferencia sobre lucha contra el antisemitismo, celebrada al margen de la Asamblea General de la ONU en Nueva York.

Netanyahu luego comentó que “al retirarse de la UNESCO en 2017, Israel y los Estados Unidos hicieron una declaración moral clara que el antisemitismo de la UNESCO ya no será tolerado. Cuando la UNESCO termine su sesgo contra Israel, deje de negar la historia y comience a defender la situación, la verdad, será un honor para Israel volver a unirse “.

El director de relaciones internacionales del Centro Simon Wiesenthal, Dr. Shimon Samuels, dijo al Jerusalem Post  que “el Ministerio de Relaciones Exteriores israelí aceptó el año pasado el compromiso del anexo, pero en el contexto de la decisión de Israel de abandonar la agencia,  ya que Israel se estaba yendo no tenía mucho sentido discutir sobre eso”.

“Pero la gran pregunta es: ¿Y ahora qué?” Samuels dijo. “¿Qué sucederá después que Israel se vaya? Creo que el papel de todos los grupos judíos acreditados ante la UNESCO se volverá significativamente más importante para enfrentar tales desafíos”.
Samuels señaló que Azoulay está interesada en mejorar las relaciones de la agencia con el mundo judío, pero que sin Israel como estado miembro, esto podría ser difícil. Aún así, las organizaciones judías, dijo, están comprometidas a asumir el trabajo de defender la causa de Israel y el mundo judío en la UNESCO.

El representante de B’nai B’rith Stephane Teicher dijo al Post que, si bien lamenta la decisión de Israel de abandonar la UNESCO, comprende el razonamiento que la respalda.

“Estas resoluciones están obligadas a reaparecer cada año, a menos que a Israel se le otorgue un estatus de veto especial, lo que obviamente no es el caso”, dijo Teicher. “Jerusalén cree que retrasar estas resoluciones cada vez no es una solución, entiendo que,  nosotros, las organizaciones judías, por supuesto, mejoraremos nuestro cabildeo para Israel dentro de la UNESCO”.
Teicher señaló que los miembros del Comité Ejecutivo de la UNESCO aplaudieron el anuncio sobre el consenso, afirmando que “todos [se] sintieron aliviados  que tal problema se resolviera por consenso. Y esto se debe al crédito de Audrey Azoulay, que ha desplegado esfuerzos significativos para -Política a la agencia “.

Los delegados israelíes y palestinos ante la UNESCO se negaron a hacer comentarios, aunque una fuente de Israel dijo al Post que Israel reconoce los esfuerzos realizados por Azoulay para cambiar la actitud de la UNESCO

por: Rina Bassist / REUTERS
Fuente: Jerusalem Post/ Ynetnews
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario