Líbano Forma Nuevo Gobierno Con Tres Ministerios Bajo El Control De Hezbolá


Las facciones políticas del Líbano acordaron finalmente el jueves la formación de un nuevo Gobierno, rompiendo un punto muerto de nueve meses que solo profundizó los problemas económicos del país.

Grupos políticos rivales han estado encerrados en desacuerdo sobre la composición de un nuevo Gobierno desde mayo del 2017, después de las primeras elecciones parlamentarias del país en nueve años.

El avance se produce después de que facciones rivales lograron un compromiso que permite la representación de legisladores sunitas respaldados por el poderoso grupo chií Hezbolá.

Las celebraciones estallaron después del anuncio, incluidos los enormes fuegos artificiales que iluminaron el cielo de Beirut.

El nuevo Gobierno estará encabezado por Saad Hariri, el político sunita que encabezó el Gobierno saliente desde 2016. El cargo siempre va a un político sunita bajo el sistema político del país.

El Gobierno también ve un aumento en el número de ministerios afiliados al poderoso grupo chiíta Hezbolá, que está bajo sanciones más estrictas de los Estados Unidos que etiquetan al grupo como una organización terrorista. El grupo logró importantes avances en las elecciones al Parlamento el año pasado, mientras que el bloque de Hariri perdió un tercio de sus escaños.

El grupo ahora cuenta con dos ministerios y un ministerio de Estado, que incluye por primera vez el Ministerio de Salud, que tiene uno de los presupuestos más grandes del país. El Ministerio de Finanzas sigue en manos de un aliado de Hezbolá, Ali Hassan Khalil.

Por primera vez, el gobierno libanés incluye a cuatro ministras, duplicando su representación, incluido el poderoso Ministerio del Interior a cargo de la seguridad interna. Gebran Bassil, el yerno del presidente libanés, sigue siendo ministro de Relaciones Exteriores.

Hariri llamó al nuevo Gobierno “un reflejo de la imagen del Líbano en 2019“.

La principal presión pareció ser la agravación de los problemas económicos del Líbano y Hariri dijo a los periodistas que la economía será la prioridad. “No hay más tiempo para perder”, dijo.

Pero Hariri esquivó una pregunta sobre un tema contencioso: las relaciones con Siria. Las facciones libanesas se han dividido sobre la guerra en la vecina Siria. Hezbolá ha puesto su peso detrás del Gobierno sirio en la guerra civil que estalló en 2011, mientras que Hariri y sus aliados políticos fueron críticos, apoyando a veces a la oposición.

Líbano está lidiando con una creciente deuda pública de $ 84 mil millones, o el 155 por ciento del producto interno bruto, y se estima que el desempleo ronda el 36 por ciento. La infraestructura del Líbano también se tambalea bajo el peso de un número creciente de refugiados sirios, que se estima en más de 1 millón en el país de poco más de 4 millones.

Los sindicatos y los empleados del Gobierno han mantenido huelgas indefinidas y las protestas han vuelto a surgir en las últimas semanas, quejándose de la demora de los políticos en formar un gobierno y aprobar un presupuesto mientras la economía sufría.

De acuerdo con su práctica favorita, Hariri posó para una autofoto con reporteros y personal en el palacio presidencial luego de que habló.

La primera reunión para el nuevo Gabinete será el sábado, informaron medios libaneses.

Fuente: YNet News / Israel Noticias
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario