Demócratas: "Israel debe adoptar políticas pro-palestinas o se arriesga a perder la ayuda"


Tres importantes candidatos presidenciales demócratas aprobaron recientemente una nueva política sobre la ayuda militar de Estados Unidos a Israel: Debería condicionarse a que Israel adopte políticas hacia los palestinos favorecidas por los progresistas estadounidenses.

En la conferencia de la J Street de la semana pasada, el senador Bernie Sanders (I-Vt.) exigió que Israel “cambie radicalmente” su enfoque sobre la Gaza controlada por el terrorismo, y añadió: “Creo que es justo decir que algo [de la ayuda militar de Estados Unidos a Israel] debería destinarse ahora mismo a ayuda humanitaria en Gaza”.

Los funcionarios israelíes creen que estas medidas permitirían a Hamás importar más armas y conducir a otra guerra.

South Bend, Indiana, el alcalde Pete Buttigieg pidió que se recorte la ayuda si Israel anexa Judea y Samaria, lo cual Israel no tiene planes de hacer. La senadora Elizabeth Warren (D-Mass.) dijo que la ayuda militar debería ser cortada si Israel se está “moviendo en la dirección opuesta” a la “solución de dos Estados”, lo que la mayoría de los progresistas creen que Israel está haciendo. Ninguno de los candidatos anunció demandas a los palestinos

Las declaraciones muestran hasta qué punto el sentimiento antiisraelí se ha extendido de los activistas progresistas a la corriente dominante del Partido Demócrata. Los llamamientos a la reducción de la ayuda están en contradicción con la lógica estratégica de larga data de la ayuda militar a Israel, que nunca ha tenido por objeto promover la paz con los palestinos ni la solución de los dos Estados.

La ayuda de Estados Unidos adopta en gran medida la forma de un crédito que Israel debe gastar en el mercado estadounidense, comprando aviones y armas a compañías de defensa estadounidenses, y es anterior al concepto de una solución de dos estados o proceso de paz. Se ocupa de promover el interés general de Estados Unidos en la paz y la seguridad regionales.

Desde la década de 1940 hasta la guerra de Yom Kipur de 1973, Israel se defendió casi por completo sin la ayuda militar de Estados Unidos. Fue esta ausencia de respaldo de la superpotencia lo que incitó a los Estados árabes a creer que el pequeño y vulnerable Israel podría ser derrotado en el campo de batalla – ese período estuvo marcado por guerras de estado contra estado cuyos efectos se extendieron desde Oriente Medio y perjudicaron a Estados Unidos.

Estas guerras amenazaban con atraer a rivales de la Guerra Fría, y en 1973 los derrotados estados árabes impusieron un embargo de petróleo que dañó la economía de Estados Unidos.

Estados Unidos podría haber respondido al antagonismo árabe siguiendo el modelo europeo y presionado a Israel para que hiciera concesiones. Pero los estrategas estadounidenses se dieron cuenta de que la mejor manera de detener las guerras no era hacer que Israel se sintiera menos seguro, sino más bien hacer que Israel fuera menos derrotable.

La ayuda militar estadounidense que comenzó en serio en forma de reabastecimiento de armas de emergencia durante la guerra de 1973 ha sido quizás la política más efectiva de Estados Unidos hacia el Medio Oriente en el último medio siglo.

Con Estados Unidos ahora en la esquina de Israel, los estados árabes se vieron obligados a abandonar la fantasía de borrar al Estado judío del mapa. Eso llevó a lo que antes era impensable: Egipto firmó un tratado de paz con Israel en 1979, y Jordania le siguió en 1994.

Otros beneficios para Estados Unidos fluyeron de la ayuda militar a Israel: Con el estado judío portando ahora armas avanzadas de Estados Unidos contra los estados árabes, que estaban armados con armas soviéticas inferiores, las escaramuzas regionales se convirtieron en devastadores asesinos de la moral para Moscú.

En una campaña aérea en junio de 1982, los F-15 y F-16 pilotados por Israel derribaron 88 MiG soviéticos pilotados por Siria. Israel perdió un solo F-16. Batallas como ésta clarificaron para el mundo qué bando iba a prevalecer en la Guerra Fría.

Hoy en día, los estados árabes del Golfo se están acercando a un Israel cada vez más poderoso, buscando protección de Irán – otra forma en la que la ayuda militar de Estados Unidos, que mantiene la “ventaja militar cualitativa” de Israel en la región, está promoviendo los intereses de Estados Unidos y disminuyendo la probabilidad de que se le pida a Estados Unidos que proteja directamente a sus aliados regionales.

Warren, Sanders y Buttigieg no reconocieron esta historia ni estos beneficios estratégicos. Como los activistas progresistas del Partido Demócrata ven a Israel en gran medida a través de la lente de los palestinos, era sólo cuestión de tiempo antes de que empezaran a exigir que todos los aspectos de la relación entre Estados Unidos e Israel estuvieran subordinados a la política de ese asunto.

Por: Noah Pollak / En: World Israel News / Traducción de Noticias de Israel
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario