A 75 años de la liberación de Auschwitz: Nunca Más. Por Ilan Buzny


A 75 años de lo que fue la liberación del campo de concentración y exterminio de Auschwitz- Birkenau, el mundo fue testigo de un antes y un después en la historia. Una y mil emociones giran en torno a lo que fue la conmemoración realizada en Jerusalem pocos días atrás.

En esta vuelta de página que ha realizado el pueblo judío, 75 años después de que el ejército rojo abrió las puertas del infierno sobre la tierra denominado Auschwitz, en Israel se juntaron casi 1 /4 de los líderes del mundo a conmemorar la liberación y el compromiso de luchar y combatir al flagelo del antisemitismo.

Resulta imperioso tener que hacer una aclaración. Para quien escribe ésta columna hay algo que resulta inadmisible. Ante tantos judeofobos sueltos en redes sociales y medios de comunicación que ligeros de palabras pueden decir con esa crueldad que los caracteriza que se puede ver una similitud entre la shoa y la situación del pueblo palestino, es increíble tener que aclararlo pero no existe un plan de aniquilación contra el pueblo palestino, no hay guetto, no hay una industria de la muerte como las cámaras de gas en Auschwitz, Treblinka, Majdanek o Sobibor y no existe ninguna limpieza étnica. Mientras que ellos afirman que Israel se formó gracias a la tragedia de la shoa, queriendo re configurar la historia hay palabras que les quiero dirigir. Israel no fue un regalo del mundo, Israel fue creado A PESAR DE la shoa. El pueblo judío de más de 3200 años de historia al cual los faraones esclavizaron, la iglesia torturó en la inquisición, los reyes persiguieron en Europa y el nazismo trató de borrar de la historia de la humanidad, supo revivir y salir hacia adelante A PESAR DE las atrocidades vividas, para poder vivir el sueño que Theodor Hertzl cristalizó en los congresos sionistas. Ese sueño de “ser un pueblo libre en nuestra tierra, la tierra de Sion y Jerusalem” como afirma el himno del Estado de Israel.

75 años después de que el mundo vio el horror de la barbarie Nazi en Yad Vashem los mandatarios dieron discursos que emocionaron a más de uno entre quienes me incluyo. El presidente de Israel fue el primero en tomar el micrófono y afirmó: “mis queridos y mis queridas sobrevivientes de la shoa que se encuentran hoy aquí con nosotros, Ustedes son nuestro milagro con la fuerza del alma, los vi cuando venían de niños al país y construyeron un hogar, plantaron árboles y criaron nuevas familias y con su heroísmo aseguraron nuestra libertad en un estado judío y democrático, democrático y judío, en una sola lengua NO HABRÁ UN ESTADO JUDÍO QUE NO SEA DEMOCRÁTICO porque los judíos no podemos vivir si no fuera en un Estado democrático y así continuaremos” . A él le siguió el primer ministro Netanyahu quien afirmó “Auschwitz es la destrucción y Jerusalem la redención, Auschwitz es la muerte y Jerusalem la vida” y agregó también “en los fundamentos de la creación del estado de Israel se encuentra un dictamen claro y central, no habrá otra shoa.”

Porque como pueblo mantenemos viva la memoria, porque no somos ni seremos indiferentes a la historia, porque creemos en los valores de la democracia y la humanidad y porque nunca jamás perdimos la esperanza, a 75 años de la liberación de Auschwitz podemos decir en voz fuerte y clara NUNCA MÁS.
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario