Fotos secretas de espía israelí del Mossad “emergen de las sombras”

Una imagen de una antigua estación central de autobuses en Beer Sheva ( Foto: Sara Eyal )
Sara Eyal dedicó toda su vida a tomar fotos clasificadas para las agencias de inteligencia de Israel, que nadie, aparte de los operativos en las salas de archivo, ha visto nunca. Ahora, años después de la muerte de Eyal, docenas de fotografías nunca antes vistas de su colección personal están listas para ser exhibidas en una exposición especial en Jerusalem.

La exposición, titulada “Emergiendo de las sombras”, mostrará las imágenes que capturaron los paisajes y el pueblo de Israel cuando el país estaba sólo en su infancia, en los años 50 y 60.

Las fotografías, almacenadas durante muchos años en cajas en la casa de la familia de la mujer en Tel Aviv, tienen un indicio de su singular estilo clandestino -que la convirtió en una fotógrafa de espionaje de tanto éxito- a pesar de haber sido tomadas para su colección personal.

Eyal llevó una vida única. Ella, ex agente del Mossad nació en 1915 en Eslovaquia y huyó a la Palestina preestatal en 1940 tras un matrimonio concertado con un hombre llamado Zvi Salter. Aunque el traslado la salvó de los horrores del Holocausto, toda su familia pereció en el genocidio nazi.

Menachem Begin y Anwar Sadat hablando entre ellos en Jerusalem
El matrimonio, sin embargo, no duró mucho tiempo y se quedó completamente sola con un niño pequeño.

La terrible situación no rompió el espíritu de la mujer y en su lugar comenzó a estudiar fotografía y en 1952 empezó a trabajar para los servicios de inteligencia. Como parte de su trabajo en el Mossad, Eyal vivió en París durante seis años, de 1953 a 1959, donde conoció a uno de sus buenos amigos, el Dr. Meir Rosenne, que dio forma al histórico acuerdo de paz entre Israel y Egipto.

Calle Dizengoff en el centro de Tel Aviv
Algunos años más tarde, Eyal presentó a su hija a Rosenne. Los dos comenzaron una relación romántica y posteriormente se casaron. No está claro si los dos descubrieron la verdadera naturaleza del trabajo de Eyal.

Eyal regresó a Israel y continuó su trabajo para el Mossad hasta la edad de 72 años, sin dejar de ampliar su propia colección personal, que para consternación de muchos, nunca publicó.

Algunas de las joyas de la colección incluyen una foto de la estación central de autobuses de Be’er Sheva, en la Ciudad Vieja de Jerusalem, y turistas en bikini en las playas de Tel Aviv.

Niños saltando de un acantilado en Acre
Eyal murió en 2004 a la edad de 89 años. Nunca se volvió a casar.

Puede que nunca se revele toda la extensión del extraordinario trabajo de Eyal en el Mossad, por lo que esta exposición única da a los israelíes un pequeño vistazo al mundo del servicio secreto a través de la lente de uno de sus agentes más prolíficos.

Por: Yulia Karra / En: Ynet News / Traducción de Noticias de Israel

Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario