La verdad sobre los árabes israelíes


Por Yochanan Visser

Con las terceras elecciones parlamentarias israelíes del 2 de marzo acercándose rápidamente, los medios de comunicación informaron que los miembros árabes del partido Lista Conjunta que ganó 12 mandatos en las elecciones de septiembre están llegando a los votantes judíos.

El político Ahmed Tibi, por ejemplo, vaga por las calles de los barrios judíos de las grandes ciudades y asiste a reuniones con judíos donde, según su propia admisión, es cuidadoso con sus palabras.

Tibi, ex asesor del architerrorista Yasser Arafat, condena sistemáticamente a Israel por defenderse del terrorismo y se niega a condenar a los árabes palestinos que asesinan a los israelíes. En cambio, los califica de nobles luchadores por la “libertad” que mueren por su patria.

Heba Yazbak, otro político de la Lista Conjunta, elogia en su página de Facebook a los terroristas que mataron a judíos, como Sami Kuntar, que asfixió hasta la muerte a un niño israelí de dos años y ejecutó al padre del niño delante de su hija de cuatro años antes de asesinar también a la niña rompiéndole el cráneo durante el mismo ataque terrorista en abril de 1979.

Los parlamentarios de la Lista Conjunta tienen la costumbre de calificar a los opositores de “racistas” y de presentar a la minoría árabe de Israel como oprimida y desatendida.

“El alto desempleo entre los árabes israelíes es también culpa de los judíos en Israel y también lo son las diferencias de ingresos entre el sector judío y el árabe en Israel”, según el MK árabe

En el relato árabe de la Lista Conjunta, Israel también es culpable de los crímenes y la violencia desenfrenados en las ciudades y aldeas árabes, mientras que se acusa a la policía israelí de no hacer nada contra el número realmente elevado de crímenes violentos en esas comunidades.

Esta afirmación es contraria a los datos que indican que los reclusos árabes constituyen el 40% de los presos en las cárceles israelíes, mientras que sólo constituyen una quinta parte de la población israelí.

Tibi también criticó al Primer Ministro Benjamin Netanyahu por hacer campaña en las comunidades árabes después de que el líder israelí usara el eslogan “es Bibi o Tibi” en una referencia a la posibilidad de que el partido centrista Azul y Blanco pudiera formar una coalición con la Lista Conjunta, que es un partido antisionista incondicional.

Cualquiera que se moleste en investigar la realidad de las ciudades y pueblos árabes, especialmente en la Galilea, donde vive el grueso de los israelíes árabes, verá que la realidad es mucho más diferente que la narración de la Lista Conjunta.

Tomemos, por ejemplo, la ciudad árabe de Arraba, que está situada en Galilea y tiene 26.000 habitantes, de los cuales 400 trabajan como médicos, el mayor número per cápita del mundo.

“Algo extraño está sucediendo en nuestra ciudad. En cada casa, se encuentran tres o cuatro médicos. Tengo varias clínicas en todo el país. ¿Quién viene a mis clínicas? (Gente) de muchas ciudades y pueblos, tanto judíos como árabes” dice el Dr. Yussef Nasar, un cirujano plástico de Arraba.

Saeed Yassin, un veterano médico de familia de Arraba, dice que sus 10 hermanos y hermanas trabajan ahora como médicos, mientras que lo mismo ocurre con tres de los hijos de Yassin.

“Cada seis meses se oyen los fuegos artificiales que se lanzan para celebrar la graduación de otros 15 o 20 médicos que han pasado los exámenes médicos”, según Yassin.

Debido a problemas médicos con varios miembros de mi familia durante el año pasado, pude comprobar por mí mismo que hay muchos árabes israelíes trabajando en hospitales como el Centro Médico Baruch Padeh en Poriah, cerca de Tiberíades.

En el hospital de Poriah aproximadamente la mitad del personal es árabe, incluyendo muchos médicos y enfermeras.

Incluso en los hospitales que están situados en regiones con una pequeña mayoría árabe, como el Hospital Asuta en Ashdod, las enfermeras y los médicos árabes constituyen un gran porcentaje del personal médico.

En las farmacias se observa el mismo fenómeno. Muchos farmacéuticos son árabes israelíes y lo mismo ocurre con las universidades de Israel, donde los estudiantes árabes israelíes están bien representados, muchos de ellos mujeres.

La Dra. Wuroud Yassin, médico que trabaja actualmente en el Hospital del Carmelo, dice que “estudió en Technion (una universidad de Haifa) junto con personas de diversos orígenes y religiones, incluidos árabes y judíos”.

“Era la única chica de mi familia, y me enseñaron que no hay diferencia entre un chico y una chica. También me enseñaron que nada es imposible si trabajas duro”, añadió.

Una chica árabe de Kfar Kanna, en el norte de Israel, me dijo esta semana que estaba feliz con su vida en Israel y dijo que usa jeans y otras prendas modernas porque se siente muy israelí. Destacó que es una musulmana ‘liberal’.

Un empresario árabe de Wadi Hama, en el norte de Israel, que deseaba permanecer en el anonimato, dice que tiene una gran foto del difunto Primer Ministro israelí Ariel Sharon detrás de su escritorio porque le gustaba Sharon y porque hizo cosas muy buenas por el país.

En este sentido, también el actual gobierno israelí dirigido por Netanyahu está haciendo cosas buenas para la comunidad árabe israelí.

A finales de 2020 el gobierno israelí habrá invertido 4.300 millones de dólares en el sector árabe durante los últimos cuatro años, mientras que otros 5.600 millones de dólares se destinarán a desarrollar el sector árabe de alta tecnología, que está rezagado en comparación con su homólogo israelí.

No leerán esto en los medios de comunicación internacionales porque no encaja en la narrativa que está siendo promovida tanto por la Lista Árabe Conjunta como por el liderazgo palestino que acaba de rechazar un plan estadounidense que aportaría 50.000 millones de dólares en inversiones extranjeras a los árabes palestinos.

Fuente: https://israelnoticias.com/editorial/verdad-sobre-arabes-israelies/?utm_source=feedburner&utm_medium=feed&utm_campaign=Feed%3A+israelnoticiascom+%28Noticias+de+Israel%29
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario