“Los terroristas liberados hoy volverán a asesinar judíos mañana”

Los jueces, especialmente los militares, tienen cuidado de no criticar la línea adoptada por los líderes políticos y se limitan a interpretar la ley. Pero en el caso del terrorista Karim Ratteb Younis Awis, actuaron de manera diferente. Awis, que había sido condenado a cadena perpetua, fue liberado antes de la Segunda Intifada como un gesto hacia los palestinos. Poco después, en noviembre de 2001, dio órdenes a los dos terroristas que llevaron a cabo un atentado con disparos en la estación central de autobuses de Afula que se cobró la vida de Michal Mor y Noam Gozovsky, e hirió a otras 84 personas.


Awis también se ocupó de los dos terroristas que asesinaron a Yitzhak Cohen y a Gadi y Tzippora Shemesh en un atentado en la calle King George de Jerusalem en marzo de 2002, un atentado que dejó otros 81 civiles heridos. Los jueces de su causa señalaron que “tras su anterior condena por asesinato, estaba claro lo peligroso que era … y que la necesidad de mantenerlo alejado de la sociedad humana para siempre también era evidente. Después de su liberación, demostró que el gesto era injustificado, y muchas familias israelíes pagaron un alto precio”.

Awis no fue ni el primero ni el último terrorista liberado como un “gesto” hacia los palestinos o como parte de un acuerdo con organizaciones terroristas que volvieron a las vías del terrorismo. Según las estimaciones del sector de la defensa y la seguridad, alrededor de la mitad de los 14.000 terroristas a los que Israel ha concedido la liberación anticipada en los últimos 35 años reanudaron sus actividades terroristas. Muchos de los 1.027 que fueron liberados a cambio del soldado cautivo Gilad Schalit también cometieron más atentados, a pesar de que en Israel se estimó que se les podía impedir que lo hicieran.

Ahora que Israel está sopesando otra liberación de prisioneros terroristas a cambio de los cuerpos de los soldados caídos, el Teniente Hadar Goldin y el Sargento del Estado Mayor Oron Shaul, que murieron en la Operación Borde Protector en 2014, y los cautivos israelíes Avera Mengistu y Hisham a-Sayed, las familias afligidas que perdieron a sus seres queridos a manos de terroristas liberados están tratando de evitar que esto suceda.

Devorah Gonen, cuyo hijo Danny fue asesinado cerca del poblado de Dolev en Samaria hace cinco años por dos terroristas liberados, rechaza cualquier trato para liberar a los terroristas: “Con o sin sangre en sus manos, por razones de justicia y moralidad”, dice.

“Hay muchas más tácticas que no se han intentado para traer a los chicos [Shaul y Goldin] a casa, pero Israel ha evitado utilizarlas sistemáticamente”, dice Gonen.

“Hamas en Gaza obtiene electricidad y combustible y metales y dinero y alimentos y otros bienes de Israel. Todo esto es una ventaja que no ha sido utilizada. No creo que porque necesitemos traer a los niños a casa – y no hay ningún argumento que lo haga – eso signifique aceptar a más familias en duelo. Liberamos a Gilad Schalit y conseguimos 10 familias más de luto, cuyos seres queridos fueron asesinados por terroristas liberados en ese acuerdo, o con su ayuda”, añade Gonen.

Gonen dice que sabe “absolutamente” que las familias Goldin y Mengistu se oponen a la liberación de los terroristas.

“No quisiera estar en su lugar, pero tampoco quiero estar en el mío, y no quiero que otras familias estén donde yo estoy. El liderazgo político finalmente tiene que darse cuenta de que al liberar a los terroristas, está enviando a civiles inocentes a ser ejecutados, si no mañana, entonces pasado mañana… Si sueno mal, entonces me disculpo, pero no es un precio que estoy dispuesto a dejar que el país pague. Ni siquiera las familias que quieren traer a los niños a casa están dispuestas a pagar ese precio”, dice.

Hadas Mizrahi, la viuda de Baruch Mizrahi, que fue asesinada en la víspera de la Pascua de 2014 por Ziad Awad -otro prisionero liberado en el acuerdo con Schalit- respalda lo que dice Gonen. Mizrahi dice que los prisioneros liberados no sólo llevan a cabo más actos de asesinato, sino que “su misma liberación le da al terrorismo un viento de cola, amplía su alcance e invita a otros secuestros”.

Mizrahi quiere la sentencia de muerte para los terroristas que matan, y que Israel promulgue la ley que le permite deducir la cantidad que la Autoridad Palestina paga a los terroristas y sus familias del dinero de los impuestos que Israel recauda para la AP.

“Lo que pasé y sigo pasando es un trauma de por vida. Baruch fue asesinado. Fui gravemente herida. Mis hijos, que estaban en el coche, también fueron heridos. Estos son recuerdos que nunca nos dejan, y estoy pidiendo/plorando que los responsables de la toma de decisiones no liberen a más terroristas, porque cometerán más asesinatos”, dice.

Otro prisionero del acuerdo Schalit, Ahmad al-Najar, estuvo involucrado en el asesinato a tiros de Malachi Rosenfeld en junio de 2015. Al-Najar, un miembro de Hamas, planeó el ataque desde Jordania. Al-Najar había estado preso en Israel por su participación en los tiroteos terroristas que mataron a seis israelíes. El padre de Malaquías, Eliezer, quiere que Israel reinstaure su política de intercambio equitativo de cuerpos.

“Si no están de acuerdo con eso, tenemos que mostrar la fuerza de Hamas. No hay combustible, ni metales, ni dinero, ni medicinas, ni electricidad, ni agua; no se les dará nada, hasta que los chicos estén en casa”, dice Rosenfeld.

Recientemente, Rosenfeld, Gonen y Mizrahi, junto con docenas de otras familias, establecieron un grupo para luchar contra los tratos que liberan a los terroristas. Entre sus filas se encuentran algunas organizaciones que representan a las familias en duelo, así como estudiosos del derecho y expertos en seguridad que comparten sus puntos de vista.

Uno de ellos es el teniente coronel (res.) Maurice Hirsch, que hasta hace cuatro años fue el principal fiscal militar de las FDI para Judea y Samaria y encabezó el proceso que dio origen a muchos de los terroristas reincidentes que fueron liberados a cambio de Schalit. Instituyó el proceso después de que Mahmoud Kawasme, otro prisionero liberado en ese trato, ayudara a orquestar el secuestro y asesinato de tres adolescentes israelíes en junio de 2014.

Hoy, Hirsch dirige el departamento jurídico del grupo de vigilancia Palestinian Media Watch y ofrece esta perspectiva: “Cada ola de liberaciones carcome nuestra disuasión, y la liberación de los terroristas conduce a más terrorismo que conduce a más víctimas”.

P: ¿Alguien ha investigado alguna vez el número de terroristas que son liberados antes de tiempo y que vuelven a la actividad terrorista?

“Pasé muchos años en el sistema, y mi sentido claro es que nadie quiere saber la respuesta a esa pregunta. Estuve involucrado en poner a los terroristas en prisión, y estuve involucrado en casi todas las liberaciones, y no sé de ningún trabajo ordenado [sobre el asunto] realizado en los últimos 20 años. Sólo cuando comenzamos a re-encarcelar a los terroristas liberados a cambio de Schalit que volvieron al terrorismo nos dimos cuenta de lo extendido que estaba el fenómeno.

“Me sorprendieron los números. Al principio, 475 terroristas ‘importantes’, la mayoría de ellos en Gaza o en el extranjero, y unos pocos, unos 130, regresaron a Israel, Judea y Samaria. Aproximadamente la mitad de los que regresaron a nuestro territorio reanudaron la actividad terrorista, ya que docenas de los 550 terroristas que fueron liberados en la segunda parte del trato fueron arrestados de nuevo. Muchos otros no han sido arrestados porque no había suficientes pruebas contra ellos”.

“Es terrible que los que toman las decisiones aún no entiendan que los terroristas que usted libera hoy tarde o temprano volverán a asesinar judíos. Muchos de los terroristas liberados están ahí fuera en Gaza o en el mundo, cometiendo terrorismo, liderando la actividad terrorista, y hasta el cuello en el terrorismo. Toda la cadena de mando de Hamas en Gaza, y esto es bien sabido, está compuesta por terroristas liberados en el acuerdo de Schalit. Es una horrible realidad: los terroristas en prisión no se dan cuenta de que lo que hicieron es moralmente inaceptable, y ciertamente no están ‘rehabilitados’”.

Aunque, como dice Hirsch, no ha habido un estudio sistemático de los terroristas que vuelven a sus viejas costumbres después de ser liberados, hay algunos datos disponibles:

Desde 1985, Israel ha liberado a miles de terroristas como gestos, acuerdos de intercambio y en el marco de planes de paz. Cerca de la mitad de ellos reanudaron la actividad terrorista. Hasta ahora, cientos de israelíes han sido asesinados y unos 3.500 heridos en ataques cometidos por estos antiguos prisioneros.

El Acuerdo de Jibril de 1985 liberó a 1.150 terroristas que se convirtieron en la columna vertebral de la Primera Intifada. De acuerdo con una “muestra” que el Ministerio de Defensa realizó sobre 238 de esos prisioneros, se confirmó que 114 volvieron al terrorismo.

La mitad o más de los 7.000 terroristas liberados tras los Acuerdos de Oslo se reintegraron a la infraestructura terrorista palestina y participaron en la Segunda Intifada.

Decenas de los terroristas liberados a cambio del empresario israelí Elhanan Tennenbaum también reanudaron sus actividades terroristas. En abril de 2007, habían asesinado a 37 israelíes.

El ex director de la agencia de seguridad Shin Bet, Yoram Cohen, que apoyó el acuerdo con Schalit, declaró francamente en su momento que, según la experiencia del pasado, alrededor del 60% de los prisioneros liberados volverían a ser terroristas y el 12% terminaría de nuevo en prisión.

Docenas de israelíes han sido asesinados por terroristas liberados a cambio de Schalit, o que ayudaron a los terroristas: Baruch Mizrahi, Gil-ad Shaer, Naftali Fraenkel, Eyal Yifrach, Danny Gonen, Malachi Rosenfeld, el rabino Michael Mark, los soldados Yosef Cohen y Yuval Mor Yosef, y el niño Amiad Yisrael. Los tres últimos murieron en la región de Binyamin en ataques planeados desde Gaza por Jasser Barghouti.

La posibilidad de otra próxima liberación de prisioneros, incluso si no han cometido asesinato o fueron re-encarcelados después del acuerdo Schalit, atormenta a las familias en duelo. Un número de MK’s también han tomado la bandera, sobre todo el MK de Likud, el Maj. Gen. (res.) Uzi Dayan. Dayan habló ante la Comisión Shamgar, que fue nombrada por el entonces Ministro de Defensa Ehud Barak para establecer la política de negociación para la liberación de los cautivos israelíes y los MIA. Cuando se fundó la comisión en julio de 2008, ya se había decidido no publicar sus recomendaciones hasta después de que se devolviera a Schalit, que fue secuestrado por terroristas de Hamas en la frontera de Gaza en 2006.

En 2012, la comisión publicó sus conclusiones, pero fueron clasificadas como alto secreto. El informe nunca se ha publicado en su totalidad, pero algunos de sus puntos se han revelado en los medios de comunicación, sin la aprobación de la comisión. La comisión determinó que un soldado israelí cautivo sería liberado a cambio de no más de un puñado de prisioneros terroristas, y que el cuerpo de una víctima israelí sería “redimido” por el de un terrorista. Según los informes de los medios de comunicación, la comisión supuestamente decidió cuatro niveles de obligación gubernamental para con los ciudadanos israelíes, en orden descendente: soldados capturados durante una operación militar; civiles israelíes capturados como resultado de actividades terroristas; civiles israelíes que son llevados cautivos después de cruzar por error la frontera hacia el territorio palestino; y otros civiles que cruzan por error la frontera y son capturados.

Dayan trabaja actualmente en un proyecto de ley que regularía las recomendaciones de la Comisión Shamgar y advierte contra “una atmósfera que ya hemos experimentado, de pagar precios insufribles que nos perjudican a todos y especialmente a muchas más familias que se convierten en víctimas del terrorismo, e incluso debilita nuestra batalla contra el terrorismo”.

“La primera opción”, dice Dayan, “es liberar a los cautivos y rehenes por medios militares, por la fuerza, directa o indirecta, [o] si hay una operación en Gaza, incluso secuestrando a miembros de Hamas, y no me refiero a los terroristas. Eso es lo que hicimos en los años 70 cuando capturamos a generales sirios para liberar a tres pilotos que cayeron en cautiverio en Siria”.

“Y una última cosa, tenemos que dejar al primer ministro y al ministro de defensa cierta flexibilidad y no decir que tienen prohibido hacer nada, porque pueden darse situaciones en las que el terrorismo tiene cautivo o cautivos vivos, y no creo que Israel deba decir absolutamente que no entregaremos a nadie a cambio de ellos”, dice Dayan.

Fuente: Israel Hayom / Israel Noticias
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario